El judío que salta

Yo soy una persona sensible al antisemitismo. He sufrido en mi vida bastantes ataques antisemitas en forma personal y directa. He renunciado a mi trabajo de 8 años un buen día a las 10 de la mañana (y me fui a mi casa en el acto) porque me pintaron una esvástica en la pantalla de mi computadora con liquid paper. Me han tirado piedras por ser judío. Etc. Ser judío en Argentina es toda una aventura. Pero hay una sensibilidad extrema en la comunidad judía que a veces juega en contra y nos estigmatiza como “sensibles por demás” (por no decir “al pedo”).

Idiosincrasia:

Modo de ser que es característico de una persona o cosa y la distingue de las demás.
Cada grupo de gente, obviamente con las sanas y necesarias excepciones, tiene una forma de ser característica. Es la mayoría. Es algo que viene de lejos.
El hincha de Chacarita es violento. ¿Todos? Claro que no. ¿Muchos?… y… sí. O al menos los que se hacen notar mucho. Y el tipo común que lee el diario no va a ir a hacer un censo a la tribuna para ver si es científicamente cierto que “la mayoría de los hinchas de Chaca son violentos”. Cae en una generalización en la que pagan justos por pecadores.
Más: todos los nazis son malos. ¿Es cierto? ¿No habrá habido un ministro de agricultura nazi que nada tuvo que ver con las aberraciones del Tercer Reich y fue un buen tipo? Puede ser. No podés negarlo. Pero se instaló, con razón, la frase de que un nazi es un hijo de puta. Y así podemos seguir.
La idiosincrasia de los pueblos, grupos, equipos, conjuntos de gente, existe. Para algo inventaron la palabra idiosincrasia, no? Es injusta porque no contempla las excepciones. Y si vos sos una excepción, te va a joder. Pero tenés que ser amplio y aceptar que la idiosincrasia, existe.
A los judíos les gusta la guita. Y sí. No podemos decir que no. Hay excepciones. Hasta yo te diría que soy una de ellas. Soy uno de los pelotudos que tiene ahorros en un plazo fijo. Imaginate que no me da ni la gana de levantar un teléfono para interesarme por un programa de inversión que dé más intereses. Me importa poco y ahí está, haciendo reír al banquero que se refriega las manos usando mi plata para que el banco gane millones(?). Pero sí… a los judíos les gusta la plata. Cuando vivía en Argentina escuchaba todo el tiempo decir cosas como “no seas judío” (por tacaño) o similares. Y me enfurecía. Pero cuando me vine a vivir acá, me di cuenta de la gran diferencia que hay entre el argentino medio y el israelí medio: acá todos te preguntan cuánto pagaste por todo. Acá todos los mediopelo están siempre pensando en cómo invertir un poco más, o cómo evitar tener que pagar tal o cual impuesto si haciendo tal o cual trámite se lo puede ahorrar. Los negocios se promocionan siempre como “el más barato de la ciudad” y no como “el mejor”. Es así y negarlo sería mentirse. Al israelí, la plata lo ocupa mucho. Y quizás es por eso que el país dio pasos agigantados y en 70 años hizo lo que otros no lograron en cientos de años.
En Argentina, cada vez que se usa la palabra “judío”, todos levantan las antenas. A ver qué dijo? Cuando Celeste Carballo sacó el tema Seré Judía, la acusaron de antisemita. ¡Qué boludez! Ni siquiera se tomaron la molestia de entender la letra! Si alguien dice que Hitler es capo, es antisemita. ¡No es necesariamente cierto! El plan de exterminio de los judíos por parte de mis queridos alemanes fue solo una parte de su loca locura de creerse superiores. Pero no fue su odio a los judíos los que los hizo creerse una raza superior. No nos creamos tan importantes!Ser nazi es ser nazi. Implica un montón de cosas. Es como ser de Boca. Quiere decir un montón de cosas, pero no necesariamente que apoyaste al Panadero cuando tiró gas pimienta.
Acá en Israel, ¿acaso vos no hablás de los rusos diciendo que son tal o cual cosa? ¿No los llamaste alguna vez “congelados”? Y me imagino que te imaginarás que hay más de una rusa fogosa que de congelada no tiene nada. Generalizás porque en general, el ruso es seco, frío y no se ríe mucho si no lo surtís con un litro de vodka. Pero hay rusos que te cagás de risa. Seguro que vos también conocés alguno. ¿entonces? Hablás de los mizrajíes. Hablás de los chinos (los del super, los que fabrican todo que es una mierda y que no les importa nada)(y te puedo dar ejemplos de cosas de extremada calidad que se fabrican en China!)
Decime con una mano en el corazón… en medio de la pandemia del Coronavirus, y aunque no lo hayas hecho, ¿podrías haber dicho la siguiente frase?
“Los chinos ahora con el coronavirus, ponen a trabajar a todos los presos y a los chicos para fabricar barbijos y se llenan de plata”.
Cuestión… todo esto surgió así a borbotones porque un profesor en la universidad en Córdoba salió a decir en una clase, entre otras cosas, que los judíos en Alemania la pasaban muy bien, y mientras todos se hundían en la hiperinflación, seguían llenándose de plata, y que la envidia nazi hizo que los quieran exterminar, y que querían dominar al mundo, y que no hay judíos pobres y que “andá a sacarle un peso a un judío”.
Yo, la verdad, no me sentí ofendido. Y eso que me ofendo fácil con esas cosas eh! Pero no creo que haya algo antisemita. Hay sí una linda envidia. Decir que los nazis mataron 6 millones porque les iba bien? Mamita! nos debía haber ido muy pero muy bien para generar tal envidia! Ese profesor tiene resentimiento porque conoce una bocha de judíos con plata y él seguramente no la tiene. Así como algunos le tienen bronca a Messi porque gana mil torneos, pero el único que querías que gane, el Mundial, no lo  ganó. Entonces le embarrás la cancha y empezás a decir pelotudeces; que no canta el himno, que es pecho frío, etc… Pero seamos más inteligentes y usemos la cabeza para entender, que lo que el tipo tiene no es un odio real sino una frustración propia que es su peor defecto! Que en lugar de intentar copiar lo que los judíos hacen, elige criticarlos porque no se cree capaz de seguirles el ritmo.
Si yo fuese profesor, en la universidad, y me tocase explicar la caída de Saddam, ¿cómo explicaría que EEUU, que no tiene límite con Irak, invadió el país y derrocó al presidente, y lo colgó, sin decir que EEUU es un país que se erigió en el dueño de la justicia en el mundo, y encolumnó detrás suyo a las grandes potencias, y que el que no lo sigue, cagó fuego? Habrá que decirlo y eso no me convierte en un antiyankies. Porque es cierto. A alguien le podrá gustar, a otro le parecerá injusto e imperdonable. Pero es la idiosincrasia yankie.
Yo no voy a permitir jamás que nadie se levante contra el pueblo judío y quien lo haga será objetivo de todo mi odio y me enrolaré para destruirlo antes de que me pueda tirar siquiera del pelo. Pero no voy a hacer un escándalo por cada frase que dijo un pelotudo, por más que sea un profesor de la universidad en córdoba.
Nosotros también estigmatizamos. No podés ser más papista que el papa. Todos decimos pequeñas barbaridades. Y aceptemos que los judíos saltamos como leche hervida. Yo he saltado en mi vida. Incluso en este blog. Pero ahora estoy del lado que mira con una sonrisa y dice “ladran, sancho!”.
Todos tenemos una idiosincrasia. ¿Cuál es la tuya?

Alemania 2020

Ayer leía que Angela Merkel cuestionaba la decisión de algunos países de “encerrar” a los mayores de 70 años en sus casas para protegerlos de la Pandemia del Coronavirus. Dice la premier teutona que es “inaceptable desde el punto de vista ético y moral”.

Claro… cuando uno piensa en los viejitos alemanes pobrecitos y ….. ¡un momento! de repente me los imaginé a esos viejitos peinándose el bigotito y dije “la concha de tu hermana, Merkel, si es que tenés hermana! ¿Acaso los viejitos alemanes no fueron lo mas inaceptable desde cualquier punto de vista ético y moral habido y por haber en la historia de la humanidad?”. Y lo posteé en fb. Con un poco de cinismo y chicana. Ustedes ya me conocen.

Pero vino Fabián, un amigo de la secundaria que no se rateaba en Matemáticas con la Mamone y sacó cuentas: en 1945, cuando terminó la WWII, suponete que el más joven de los oficiales nazis tenía… 23 añitos. Un mocoso. Desde 1945 hasta hoy pasaron ni más ni menos que 75 años. Ese joven ario, rubio y esbelto, hoy tiene 98 años, si es que los tiene. Y los altos mandos nazis, que seguramente tenían unos años más, casi seguro están todos mirando crecer las margaritas desde abajo.

OK. Es cierto. Pero ahora barajamos y damos de nuevo.

Malvinas? Perdimos la guerra. ¿Eso supone que todos los que defendieron la causa e insisten con la legitimación del reclamo argentino, cambiaron de idea por haber perdido la guerra de un día para el otro a fines de junio de 1982? Que la guerra haya sido una aventura insana de un gobierno de facto de locos con revólver, ¿hace que la gente deje de pensar lo que pensaba? No. La gente sigue llamando a las Malvinas por su nombre en castellano y sigue reclamando que son argentinas.

Volvamos a Berlín. La guerra la perdió Alemania, sí. Gracias a Dios y a unos cuantos tanques y aviones aliados y otros tantos rusos. Sin embargo eso no implica que el partido nazi fue completamente asesinado, o que los sobrevivientes fueron sometidos a una lobotomía y ahora comen knishes y bailan rikudim (NdelE: bailes tradicionales judíos). No. Significa que se afeitaron el bigotito, quemaron los volantes de propaganda y los brazaletes para que los aliados no los hagan percha, y volvieron a sus casa a refunfuñar noche tras noche en la cena, con cara de odio, mientras veían que el mundo les refregaba su victoria en la cara. Así como loos bosteros siguen mascullando bronca por Madrid. Y no… eso no se pasa de un día para el otro. Preguntales. Ahí está! ¡preguntales! ¿qué te van a decir? ¡ganamos la superliga, papá! ¡todo volvió a la normalidad! Las pelotas. Todos saben que nunca se vuelve a la normalidad… Hasta que reviertas esa situación, vas a estar frustrado y farfullando bronca.

Los alemanes de 23 añitos se casaron, tuvieron hijos y los criaron durante las décadas de los 50 y 60. Y cada vez que en el noticiero conmemoraban el holocausto y Alemania tenía que comerse los mocos en un acto en el que agachaban la cabeza, los ex bigote daban un puñetazo en la mesa y decía algo como “indifrunde guishegen puten morten chonchensumadren!” Y Hans y Jurgen (dos pibes que la rompían con la redonda) se asustaban mientras comían sus cereales con fibras hasta que un día preguntaron por qué papá se enoja tanto con los judíos. Y el resto ya lo entendiste.

Porque así como ser de un cuadro de fútbol se hereda, así como ser radical o peronacho se hereda, o también ser judío, mis amigos, ser de una determinada ideología, y mucho más cuando esa ideología es la creencia en una supremacía racial, no se borra con una derrota en el campo de batalla. No se borra la mancha de un descenso ni siquiera… con Madrid.

Y ahí tenemos a Alemania, como habrán podido leer en mis posts anteriores sobre el tema (tienen en el costado de esta página el link a la etiqueta “Alemania” para poder leer los posts sin buscar demasiado). Un país que se esfuerza en convencer al mundo que está profundamente arrepentido de lo que hizo. Sí… seguramente hay unos cuantos miles o decenas de miles que se arrepienten. También hay quienes no les importa el tema Malvinas. También hay quien dijo “me chupa un huevo el fútbol, basta para mí”. Pero no son tantos si es que dejaron pasar todos esos “deslices” en los que muestran la hilacha y tratan de maquillar, de disimular, de no mostrar tanto lo que pasó. Se les nota. Y muy seguido. No hay arrepentimiento. Y también hay continuidad silenciosa del legado nazi.

No es casualidad que existan los partidos neo-nazis. Siempre aparece uno que se anima a levantar la cabeza por encima de la mugre. Y no solo no hay que olvidar, sino que hay que ser el doble de exigente con Alemania. Es como cuando eras chico y te decían “vos estás en capilla”. Al de al lado tuyo no le decían nada si tiraba pochoclo por el aire, pero a vos…guay si te portabas mal… porque ya habías hecho una gran cagada antes.

Esto es lo mismo. Alemania se mandó un par de veces en la historia una gran cagada. Perdió las dos veces. Pero rendir no se rinde. Porque las derrotas no matan los ideales sino la puesta en práctica de los mismos.

Así que… Alemania… I am fucking watching you. Y también me estoy encargando en casa, cada noche que en el noticiero hablan de vos, de dar un puñetazo en la mesa y decir en voz alta “nazis hijos de puta!” esperando que mis hijos vayan aprendiendo de qué va la cosa. Porque así se educa en cada casa. No solamente en la tuya, Alemania.

merkel

Peronismo es Antisemitismo

De chiquito me decían “un judío no puede votar al peronismo”. ¿Viste esas frases que te dicen y tomás como LEY hasta que sos grande y podés cuestionarlas y ver si son ciertas? O hasta que un pariente cercano vota a un peronista y vos decís ¿WHAAAAT?

No voy a hacer un racconto de las interminables manifestaciones antijudías del peronismo desde el Oro Nazi y Perón/Evita hasta acá. Googleen. Solo voy a decir algo sobre esta semanita, más o menos.

¿De qué te quejás? dirán ustedes. Alberto Fernandez, apenas asume como presidente, el primer viaje que hace es a Israel. Bueh… Hubiese sido mejor que no venga. Anotá.

Vos ves la foto de los 50 líderes del mundo mundial, todos vestidos de impecable negro, y el único pelotudo que va de gris, es Fernández. Yo entiendo que en los sesenta y pico de años que tiene, no encontró un semestre para ir a ILVEM a aprender inglés. Lo entiendo. Te lo juro. Pero seguro su novia, que es mas jovencita, o Axel el banana, algo de inglés saben. Y si vos pensás que fue casualidad que todos los líderes del mundo hayan decidido vestir de negro, y que se lo atribuyo a la falta de tacto, te equivocás. Esas cosas tienen un protocolo y para evitar papelones, se les manda el famoso “elegante sport”. Es decir: les dicen a los que asisten, el código de vestimenta del evento que todo el mundo va a estar mirando. Y albertítere lo ignoró. En una clara demostración de “me cago en tu evento de negro”.

La novia pone una foto en su instagram de ella, Alberte, Axel y uno más, comentando que asisten a la conmemoración del Día del Holocausto. En la foto están los 4 cagándose de risa. Si le cambiás el texto y ponés “La estamos pasando de primera en Disney”, queda bárbaro.

Y rematemos en la charla uno a uno que tiene el boludazo de Fernandez con el Primer Ministro israelí, Netanyahu. Empieza a decir lo unidos que están los judíos a los argentinos, por haber tenido tragedias similares (comparando a la dictadura con el nazismo) y se manda la frase del año: “todos somos argentinos y a los judíos lo asimilamos perfectamente como lo que son: argentinos”. Decime… si son argentinos… ¿por qué tenés que asimilarlos? ¿asimilaste también a los hinchas de All Boys? ¿a los carniceros? Por qué habría de nombrarse semejante cosa si los judíos nacieron en argentina igual que vos, pedazo de bruto.

Y mirá que te estoy haciendo precio y seguro más de la mitad ya dejó de leer y recién ahora te traigo a colación el “chiste” que hizo en su momento Cristina en un centro médico dental, frente a las cámaras (esta en Youtube, buscalo) junto con Axel, al inspeccionar una máquina alemana que fabrica prótesis dentales, diciendo “y sí, funciona muy bien… ¡son alemanes! ¡experimentaron con unos cuantos!” y lo dice CAGANDOSE DE RISA! Eso sería equivalente a que… no sé… si Messi mete un penal, un comentarista diga “Messi apuntó al medio, como los milicos les apuntaban en la cabeza a los zurditos en los 70”. Ponele.

Yo hace mucho tiempo que perdí las esperanzas, y por eso me fui. Dije en voz alta en 1995 cuando ganó Menem la segunda presidencia: hasta acá llegué. Pero no dejo de sentir la necesidad de marcar en voz alta estas cosas que yo me cuestioné y finalmente decidí por mis propias experiencias, que lo que me decían de chico era cierto: un judío no puede votar a un peronista. Y lo digo por si alguno todavía no lo escuchó y quiere empezar a pensarlo como lo pensé yo. Y hacer algo al respecto.

ISRAEL-HISTORY-HOLOCAUST-DIPLOMACYfabiola

Alemanes por siempre, Nazis por siempre

Aquel que haya caído en este blog por casualidad googleando vaya uno a saber qué cosa sobre los nazis, y le queda alguna duda que Alemania no se arrepiente de nada y que todo el verso propagandítio que hacen únicamente convence y engaña a los giles, dediquen unos segundos  ver esta foto de un parque de diversiones en Alemania que tuvo que ser clausurado, luego de que NADIE de todos los que trabajaban contruyendolo y armando las atracciones se hubiese dado cuenta de las enormes esvásticas que flameaban en sus atracciones, que encima se llama “Vuelo del Águila”. Nadie lo vio venir. Tuvo que estar completamente construido y andando (vean el video) para que al viralizarse, alguien le diga “che, Hans, vamos a tener que bajar la esvástica voladora, se avivaron”.

Para darse una idea más completa, clickeen en las etiquetas “Alemania” en este blog y hagansé una panzada de todo lo que con el tiempo fue cayendo en mis manos y hasta he visto con mis propios ojos. Alemania, nazi por siempre; arrepentida nunca.

Elecciones 2019 (Resultados y la Previa de nuevo)

No pude venir a comentar los resultados de las elecciones simplemente porque fue lo mismo que si no se hubiesen celebrado.

Lo de siempre: un partido rejunte que sale segundo, un Likud con Bibi a prueba de balas que siempre gana, y los demás rapiñando puestos a cambio de dar su apoyo para una coalición que jamás llegó.

Y lo increíble es que… llamaron a elecciones de nuevo. Como el chiste del gallego con “otra oportunidad!”

Ya si estas elecciones eran una polotudez, estas que se venían, peor todavía. Encima ahora es feriado el día de las elecciones así que al país le sale más plata.

Pero… de repente salió el sol: Barak, que sorprendentemente (ahora ya no) había empezado a postear en las redes sociales, anunció que vuelve a la política. Yo, en lo personal, lo admiro mucho. Sin pestañar dos veces y sin siquiera hacer de eso una alharaca, nos sacó del barro del Líbano en mayo de 2000, y desde entonces no murieron más soldados en el norte a diario, y tampoco vi ningún gobierno de derecha que haya vuelto a invadir porque consideraba un error lo que hizo Barak.

Siempre decía que era al único candidato al que votaría con los ojos cerrados y sin tener que taparme la nariz. Y bueno, mis ruegos fueron escuchados.

Ahora resta que todos los que realmente quieren derrotar por una vez a Bibi se encolumnen detrás de Ehud y se dejen de joder, porque sí no, peor todavía!

Yalla!

barak

Elecciones 2019 – La Previa

Sabrán ustedes disculpar mi ausencia prolongada de este blog. No es que me haya olvidado de que existe. Es que este país parece la película de Bill Murray “El Día de la marmota”. No importa lo qeu pase, te despertás a la mañana y bibi Netaniahu sigue siendo el primer ministro, Hamás sigue tirando cohetes desde el sur (eso sí… cada vez de más largo alcance. Eso sí cambió), la gente putea a Netaniahu, la justicia sigue investigándolo por corrupción al primer ministro, y la gente sigue comprando celulares y autos como deporte nacional.

Quizás todos hayan asumido que este es el país que hay y así se juega. Porque durante los últimos 3 o 4 años, no escuché a nadie que proponga nada. Nadie dice “en vez de hacer esto, habría que hacer esto otro”. Nada. Ni en lo económico ni en lo político ni con los Palestinos.

La gente se va pudriendo de ver como nada funciona con los palestinos. te vas de Gaza y te hacen túneles. Les volás los túneles y te mandan globos que incendian los campos de cultivo. Si fuese tu vecino, ya lo habrías cagado a trompadas. Y tuvimos gobiernos que en las campañas de las elecciones prometieron cagarlos a trompadas. Y no lo hicieron. Porque “cagar a trompadas a alguien” en mi barrio es pegarlo lo suficientemente fuerte como para que no se le ocurra volver a meterse con vos. Y eso no ocurrió, evidentemente.

Vayamos a los bifes. En estas elecciones, ¿quiénes se postulan? El Likud de Netaniahu, un partido “nuevo” (Kajol-Labán) que es la fusión del partido de Yair “aparezco cada cuatro años’ Lapid y Gantz (un ex Comandante General de las Fuerzas Armadas -uno más- que se volcó a la política), y detrás, lejos lejos en las encuestas, los mismos de siempre: El laborismo, Meretz, los partidos árabes, los religiosos judíos, el alicaído y pasado de moda Liberman, y algún que otro extremista de derecha.

La cosa está entre el Likud y Kajol Labán, que van cabeza a cabeza en 27 mandatos cada uno. Sin importar quien gane, el presidente encomendará formar coalición (juntar 61 mandatos que lo apoyen) al que logre tener partidos menores que los apoyen en los papeles. Si todos los partidos de derecha apoyan al Likud, y todos los de izquierda (+ los árabes) apoyan a Kajol Laban, seguimos estando cabeza a cabeza.

El escenario sorpresa podría ser que Lapid-Gantz salgan dcon el discurso clásico de “llegó el momento en que todos los argentinos israelíes tiremos para el mismo lado ebn una verdadera unión nacional”, y a cambio del ministerio de economía y del de defensa, nos tengamos que fumar a Bibi de nuevo y todo haya sido al pedo, como en las últimas 4 elecciones.

Yo no se si son conscientes que Netaniahu es el primer ministro de Israel desde hace 10 faquin años! Y esto tiene pinta de seguir.

Yo decidí que quiero (no me queda otra) que Lapid-Gantz ganen, pero no les voy a dar mi voto directo para que no corramos el riezgo de lo antedicho. Voy a votar a Meretz o al Laborismo, que seguro van a apoyarlo (y jamás lo apoyarían a Bibi) y veremos si tenemos suerte. De todas formas, todo depende de la cantidad de gente de derecha que se haya podrido de Netaniahu y vote a Lapid-Gantz. Lo que hagamos nosotros no tiene la menor importancia, porque hay un piso estable del Likud en la sociedad israelí que no se mueve nunca, y las elecciones, simplemente es un sacudón de ministerios. Nada más.

Esperemos que esta vez haya un cambio.

La Ley de Nacionalidad

Hay mucho ruido en Israel por este tema. Bah… no tanto. Un poco. Es que se sancionó una ley que la llaman la ley de la nacionalidad (jok haleom). Pero empecemos por otro lado. Dejenmé que los lleve de la mano por mi forma de pensar.

Si creés que sabés bien la historia de Israel desde 1948 a esta parte, salteá hasta allá abajo

Todos los que leen este blog tienen que hacer este ejercicio: asumir que Israel no es un país como Argentina, Uruguay o Suecia. No porque nos creamos especiales (porque ya sabemos que lo somos :P) sino porque desde la base misma de su origen, es un país diferente. Ustedes no pueden suponer que la relación entre Almagro y Caballito en Buenos Aires es como la que hay entre Kfar Saba y Tira, por más que ambas sean vecinas en ambos casos. Esto creo haberlo dicho alguna vez, pero lo repito porque viene al caso del tema de hoy: si vos sos de Huracán, podés comprar una casa en San Juan y Boedo, pleno barrio de hinchas de San Lorenzo, y vivir ahí. Acá no. Eso no ocurre. Vos vivís en Kfar Saba y no tenés un vecino árabe. Aunque todos los empleados de casi todos los supermercados sean árabes, no viven en tu ciudad. ¿Loco, no? Claro que sí. Y por más que una casa de 3 pisos en Tira salga regalada, no vas a conocer ningún compañero de trabajo judío que se vaya a vivir ahí. Existe una separación FISICA, y ni hablar de las costumbres.

Esos parámetros no los ven en argentina porque la costumbres de los católicos, judíos o musulmanes, no son muy diferentes: todos se comen un asdadito el domingo. Pero Israel funciona diferente. Los árabes no hacen el ejército, por ejemplo. Es decir: la ley no es pareja para todos. No hay un TODOS.

Habiendo dicho esto, es más fácil ahora explicar que por definición, Israel nació como una suerte de compensación o solución al “problema judío” luego de la segunda guerra mundial. Que no te cuenten ningún cuento. Sin el Holocausto, es probable que no hubiese surgido el Estado de Israel. Es mi humilde opinión. Pero bueno, ocurrió. Y ante un problema que en Europa era RELIGIOSO (lease: mataban a todos los judíos, papá! no es joda!), el mundo abrió los ojos y dijo “che, a estos los vienen matando desde los tiempos de los Egipcios, pero son duros de matar y ahora encima con esto de los nazis, quedamos todos para el culo. Hagamos algo”. Y en medio del estupor todavía vigente por la segunda guerra mundial y sus horrores, se estableció el Estado de Israel bajo ese principio: un país en el que todos los judíos del mundo puedan vivir sin que los estén matando todo el tiempo. Lindo, no? Bueno, el caso es que casi casi fracasa porque los árabes se sumaron a esta costumbre de querer matar judíos y casi lo logran Pero no. Acá estamos.

Y si bien Israel fue establecido (ya lo dije y lo repito) como un país para los judíos, los que lo fundaron no echaron a todo el que no lo era. Quien te dice que hubiese sido más fácil que sí, no? con la ayuda de la mismísima ONU, que fue la que estableció ese parámetro inicial para este lindo país: podrían haber dicho “muchachos, a ver si se corren un poco de este pedacito de tierra desértica y sin agua ni nada de petróleo y se lo dejan a estos moishes rompepelotas!” Pero no. Otra oportunidad que la historia perdió para evitar miles de muertos. El mundo en ese momento era un kilombo y no habría sido difícil implementar algo así. Es cierto que había árabes viviendo en parte de los territorios ofrecidos a Israel como base para su país, pero seamos sinceros: no era gran cosa lo construido hasta ese momento eh! Unos edificios de mala muerte de dos pisos y algunas carpas y 4 mezquitas improvisadas. Nada que un par de millones de dólares no puedan reconstruir en el enorme territorio árabe de alrededor del flamante Estado. Pero bueno, así fue y aquí llegamos. Un país para judíos con un 20% de árabes adentro. Qué divertido!

Así es que hoy en día en el congreso de Israel hay diputados que representan a la población árabe y que, a pesar de haber pasado 70 años, ni los judíos lograron integrarlos ni ellos se quisieron integrar. Y claman por el derecho a exterminarnos recuperar lo que ellos, contrariarmente a lo que la ONU dijo en 1947 y 1948, consideran que debería ser la tierra de los árabes y no de los judíos. Y así y todo, vistiendo sus elegantes corbatas, tienen derecho a ser diputados y a presentarse para ser primeros ministros y todo. Lujito que yo no me pude dar en Argentina, cuya constitución decía que el presidente tenía que ser Católico.

La persecuta hace pensar que como los judíos tienen mentalidad más ocidental y tienen “solamente” 2 o3 hijos (exceptuando los religiosos, que son minoría) y los árabes de a media docena, en algún momento ese 20% va a ser mayoría, elegirán un PM árabe, serán mayoría en el congreso y eliminarán del calendario al Día del Perdón y prohibirán comer matzá en Pesaj. “Ay josi, no seas pesimista! Si vos nunca prohibiste la práctica del islamismo ni el Ramadám, ¿por qué los árabes habrían de hacer algo así?” Porque sobran pruebas. No te confundas: acá no somos todos “argentinos” (lease: israelíes). Acá por más que vivimos en el mismo país, cada uno tiene intereses NACIONALES diferentes.

(saltá acá!)

Entonces vino el gobierno de Israel y todo eso que la ONU estableció en 1948, toda esa perorata del estado para los judíos, lo convirtió en ley. No en constitución, mirá lo que te digo, a diferencia de lo que era en Argentina. En ley. Diferente. Más light. Y le llevó 70 años! Hasta ahora sabíamos que era un país para los judíos pero nos hacímos un poco los boludos. Bueno, ahora es ley.

¿Por qué tanto ruido? Porque están los Drusos, que son los “árabes buenos”. Esos que son fieles al país en el que viven, no importa si es árabe o judío. Y así se dan situaciones como Drusos que pelean de ambos bandos en múltiples conflictos alrededor del mundo. Pero… es como decir “hinchas de Barcelona”, ¿no? Puede ser que haya un hincha de Barcelona en Kosovo y uno en Serbia y se estén tirando tiros entre ellos. Sí. Bueno, con la diferencia que los Drusos no son “judíos” y al decir que este es un país de judíos, los dejás afuera. Pero pará… ¡también dejás afuera a los 20% de árabes!, ¿por qué ellos no se quejan?…. Bueno, creo que si llegaste hasta acá, sabrás ya que no se quejan porque ellos están acá de rebote, y nunca se sintieron de verdad parte de este país. Te guste o no. Si bien ningún árabe va a irse a vivir a Gaza porque tontos no son, si el día de mañana Hamás conquista Israel y nos mata a todos, ese 20% de árabes cambia su documento y se hace palestino en menos de lo que canta un gallo.

Ves? Es un país complicado, con problemas y parámetros diferentes a Suecia y Uruguay. Y los drusos, que son muy inteligentes, lo saben. Y si bien hacen ruido, creo que entienden que esa ley no viene a discriminarlos. Es cierto que no suena bien para alguien que no es judío y que sirve en el ejército como cualquier hijo de vecino que vengan y le digan “este es un país para gente de otra religión que la tuya”. Pero bueno… así como yo me banqué durante un siglo que no pueda ser presidente y no me iba de Argentina porque me gustaba el asado y porque cada tanto ganábamos un mundial, ellos se quedarán porque saben que Israel es un país de avanzada. Y si no les parece adecuado que Israel convierta en ley el cimiento sobre el cual el mundo entero dio luz verde para que se establezca, entonces tendrán el derecho de ofenderse e irse. Igualito que como lo hice yo, que me vine a vivir a un país en el que soy mayoría y nadie me dice judío de mierda.

drusos

La Izquierda Fracasa

¿Sabés qué? La izquierda fracasa en Israel. Lo digo yo sin ser ni de izquierda ni derecha.

Para simplificar posiciones, aceptemos que la derecha “quiere matar a todos los árabes”, por decirlo de alguna manera, y la izquierda “quiere devolver todos los territorios y que funden un país mañana mismo”. Entonces podemos mirar qué está haciendo bien y qué está haciendo mal cada uno de los lados para cumplir con su sueño.

La derecha la hizo bien: eligió a Netaniahu de Primer Ministro hace como 8 años ya, y a Liberman de Ministro de Defensa. Si bien es cierto que son dos cagones que a la hora de los bifes no hacen lo que prometieron y su mano dura no es lo que decían, aún así, la derecha no tiene mejor panorama que tener a esos dos en el gobierno. Así que la derecha, según su idiología, hizo lo que tenía que hacer.

La izquierda no. Porque no solo falla en convencer a la gente para que con su voto le den uan nueva oportunidad de gobernar, sino que falla a la hora de hablar con los palestinos y aconsejarlos por el camino que ELLOS creen que es el correcto. Es muy común escuchar a la izquierda justificar el odio palestino y su frustración, causados por los abusos israelíes. Pero con eso no alcanza.

Y mientras tanto, en el campo de batalla, el ciudadano qué ve en las noticias? Túneles, cohetes, y ahora barriletes incendiarios. Sí, sí. Barriletes con molotovs que aterrizan en los campos israelíes prendiéndo hectáreas y hectáreas de fuego. Vos cagate de risa, pero cuando veas esta foto ya no te vas a reír más (sigue abajo)

fuego barriletes

Imaginate que esto pasa a la salida de tu colegio secundario, como estos pibes que están filmando eso con sus celulares. No me digas que no te vas a querer defender.

¿Y en qué fracasa la Izquierda? Si sos de izquierda tenés que tener la capacidad de poder explicarles a los palestinos, a aquellos que te la pasás diciendo que son en su ENORME MAYORIA pacíficos y pobres oprimidos, explicarles que no les conviene hacer semejante movida. Porque perpetrar acciones que permitan semejante circo multimedia conducen a que todo Israel te quiera bombardear la franja de Gaza. Porque por más que no haya habido muertos (todavía) y las pérdidas sean solo materiales, esta foto no les conviene. No les hace ningún favor y hacen enfurecer al más calmo de todos. Creo que cualquiera de nosotros puede estar en contra de la violencia hasta que viajamos en un colectivo y nos tocan el culo. Ahí saltamos todos como leche hervida. Esto es así.

Y la izquierda, si quiere que nos comamos el verso de “los terroristas de Hamás son una escasa minoría y la gran mayoría solo quieren vivir en paz”, tienen la obligación de hacerles entender que así, no van a lograr nada más que empeorar las cosas. Que eso es peor que un atentado contra un soldado. Porque, qué le vamos a hacer? Somos todos animales impresionables y la multimedia puede con cualquier lógica.

Así como el mundo entero no parpadea por cinco muertos adultos y sí se escandaliza si el muerto es un niño o una mujer embarazada, también el público israelí está lamentablemente acostumbrado a que cada tanto un loco va a apuñalar a un soldado en un puesto fronterizo. Pero ver que te están incendiando literalmente el país, es mucho más fuerte que mojarte la oreja. Y ahí despiertan a la bestia.

Claro, no descubirmos nada. Los que me leen hace años saben que lo que yo pienso es que tanto la derecha como los palestinos, quieren seguir en este estado de las cosas. Los palestinos porque sueñan con que un buen día algún milagro ocurra y de verdad logren borrarnos del mapa. Y la derecha porque sueña que un buen día se despierten y los palestinos se hayan marchado a la patagonia argentina dejando una notita que diga “andá a cagar vos y tu Tierra Santa”.

Pero nada de eso va a ocurrir. Y los únicos que lo saben bien son los de la Izquierda. Entonces es SU OBLIGACION, lograr que se den las condiciones para negociar. Y, si realmente creen en lo que pregonan, deben probarlo. Demuestren que del otro lado del límite hay un pueblo de gente dispuesta a vivir en paz. Logren que los escuchen. Porque si no lo logran ustedes, entonces ya no habrá esperanzas para nadie.

Alemania, otra vez sopa

No vamos a empezar a decir de nuevo cuánto daño hizo Alemania. Creo que estos posts tienen el objetivo de demostrar que Alemania no ha aprendido nada de sus errores. No en el pasado lejano ni tampoco en el cercano.

Este señor, que no es un verdulero de la esquina (sin menospreciar a los verduleros, claro). Este señor, activo en la política alemana, que ha llegado inclusive a ser diputado en el Bundestag (parlamento federal alemán) minimiza el nazismo, hitler y todo lo que hicieron, expresando que en 1000 años de exitosa historia alemana, fueron apenas una “cagada de pajarito”.

Cuando yo digo lo que ví en mi visita a Berlín, la gente no me cree. Y yo les pido por favor, que no se coman el verdadero chamuyo alemán y entiendan que si el mundo no está en guardia constante de por vida, esto se va a repetir en el futuro.

http://www.dw.com/en/afds-gauland-plays-down-nazi-era-as-a-bird-shit-in-german-history/a-44055213

220px-gauland2014_28cropped29

Los Sueños de Biondini

Hace rato que no me aparecía en el radar el nombre del filonazi Biondini, que ha dedicado toda su vida a lograr tener más votos que parientes en una elección de lo que sea en Argentina.

Y a pesar de ser Argentina un país que no se caracteriza por simpatizar especialmente con los judíos, parece que al menos reina un poco de cordura en la opinión pública, porque este pedazo de nazi de tercer mundo no llegó jamás ni a ser concejal de su propio barrio.

Igualmente, sabemos cómo es el periodismo, y a veces hay que buscar noticias escandalosas. Varias formas de lograrlo: ponerle un micrófono a Maradona, o a Biondini.

En este caso, se mandó de lleno con un par de tuits en contra de Israel en forma directa. Y como pueden leer más abajo, dice que cuando lleguen al poder, van a expulsar al embajador de Gran Bretaña y al de Israel.

Querido Kalki, te quiero decir que cuando lleguen al poder, haciendo unos calculos matemáticos que eso implica el paso de unos catorce siglos y medio, quizás Gran Bretaña ya no exista como tal para que puedas expulsar a su embajador. Lo que es seguro, es que Israel va a seguir existiendo, y te juro por la madre que te parió, que no vas a poder siquiera tener la chance de intentar expulsarlo. Y todo esto, claro, si ustedes llegan al poder. Permitime que tenga alguna que otra duda al respecto.

biondini

 

 

Refugiados que la Sudan en Israel

Este post no te va a gustar. Como el brócoli.

Vamos a hablar de Israel como país ¿racista?, de los ¿refugiados? Sudaneses deportados. Y de Suar.

Israel nació en 1948 bajo un concepto diferente a los demás países del mundo. Hay quienes dicen que nació “a pesar del holocausto” y otros que dicen que “gracias” (dicho entre comillas y nunca como algo positivo) al holocausto. Nació con la conflictiva pero necesaria definición de ser un Estado para los Judíos. Así nomás. Es como si dijesen que Hungría a partir de ahora es para los… pelirrojos. O que Bolivia es para los diabéticos. O Canadá para los Osos panda.

Hubo una suerte de reparación histórica en la definición de un país para los judíos, que es el único pueblo de la antigüedad que sobrevivió a todo y a todos, y que fue echado de su propia tierra y perseguido y esclavizado por casi todo el planeta a lo largo de la historia. Y bueno, luego de la segunda guerra mundial, se dio el bardo de las potencias que fueron abandonando sus colonias y dejándolas independizarse a manos de quienes allí vivían (fijate la cantidad de países que datan de los finales de la década del 40 y vas a ver). Y simultáneamente se dio a conocer el resultado tremendo del Holocausto. 1+1 sumaron y dio que la ONU votó con un poco de conciencia histórica y otro poco de culpa, la creación de un “Estado para los Judíos”.

Y esto es así. Te guste o no.
Si bien no se te obliga a ser judío para vivir acá, el Estado se preocupa por que este país siga respetando esa definición. Eso trae mil problemas de los que hablaremos en otros posts, como por ejemplo: ¿garantiza que sea un estado judío que se cumplan a rajatabla las costumbres de los ultrareligiosos o alcanza con que recordemos nuestra historia con los feriados conmemorativos? Pero dejemos eso.

El punto es que si un buen día la cantidad de no-judíos (árabes, pero no solamente) supera a la cantidad de judíos (sabemos que el promedio de hijos de una familia judía es mucho menor a la de los árabes, así que no es loco pensar que tarde o temprano eso pueda ocurrir), eso traerá acarreada una minoría judía no solamente en las calles sino también, logicamente, en el congreso. Y las leyes que se voten, lógicamente, ya no tendrán su componente de reparación histórica ni memoria activa ni nada. Cada grupo votará para lo que le convenga. Así funciona en todo el mundo.

Entonces existe la posibilidad de que se anule como feriado obligatorio el Día del Perdón y se establezca el Día del Corán o el de la Bandera de Sudán.

Oh, tocaste un tema jodido. Cagaste, Josi. Te metiste con los refugiados.

Es que, claro… se lee tanta propaganda humanitaria que uno no tiene más opción que reflexionar. Uno se pregunta “¿estamos siendo un país hijo de puta? ¿le debemos a todo el mundo muchos favores por habernos permitido establecer un Estado Judío en 1948?”

Y la respuesta es que no. Es cierto que muchos judíos escaparon de Europa ANTES (mucho antes!) de la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos mis abuelos. Allá por 1920. Y llegaron a Sudamérica. Toda esa gente fue aceptada en Argentina, no porque el país del sur se caracterice por su esencia humanitaria. Preguntale a los aborígenes del sur del país. Lo hicieron porque al país le servía. Aceptaron gente que venía en su mayoría con profesiones y que fueron un pilar en la comunidad de ese momento y hoy en día… bueno… miralo a Suar! (eso fue un chiste :P).

Y ahora llegan a Israel (y te pido que mires un mapa) gente de Sudán, de Eritrea gente que escapa de tremendas situaciones de conflicto en sus países de origen. Son decenas de miles que llegaron desde 2005 de manera ilegal, filtrándose a través de Egipto en un largo peregrinar. ¿Por qué Israel y no quedarse en Egipto o en otro paíse vecino? Bueno, nadie es tan tonto. O quizás Israel sí lo es. Y ahora Israel está a punto de deportarlos con una compensación económica, después de haberlos acogido por muchos años y muchas discusiones.

Los que condenan la deportación dicen muchas cosas: que cómo puede ser que Israel, un país que gozó de la benevolencia de tantos países que acogieron a sus antepasados perseguidos, ahora le da la espalda a quien está siendo perseguido en sus países de origen.

En esa afirmación tendría muchas cosas para refutar. ¿cuánto ayudaron a los judíos en la segunda guerra? ¿están seguros de lo que dicen?

Después, tenemos el tema de que son perseguidos en sus países. No he visto entre toda la propaganda que hacen, ni un solo link, ni un solo artículo mostrando la veracidad de dicha afirmación. Si lo hay, sepan ustedes, ávidos defensores de los Sudaneses y Etritreos, están fallando en la campaña. Tienen que ser más convincentes. Más serios. A los que no nos interiorizamos TANTO nos queda la duda si simplemente escapan de un país en el que se pasa hambre o que hay una guerra interna, que muy diferente es de quien escapa siendo perseguido político en forma personal.

Una cosa es que te mudes de Pompeya porque es un barrio inseguro y otra cosa es porque te amenazaron los de la villa de la Perito Moreno, que si no te vas, te matan a toda tu familia. Seamos serios. No pintemos las cosas de un color que QUIZAS no lo tiene. A mí, apriori, me cuesta creer que los 30 mil sean perseguidos políticos.

Avancemos un poco más. Los países del mundo tienen ciertos requisitos para darte la ciudadanía. Yo intenté en Inglaterra y en Australia. Se me cagaron de risa. Israel también tiene los suyos. Por ejemplo: tenés que tener una abuela judía. Esta gente no la tiene. Entonces viven en Israel en un status indefinido, sin ciudadanía, y créeme que para status indefinido ya tenemos bastante kilombo en este país con los Palestinos. Al no tener ciudadanía, darles empleo legal… no es del todo legal. Y ahí se empieza a complicar. Porque todos necesitan llevarse un pedazo de pan a la boca, y si no podés laburar legalmente… algo tenés que hacer. Y de esa frase nada bueno sale. Desde un obrero que se cae de un andamio y no tiene ningún derecho de nada a que lo atiendan o resarzan, y de ahí para abajo. Y las consecuencias laborales de la inserción de 30 mil Sudaneses y Eritreos (y seguirán sumándose, que no te quepa duda alguna) implica que habrá gente dispuesta a laburar por dos mangos, y el que hoy tiene ese puesto por 4 mangos, se va a quedar sin laburo. Te guste o no, eso pasa.

Los países del mundo moderno aceptan refugiados. Pero no sin límite ni control. O no por tiempo indefinido. Ayudan, pero no absorben descontroladamente. Decíselo a los que huyendo de la crisis de 2001 en Argentina quisieron irse a vivir -ni más ni menos- a EEUU.

Israel es un país racista. Sí. Pero sin ponerse colorado. Israel nació por definición con una frase sectaria que determina que es para los judíos (aunque no sea una raza, pero no hay palabra que lo defina). Y aceptar sin más que un “bienvenidos” a cualquiera que tenga problemas en su país de origen, no solo es algo que ningún país del mundo hace tan libremente, sino que atenta contra la esencia que define a este país, que por primera vez en su vida, se está pudiendo mantener 70 años seguidos sin que nadie lo invada y lo eche de su tierra. Y yo quiero que eso siga así.

Entonces, antes de preguntarme qué opinión tengo, creo que vos solo al leer este largo post (si es que llegaste hasta acá) deberás estar bastante confundido y tu posición ya no es ni blanca ni negra.Es complicado porque la moral tira. Si ves gente que se muere de hambre, podés ayudarlos. Pero siempre se puede ayudar más. Y más. Y más. Pero no vas a donar todo tu sueldo, ¿no? Porque todo tiene un límite. Los países especialmente.

Te escucho.

1075995292

Cortale una gamba, por ejemplo

El mundo, hoy por hoy, es una pequeña ciudad. Si en Puerto Rico sale “Despacito”, en todo el mundo sale “despacito” y es un hit. Hace años atrás, mientras Fonsi era un pichi boricua, en Buenos Aires Palo Pandolfo pegaba un hit con Playas Oscuras. Hoy no, se globalizó todo.

Y no solo en música sino en fútbol, política y en programas de TV. Pero. Siempre hay un pero.

El mundo evolucionó mucho en los últimos siglos. Por ejemplo: los católicos ya desde el año 1600 que dejaron de crucificar gente por no adherir a su religión. Un lindo detalle de su parte, no? Los Alemanes hace como 70 años que no empiezan ninguna Guerra Mundial. Sí, ya sé que es poco y no bajamos la guardia. Pero es algo. En Estados Unidos dejaron de comprar y vender negros gente de color para usarlos de esclavos. Y más: la pena de muerte fue abolida en prácticamente todo el mundo. Pero claro… fue un proceso. Hace milenios atrás, venía un tipo con un hacha y te la partía en la cabeza para sacarte algo que tenías y él quería. Desde un coco hasta tu caballo. Y como todo se iba lentamente al carajo, empezaron (creo que los Romanos) a crear leyes que pongan un poco de freno a semejante kilombo. Al principio colgaban a gente en las plazas o les daban azotes con un látigo de cuero para ejemplificar a los demás y que “ni se les ocurra” hacer lo mismo. Lentamente el ejemplo fue cundiendo y las masas se fueron civilizando. Entonces, de a poco, empezaron a decir “che, cortala con la horca, ya somos grandes!”.

Y festejemos que la gran parte del mundo evolucionó y así como escuchan “Despacito”, también respetan que si vos tenés una casa o un auto, no te lo vienen a sacar así nomás (no tanto se cumple con las mujeres, como en el caso de Maxi Lopez e Icardi, pero bueno… eso todavía no se reglamentó).

Pero. No todo el mundo va al mismo ritmo. Así como en algunos países hay autos eléctricos mientras que en otros se respira cáncer en las calles centrales de las ciudades, en algunas partes del mundo todavía tenemos bárbaros dando vueltas por las calles. Tenemos gente que por tener otra nacionalidad, religión, o ancestros diferentes a los nuestros, se levanta una mañana, se pone una campera, va a la puerta de un shopping y así como así saca un cuchillo y se lo clava en el corazón al pobre tipo que labura chequeando los bolsos de la gente en la puerta para que, justamente, no entren con un cuchillo. Y el tipo sale corriendo.

En general, lo que ocurre, al tener un país en el que todos pasan entrenamiento militar, es que algún valiente lo corre, o alguien le pega un tiro en la cabeza, para evitar que pueda seguir matando, o incluso la posibilidad que tenga un explosivo. Pero claro… el mundo civilizado se escandaliza. Nadie es Dios para sacar la vida a otro semejante sin juicio previo! ¡Escándalo! Claro, el mismo kía sí fue Dios para sacarle la vida al pobre guardia del Shopping, pero él cuenta con que nosotros, los seres civilizados, no somos tan mierda como él, y le vamos a dar un juicio justo, si es que alguien no lo mata en el acto. Y eso ocurre. Gente que ha perpetrado atentados ha sobrevivido al intento, seguramente ha pasado un lindo interrogatorio para tratar de desmantelar su célula terrorista, pero finalmente salió, y volvió a atentar. Ha ocurrido, lamentablemente. Esa gente no entra a cadena perpetua. O si lo hace, terminan siendo botín de guerra cuando logran hacerse de un soldado israelí y lo cambian por 500 presos y salen libres.

¿Ustedes están leyendo lo que escribo? ¿Se dan cuenta de lo diferente que es el mundo en el que vivimos por estos lados y el que ustedes disfrutan día a día?

Sí, ya se que en Corrientes y Paraná te pueden meter un balazo si no le das un peso con cincuenta a un cabeza. Lo sé. Y eso es lo que me dispara (valga la alegoría) a escribir estas lineas. Que no todo es igual en todo el mundo. Y no hay soluciones que funcionan en todos lados.

El mundo se globalizó, pero no tanto. Y por lo consiguiente, lo que funciona en Oklahoma, no funciona en Bucarest, y mucho menos en la capital de Angola, como quiera que se llame. Nos escandalizamos cuando pegan latigazos a una mujer. Sí. Es horrible. Nos encanta escandalizarnos. Pero ni vos ni yo vivimos ahí ni fuimos de vacaciones. Y lo escribo pensando que me van a tratar de energúmeno. Claro! es que así funciona el mundo. Hasta eso se puso de moda: hacerse el Ghandi y tratar de energúmeno al otro. Entonces yo te invito a que trabajes de Guardia en un shopping durante un mes. Y que te fijes si no te hiciste pis del miedo. O que viajes en colectivo en Tel Aviv durante dos semanas y me digas que se siente.

Así que, dicho todo esto y entendiendo que mientras el mundo se civilizó, acá todavía nos quedan los musulmanes (que lentamente se están expandiendo a Europa) que aún están lejos de dejar de hacer barbaridades. Así que si su reloj atrasa, nosotros también deberíamos atrasar. Se me ocurre qué efecto podría causar en la sociedad palestina si a los que perpetran actos definidos como Terrorismo (tampoco lo haríamos con un ladrón de autos eh, paremos la mano un poco), les cortamos una mano y una gamba. Ponele la izquierda y la derecha, así queda simétrico respecto de la diagonal. Y lo dejamos libre. que vuelva a su ciudad. Que reciba los 10 mil dólares que Hamás reparte al que tiene la “valentía” de perpetrar un atentado. Que los disfrute si puede. Y que sea una muestra, un ejemplo, para todo aquel que considera ir por el mismo camino. Que todos los pibes de 10 años vean lo que les pasa a los que lo intentan. Que se les llenen las calles de tipos que van saltando en un pie y que no pueden dar un abrazo a sus padres. Que ni 70 virgenes ni paraíso. Que van a ser rengos y no van a poder ser arqueros en la selección. Así de simple. Que no van a poder jugar con el smartphone.

El que a hierro mata, a hierro vive. A ver si nos podemos encontrar dentro de 400 años y ver que se calmaron y también escuchan “Despacito” y que el problema está en… otro lado… no sé… Angola.

 

Alemania, La Tenés Adentro

Yo no estoy obsesionado con Alemania, son ellos los que están obsesionados conmigo. Y tampoco me cruzo con estas noticias en la página del Centro Wisenthal. Lo leí en un diario cualquiera.

Uno se come el chamuyo alemán de que todos se avergüenzan de lo que hizo el nazismo, pero cuando fueron a construir ese estadio en Hamburgo, no me digas que no vieron esa gigantesca svástica de hierro que decidieron dejar enterrada debajo del pasto donde las nuevas generaciones se iban a recrear.

Cuando uno lleva la esencia bien adentro, tarde o temprano se te nota la hilacha.

Un Documental Palestino

Ustedes saben que yo leo muchos blogs pro-palestinos, leo noticias en árabe (gracias a google translate) y sigo a mucha gente que piensa diametralmente opuesto a lo que yo pienso. Pienso que leer gente que afirma lo que yo digo, no me enriquece ni me hace falta. Sin embargo, escuchar cual es la otra campana, desde sus mismas fuentes, leer lo que dice el “josi” del otro lado, es lo que muchas veces me hace reflexionar, muchas veces reafirmar lo que pienso y cada tanto, hasta cambiar de idea

En este caso he visto un documental llamado “Palestinos Go Home“, hecho en Argentina por Adoquín producciones, conducido por Maia Gattás Vargas, quien es descendiente de Palestinos. La película entrevista a muchísima gente. Desde chilenos descendientes de palestinos, a jugadores del equipo chileno “Palestino”, llegando al mismísimo mamarracho de D’Elía argentino.

Buscan retratar el sufrimiento de los palestinos a través del relato, mayormente, de gente que vive en el exterior. Pocas son las fuentes que citan (en realidad, ninguna) para afirmar cosas que no siempre son verdad y en su mayoría son slogans. Esa es la verdad. El documental no es gran cosa. Decepciona que no se abra un debate sino que parezca un discurso de un político antes de las elecciones, que muestra la mitad de las cosas sin querer mostrar la realidad para ser analizada sino tratando de venderte su idea.

Vayamos en concreto a algunos puntos.

Citan a Golda Meir diciendo “The old will die and the young will forget”  y no solo ese dicho se le atribuye a Ben Gurion sino que no es cierta la cita. No la dijo nunca Ben Gurion y hay investigaciones al respecto en internet.

Una señora que vive en Chile cuenta que se fue de Palestina 6 días antes de la creación del Estado de Israel porque el ejercito inglés aliado con el Irgún los bombardeaba. Leyendo un poquito nomás, podrás ver que el Irgún no era más que una organización terrorista israelí que combatía a los ingleses! ¿Cómo van a estar entonces en conjunto bombardeando a los palestinos? ¿Cuánto le podés pifiar a la historia haciendo ensalada?

Al vicepresidente de la Federacion Palestina en Chile le preguntan por qué ir a Sudamérica, tan lejos. Dice que en Chile están las mismas plantas, damasco, sandía y que la gente y todo es tan parecido, que acá “es parte de nuestra tierra”. Pequeño lapsus de confusión sistemática de gente que cree que cualquier pedazo de tierra en el mundo les pertenece. Pero se la dejo pasar porque no soy freudiano.

Otra chilena que viajo y no la dejaron entrar, dice que la interrogó gente que “seguro era del Mossad por como se vestían y por las oficinas que tenían”. Menos seria no puede ser esta gente. El día que alguien pueda saber como se viste alguien del Mossad, vamos a estar en verdaderos problemas.

D’Elía cuenta lo mal que están los palestinos. Los 7 millones de palestinos que, según dice, en el Líbano viven en condiciones infrahumanas. ¿Se preguntó por qué? ¿Acaso Israel impide que alguno de los inmensamente ricos países árabes los ayude a vivir mejor en El Líbano? ¿Alguien pregunta por qué nadie los ayuda ahí?

Hay un señor que dice que en 1947 se quiso repartir el territorio palestino entre los judíos y los árabes. ¡Eso es cierto!. Y dice que los judíos en ese momento eran el 4% de la población nada más. Ni me voy a tomar el trabajo de verificar el número. Supongamos que es cierto. La razón por la que había esa escasa cantidad de judíos en Palestina es justamente por la misma razón por la que llora hoy el pueblo palestino: habían sido expulsado una y mil veces de su propia tierra. Y sí, puede ser que en ese momento eran el 4%. ¿y entonces? ¿en base a eso decidimos como repartirlo? ¿Sólo porque en ese momento los porcentajes te “convienen” a vos? ¿Y por qué no establecemos los porcentajes de 100 años antes? ¿o 200? ¿O los de hoy en día? Es decir… no hay estadística posible y justa para establecer el derecho histórico de ambos pueblos y es por eso que en forma arbitraria tratando de usar el mejor sentido común, La ONU (la misma ONU que hoy en día los palestinos reclaman que se cumplan sus resoluciones) propone la Partición en 1947 dividiendo el territorio en dos. El punto crítico de inflexión en la historia del pueblo palestino. Proponen limites que permitan una vida en paz, separando a ambos pueblos. Pero bueno… la historia que sigue la conocemos y nadie la discute. A tal punto que ni la mencionan: Los países árabes atacan desde todos los frentes a la “mitad” de la partición para evitar que se levante el Estado de Israel, desplazando al pueblo palestino de su lugar geográfico asignado con la promesa de limpiar todo el territorio para ellos. Apostaron al todo o nada. Y perdieron la guerra. Nada. Y ahí quedó toda la baraja desparramada: palestinos bajo el mando de Jordania, de Egipto y del mismísimo Israel recién fundado.

Casi nunca (y menos que menos en este documental) encontrás a un Palestino haciendo la gran autocrítica de que fue un grave e histórico error el no haber aceptado la Partición. Hoy estarían festejando el 70 aniversario del Estado de Palestina.

En cambio, el mejor escenario posible que pueden encontrar hoy en día, de mediar el milagro de tener gobernantes que no inciten el terrorismo y que entiendan de una vez que por la vía militar no van a llegar a ningún lado, es el de reclamar el territorio de 1967, mucho menor al que habrían tenido en 1947.

Lo he dicho una y mil veces. Iba a decir que “ya cansa”. Pero no me voy a cansar nunca. Así como ellos no se cansan de revolear las llaves de las que fueron sus casas en 1947 y a las que sueñan con volver, yo nunca me voy a cansar de tratar de hacer llegar el mensaje al pueblo Palestino (deseando que haya un “josi del otro lado” que me lea): reconocer el error en el volantazo de La Partición es el punto de partida de los palestinos para elegir a quienes los gobiernen con un rumbo determinado y firme de llegar por esa vía a la independencia. El día que dejen de soñar con tener un ejército mejor y más fuerte que elimine a Israel, y de soñar que aunque eso ocurra, EEUU y los demás les permitan usarlo contra Israel, ese día quizás se den cuenta (ya van 70 años de demora!) de que la única forma de llegar, es por las buenas. Es reconociendo ese grave error, y tratando de corregirlo.

Despacito… con Chucrut

Al final van a terminar diciendo “tenías razón, lamentablemente”.  Todos somos buenas personas hasta que las papas queman. Todos somos buenos vecinos hasta que alguien pone su auto en nuestra cochera y ahí le queremos rayar el auto. El animal está ahí adentro y está en nosotros reprimirlo y comportarnos como personas decentes.

En Israel somos todos pacifistas hasta que cae un cohete al lado de casa. Quién no ha dicho alguna vez la frase “hay que matarlos a todos”. Vamos, con una mano en el corazón. Después se nos pasa y volvemos a la normalidad y no matamos a nadie. Pero eso prueba que el animal vive adentro.

Y hablando de adentro, los que LTA son los que piensan que Alemania cambió. Lo único que cambió, en mi humilde opinión, es de camiseta en la selección. Salió un modelo nuevo de Adidas, cuando no.

El 13% de los electores alemanes convirtieron en la tercera fuerza política del congreso a un partido neonazi. Ni me voy a tomar la molestia de estudiar a sus candidatos ni ver quién tenía un abuelo nazi o un papá enfermero de Hitler. No. No hace falta. El hecho está ahí. Para que te des una cuenta de la dimensión, pensemos quién es la tercera fuerza política de Israel: los religiosos. Fijate el poder que tienen. Dirimen cualquier pulseada entre la izquierda y la derecha y sin ellos nadie forma gobierno. Y lo hacen a cambio de concesiones, claro está, que beneficien a sus propios intereses. Y claro! para eso se meten en política. Es mucho más eficiente que cortar una ruta y que los caguen a palos.

Bueno, ahora en alemania, noventipico de diputados xenófobos entraron al congreso. Esta vez, a los judíos no los atacan, porque ya no queda casi ninguno, viste? Entonces el blanco inicial son los musulmanes, los inmigrantes que vienen de otros países a ocupar la mano de obra barata. ¿Qué tiene de malo eso? Y bueno… para un país que empezó una guerra bajo la consigna de que la raza superior necesita más espacio para vivir cómodamente, no hacen falta muchas explicaciones. Para Alemania los inmigrantes son como si te pusiese un jabalí en el comedor de tu casa. ¿Te imaginás tolerando esa situación? Bueno, ellos tampoco.

Quiero creer que alguien más en el mundo está escribiendo en un blog (si es que siguen existiendo esos bichos) tratando de preocupar a sus pares musulmanes, y por qué no a los vecinos de Alemania. No digo que mañana se vaya a armar una tercera guerra mundial en la que Alemania se alíe con Japón. No. Pero quizás con Corea del Norte! ja! qué chiste, no? También tienen los ojos achinados! Casualidad 🙂

Bueno, sin más me retiro porque tengo cosas que hacer. Mientras tanto, en Berlín, alguien desempolvó una esvástica de plata y le está sacando brillo con Odex.

elecciones-en-alemania-2538301w640