Refugiados que la Sudan en Israel

Este post no te va a gustar. Como el brócoli.

Vamos a hablar de Israel como país ¿racista?, de los ¿refugiados? Sudaneses deportados. Y de Suar.

Israel nació en 1948 bajo un concepto diferente a los demás países del mundo. Hay quienes dicen que nació “a pesar del holocausto” y otros que dicen que “gracias” (dicho entre comillas y nunca como algo positivo) al holocausto. Nació con la conflictiva pero necesaria definición de ser un Estado para los Judíos. Así nomás. Es como si dijesen que Hungría a partir de ahora es para los… pelirrojos. O que Bolivia es para los diabéticos. O Canadá para los Osos panda.

Hubo una suerte de reparación histórica en la definición de un país para los judíos, que es el único pueblo de la antigüedad que sobrevivió a todo y a todos, y que fue echado de su propia tierra y perseguido y esclavizado por casi todo el planeta a lo largo de la historia. Y bueno, luego de la segunda guerra mundial, se dio el bardo de las potencias que fueron abandonando sus colonias y dejándolas independizarse a manos de quienes allí vivían (fijate la cantidad de países que datan de los finales de la década del 40 y vas a ver). Y simultáneamente se dio a conocer el resultado tremendo del Holocausto. 1+1 sumaron y dio que la ONU votó con un poco de conciencia histórica y otro poco de culpa, la creación de un “Estado para los Judíos”.

Y esto es así. Te guste o no.
Si bien no se te obliga a ser judío para vivir acá, el Estado se preocupa por que este país siga respetando esa definición. Eso trae mil problemas de los que hablaremos en otros posts, como por ejemplo: ¿garantiza que sea un estado judío que se cumplan a rajatabla las costumbres de los ultrareligiosos o alcanza con que recordemos nuestra historia con los feriados conmemorativos? Pero dejemos eso.

El punto es que si un buen día la cantidad de no-judíos (árabes, pero no solamente) supera a la cantidad de judíos (sabemos que el promedio de hijos de una familia judía es mucho menor a la de los árabes, así que no es loco pensar que tarde o temprano eso pueda ocurrir), eso traerá acarreada una minoría judía no solamente en las calles sino también, logicamente, en el congreso. Y las leyes que se voten, lógicamente, ya no tendrán su componente de reparación histórica ni memoria activa ni nada. Cada grupo votará para lo que le convenga. Así funciona en todo el mundo.

Entonces existe la posibilidad de que se anule como feriado obligatorio el Día del Perdón y se establezca el Día del Corán o el de la Bandera de Sudán.

Oh, tocaste un tema jodido. Cagaste, Josi. Te metiste con los refugiados.

Es que, claro… se lee tanta propaganda humanitaria que uno no tiene más opción que reflexionar. Uno se pregunta “¿estamos siendo un país hijo de puta? ¿le debemos a todo el mundo muchos favores por habernos permitido establecer un Estado Judío en 1948?”

Y la respuesta es que no. Es cierto que muchos judíos escaparon de Europa ANTES (mucho antes!) de la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos mis abuelos. Allá por 1920. Y llegaron a Sudamérica. Toda esa gente fue aceptada en Argentina, no porque el país del sur se caracterice por su esencia humanitaria. Preguntale a los aborígenes del sur del país. Lo hicieron porque al país le servía. Aceptaron gente que venía en su mayoría con profesiones y que fueron un pilar en la comunidad de ese momento y hoy en día… bueno… miralo a Suar! (eso fue un chiste :P).

Y ahora llegan a Israel (y te pido que mires un mapa) gente de Sudán, de Eritrea gente que escapa de tremendas situaciones de conflicto en sus países de origen. Son decenas de miles que llegaron desde 2005 de manera ilegal, filtrándose a través de Egipto en un largo peregrinar. ¿Por qué Israel y no quedarse en Egipto o en otro paíse vecino? Bueno, nadie es tan tonto. O quizás Israel sí lo es. Y ahora Israel está a punto de deportarlos con una compensación económica, después de haberlos acogido por muchos años y muchas discusiones.

Los que condenan la deportación dicen muchas cosas: que cómo puede ser que Israel, un país que gozó de la benevolencia de tantos países que acogieron a sus antepasados perseguidos, ahora le da la espalda a quien está siendo perseguido en sus países de origen.

En esa afirmación tendría muchas cosas para refutar. ¿cuánto ayudaron a los judíos en la segunda guerra? ¿están seguros de lo que dicen?

Después, tenemos el tema de que son perseguidos en sus países. No he visto entre toda la propaganda que hacen, ni un solo link, ni un solo artículo mostrando la veracidad de dicha afirmación. Si lo hay, sepan ustedes, ávidos defensores de los Sudaneses y Etritreos, están fallando en la campaña. Tienen que ser más convincentes. Más serios. A los que no nos interiorizamos TANTO nos queda la duda si simplemente escapan de un país en el que se pasa hambre o que hay una guerra interna, que muy diferente es de quien escapa siendo perseguido político en forma personal.

Una cosa es que te mudes de Pompeya porque es un barrio inseguro y otra cosa es porque te amenazaron los de la villa de la Perito Moreno, que si no te vas, te matan a toda tu familia. Seamos serios. No pintemos las cosas de un color que QUIZAS no lo tiene. A mí, apriori, me cuesta creer que los 30 mil sean perseguidos políticos.

Avancemos un poco más. Los países del mundo tienen ciertos requisitos para darte la ciudadanía. Yo intenté en Inglaterra y en Australia. Se me cagaron de risa. Israel también tiene los suyos. Por ejemplo: tenés que tener una abuela judía. Esta gente no la tiene. Entonces viven en Israel en un status indefinido, sin ciudadanía, y créeme que para status indefinido ya tenemos bastante kilombo en este país con los Palestinos. Al no tener ciudadanía, darles empleo legal… no es del todo legal. Y ahí se empieza a complicar. Porque todos necesitan llevarse un pedazo de pan a la boca, y si no podés laburar legalmente… algo tenés que hacer. Y de esa frase nada bueno sale. Desde un obrero que se cae de un andamio y no tiene ningún derecho de nada a que lo atiendan o resarzan, y de ahí para abajo. Y las consecuencias laborales de la inserción de 30 mil Sudaneses y Eritreos (y seguirán sumándose, que no te quepa duda alguna) implica que habrá gente dispuesta a laburar por dos mangos, y el que hoy tiene ese puesto por 4 mangos, se va a quedar sin laburo. Te guste o no, eso pasa.

Los países del mundo moderno aceptan refugiados. Pero no sin límite ni control. O no por tiempo indefinido. Ayudan, pero no absorben descontroladamente. Decíselo a los que huyendo de la crisis de 2001 en Argentina quisieron irse a vivir -ni más ni menos- a EEUU.

Israel es un país racista. Sí. Pero sin ponerse colorado. Israel nació por definición con una frase sectaria que determina que es para los judíos (aunque no sea una raza, pero no hay palabra que lo defina). Y aceptar sin más que un “bienvenidos” a cualquiera que tenga problemas en su país de origen, no solo es algo que ningún país del mundo hace tan libremente, sino que atenta contra la esencia que define a este país, que por primera vez en su vida, se está pudiendo mantener 70 años seguidos sin que nadie lo invada y lo eche de su tierra. Y yo quiero que eso siga así.

Entonces, antes de preguntarme qué opinión tengo, creo que vos solo al leer este largo post (si es que llegaste hasta acá) deberás estar bastante confundido y tu posición ya no es ni blanca ni negra.Es complicado porque la moral tira. Si ves gente que se muere de hambre, podés ayudarlos. Pero siempre se puede ayudar más. Y más. Y más. Pero no vas a donar todo tu sueldo, ¿no? Porque todo tiene un límite. Los países especialmente.

Te escucho.

1075995292

Anuncios

Cortale una gamba, por ejemplo

El mundo, hoy por hoy, es una pequeña ciudad. Si en Puerto Rico sale “Despacito”, en todo el mundo sale “despacito” y es un hit. Hace años atrás, mientras Fonsi era un pichi boricua, en Buenos Aires Palo Pandolfo pegaba un hit con Playas Oscuras. Hoy no, se globalizó todo.

Y no solo en música sino en fútbol, política y en programas de TV. Pero. Siempre hay un pero.

El mundo evolucionó mucho en los últimos siglos. Por ejemplo: los católicos ya desde el año 1600 que dejaron de crucificar gente por no adherir a su religión. Un lindo detalle de su parte, no? Los Alemanes hace como 70 años que no empiezan ninguna Guerra Mundial. Sí, ya sé que es poco y no bajamos la guardia. Pero es algo. En Estados Unidos dejaron de comprar y vender negros gente de color para usarlos de esclavos. Y más: la pena de muerte fue abolida en prácticamente todo el mundo. Pero claro… fue un proceso. Hace milenios atrás, venía un tipo con un hacha y te la partía en la cabeza para sacarte algo que tenías y él quería. Desde un coco hasta tu caballo. Y como todo se iba lentamente al carajo, empezaron (creo que los Romanos) a crear leyes que pongan un poco de freno a semejante kilombo. Al principio colgaban a gente en las plazas o les daban azotes con un látigo de cuero para ejemplificar a los demás y que “ni se les ocurra” hacer lo mismo. Lentamente el ejemplo fue cundiendo y las masas se fueron civilizando. Entonces, de a poco, empezaron a decir “che, cortala con la horca, ya somos grandes!”.

Y festejemos que la gran parte del mundo evolucionó y así como escuchan “Despacito”, también respetan que si vos tenés una casa o un auto, no te lo vienen a sacar así nomás (no tanto se cumple con las mujeres, como en el caso de Maxi Lopez e Icardi, pero bueno… eso todavía no se reglamentó).

Pero. No todo el mundo va al mismo ritmo. Así como en algunos países hay autos eléctricos mientras que en otros se respira cáncer en las calles centrales de las ciudades, en algunas partes del mundo todavía tenemos bárbaros dando vueltas por las calles. Tenemos gente que por tener otra nacionalidad, religión, o ancestros diferentes a los nuestros, se levanta una mañana, se pone una campera, va a la puerta de un shopping y así como así saca un cuchillo y se lo clava en el corazón al pobre tipo que labura chequeando los bolsos de la gente en la puerta para que, justamente, no entren con un cuchillo. Y el tipo sale corriendo.

En general, lo que ocurre, al tener un país en el que todos pasan entrenamiento militar, es que algún valiente lo corre, o alguien le pega un tiro en la cabeza, para evitar que pueda seguir matando, o incluso la posibilidad que tenga un explosivo. Pero claro… el mundo civilizado se escandaliza. Nadie es Dios para sacar la vida a otro semejante sin juicio previo! ¡Escándalo! Claro, el mismo kía sí fue Dios para sacarle la vida al pobre guardia del Shopping, pero él cuenta con que nosotros, los seres civilizados, no somos tan mierda como él, y le vamos a dar un juicio justo, si es que alguien no lo mata en el acto. Y eso ocurre. Gente que ha perpetrado atentados ha sobrevivido al intento, seguramente ha pasado un lindo interrogatorio para tratar de desmantelar su célula terrorista, pero finalmente salió, y volvió a atentar. Ha ocurrido, lamentablemente. Esa gente no entra a cadena perpetua. O si lo hace, terminan siendo botín de guerra cuando logran hacerse de un soldado israelí y lo cambian por 500 presos y salen libres.

¿Ustedes están leyendo lo que escribo? ¿Se dan cuenta de lo diferente que es el mundo en el que vivimos por estos lados y el que ustedes disfrutan día a día?

Sí, ya se que en Corrientes y Paraná te pueden meter un balazo si no le das un peso con cincuenta a un cabeza. Lo sé. Y eso es lo que me dispara (valga la alegoría) a escribir estas lineas. Que no todo es igual en todo el mundo. Y no hay soluciones que funcionan en todos lados.

El mundo se globalizó, pero no tanto. Y por lo consiguiente, lo que funciona en Oklahoma, no funciona en Bucarest, y mucho menos en la capital de Angola, como quiera que se llame. Nos escandalizamos cuando pegan latigazos a una mujer. Sí. Es horrible. Nos encanta escandalizarnos. Pero ni vos ni yo vivimos ahí ni fuimos de vacaciones. Y lo escribo pensando que me van a tratar de energúmeno. Claro! es que así funciona el mundo. Hasta eso se puso de moda: hacerse el Ghandi y tratar de energúmeno al otro. Entonces yo te invito a que trabajes de Guardia en un shopping durante un mes. Y que te fijes si no te hiciste pis del miedo. O que viajes en colectivo en Tel Aviv durante dos semanas y me digas que se siente.

Así que, dicho todo esto y entendiendo que mientras el mundo se civilizó, acá todavía nos quedan los musulmanes (que lentamente se están expandiendo a Europa) que aún están lejos de dejar de hacer barbaridades. Así que si su reloj atrasa, nosotros también deberíamos atrasar. Se me ocurre qué efecto podría causar en la sociedad palestina si a los que perpetran actos definidos como Terrorismo (tampoco lo haríamos con un ladrón de autos eh, paremos la mano un poco), les cortamos una mano y una gamba. Ponele la izquierda y la derecha, así queda simétrico respecto de la diagonal. Y lo dejamos libre. que vuelva a su ciudad. Que reciba los 10 mil dólares que Hamás reparte al que tiene la “valentía” de perpetrar un atentado. Que los disfrute si puede. Y que sea una muestra, un ejemplo, para todo aquel que considera ir por el mismo camino. Que todos los pibes de 10 años vean lo que les pasa a los que lo intentan. Que se les llenen las calles de tipos que van saltando en un pie y que no pueden dar un abrazo a sus padres. Que ni 70 virgenes ni paraíso. Que van a ser rengos y no van a poder ser arqueros en la selección. Así de simple. Que no van a poder jugar con el smartphone.

El que a hierro mata, a hierro vive. A ver si nos podemos encontrar dentro de 400 años y ver que se calmaron y también escuchan “Despacito” y que el problema está en… otro lado… no sé… Angola.

 

Alemania, La Tenés Adentro

Yo no estoy obsesionado con Alemania, son ellos los que están obsesionados conmigo. Y tampoco me cruzo con estas noticias en la página del Centro Wisenthal. Lo leí en un diario cualquiera.

Uno se come el chamuyo alemán de que todos se avergüenzan de lo que hizo el nazismo, pero cuando fueron a construir ese estadio en Hamburgo, no me digas que no vieron esa gigantesca svástica de hierro que decidieron dejar enterrada debajo del pasto donde las nuevas generaciones se iban a recrear.

Cuando uno lleva la esencia bien adentro, tarde o temprano se te nota la hilacha.

Un Documental Palestino

Ustedes saben que yo leo muchos blogs pro-palestinos, leo noticias en árabe (gracias a google translate) y sigo a mucha gente que piensa diametralmente opuesto a lo que yo pienso. Pienso que leer gente que afirma lo que yo digo, no me enriquece ni me hace falta. Sin embargo, escuchar cual es la otra campana, desde sus mismas fuentes, leer lo que dice el “josi” del otro lado, es lo que muchas veces me hace reflexionar, muchas veces reafirmar lo que pienso y cada tanto, hasta cambiar de idea

En este caso he visto un documental llamado “Palestinos Go Home“, hecho en Argentina por Adoquín producciones, conducido por Maia Gattás Vargas, quien es descendiente de Palestinos. La película entrevista a muchísima gente. Desde chilenos descendientes de palestinos, a jugadores del equipo chileno “Palestino”, llegando al mismísimo mamarracho de D’Elía argentino.

Buscan retratar el sufrimiento de los palestinos a través del relato, mayormente, de gente que vive en el exterior. Pocas son las fuentes que citan (en realidad, ninguna) para afirmar cosas que no siempre son verdad y en su mayoría son slogans. Esa es la verdad. El documental no es gran cosa. Decepciona que no se abra un debate sino que parezca un discurso de un político antes de las elecciones, que muestra la mitad de las cosas sin querer mostrar la realidad para ser analizada sino tratando de venderte su idea.

Vayamos en concreto a algunos puntos.

Citan a Golda Meir diciendo “The old will die and the young will forget”  y no solo ese dicho se le atribuye a Ben Gurion sino que no es cierta la cita. No la dijo nunca Ben Gurion y hay investigaciones al respecto en internet.

Una señora que vive en Chile cuenta que se fue de Palestina 6 días antes de la creación del Estado de Israel porque el ejercito inglés aliado con el Irgún los bombardeaba. Leyendo un poquito nomás, podrás ver que el Irgún no era más que una organización terrorista israelí que combatía a los ingleses! ¿Cómo van a estar entonces en conjunto bombardeando a los palestinos? ¿Cuánto le podés pifiar a la historia haciendo ensalada?

Al vicepresidente de la Federacion Palestina en Chile le preguntan por qué ir a Sudamérica, tan lejos. Dice que en Chile están las mismas plantas, damasco, sandía y que la gente y todo es tan parecido, que acá “es parte de nuestra tierra”. Pequeño lapsus de confusión sistemática de gente que cree que cualquier pedazo de tierra en el mundo les pertenece. Pero se la dejo pasar porque no soy freudiano.

Otra chilena que viajo y no la dejaron entrar, dice que la interrogó gente que “seguro era del Mossad por como se vestían y por las oficinas que tenían”. Menos seria no puede ser esta gente. El día que alguien pueda saber como se viste alguien del Mossad, vamos a estar en verdaderos problemas.

D’Elía cuenta lo mal que están los palestinos. Los 7 millones de palestinos que, según dice, en el Líbano viven en condiciones infrahumanas. ¿Se preguntó por qué? ¿Acaso Israel impide que alguno de los inmensamente ricos países árabes los ayude a vivir mejor en El Líbano? ¿Alguien pregunta por qué nadie los ayuda ahí?

Hay un señor que dice que en 1947 se quiso repartir el territorio palestino entre los judíos y los árabes. ¡Eso es cierto!. Y dice que los judíos en ese momento eran el 4% de la población nada más. Ni me voy a tomar el trabajo de verificar el número. Supongamos que es cierto. La razón por la que había esa escasa cantidad de judíos en Palestina es justamente por la misma razón por la que llora hoy el pueblo palestino: habían sido expulsado una y mil veces de su propia tierra. Y sí, puede ser que en ese momento eran el 4%. ¿y entonces? ¿en base a eso decidimos como repartirlo? ¿Sólo porque en ese momento los porcentajes te “convienen” a vos? ¿Y por qué no establecemos los porcentajes de 100 años antes? ¿o 200? ¿O los de hoy en día? Es decir… no hay estadística posible y justa para establecer el derecho histórico de ambos pueblos y es por eso que en forma arbitraria tratando de usar el mejor sentido común, La ONU (la misma ONU que hoy en día los palestinos reclaman que se cumplan sus resoluciones) propone la Partición en 1947 dividiendo el territorio en dos. El punto crítico de inflexión en la historia del pueblo palestino. Proponen limites que permitan una vida en paz, separando a ambos pueblos. Pero bueno… la historia que sigue la conocemos y nadie la discute. A tal punto que ni la mencionan: Los países árabes atacan desde todos los frentes a la “mitad” de la partición para evitar que se levante el Estado de Israel, desplazando al pueblo palestino de su lugar geográfico asignado con la promesa de limpiar todo el territorio para ellos. Apostaron al todo o nada. Y perdieron la guerra. Nada. Y ahí quedó toda la baraja desparramada: palestinos bajo el mando de Jordania, de Egipto y del mismísimo Israel recién fundado.

Casi nunca (y menos que menos en este documental) encontrás a un Palestino haciendo la gran autocrítica de que fue un grave e histórico error el no haber aceptado la Partición. Hoy estarían festejando el 70 aniversario del Estado de Palestina.

En cambio, el mejor escenario posible que pueden encontrar hoy en día, de mediar el milagro de tener gobernantes que no inciten el terrorismo y que entiendan de una vez que por la vía militar no van a llegar a ningún lado, es el de reclamar el territorio de 1967, mucho menor al que habrían tenido en 1947.

Lo he dicho una y mil veces. Iba a decir que “ya cansa”. Pero no me voy a cansar nunca. Así como ellos no se cansan de revolear las llaves de las que fueron sus casas en 1947 y a las que sueñan con volver, yo nunca me voy a cansar de tratar de hacer llegar el mensaje al pueblo Palestino (deseando que haya un “josi del otro lado” que me lea): reconocer el error en el volantazo de La Partición es el punto de partida de los palestinos para elegir a quienes los gobiernen con un rumbo determinado y firme de llegar por esa vía a la independencia. El día que dejen de soñar con tener un ejército mejor y más fuerte que elimine a Israel, y de soñar que aunque eso ocurra, EEUU y los demás les permitan usarlo contra Israel, ese día quizás se den cuenta (ya van 70 años de demora!) de que la única forma de llegar, es por las buenas. Es reconociendo ese grave error, y tratando de corregirlo.

Despacito… con Chucrut

Al final van a terminar diciendo “tenías razón, lamentablemente”.  Todos somos buenas personas hasta que las papas queman. Todos somos buenos vecinos hasta que alguien pone su auto en nuestra cochera y ahí le queremos rayar el auto. El animal está ahí adentro y está en nosotros reprimirlo y comportarnos como personas decentes.

En Israel somos todos pacifistas hasta que cae un cohete al lado de casa. Quién no ha dicho alguna vez la frase “hay que matarlos a todos”. Vamos, con una mano en el corazón. Después se nos pasa y volvemos a la normalidad y no matamos a nadie. Pero eso prueba que el animal vive adentro.

Y hablando de adentro, los que LTA son los que piensan que Alemania cambió. Lo único que cambió, en mi humilde opinión, es de camiseta en la selección. Salió un modelo nuevo de Adidas, cuando no.

El 13% de los electores alemanes convirtieron en la tercera fuerza política del congreso a un partido neonazi. Ni me voy a tomar la molestia de estudiar a sus candidatos ni ver quién tenía un abuelo nazi o un papá enfermero de Hitler. No. No hace falta. El hecho está ahí. Para que te des una cuenta de la dimensión, pensemos quién es la tercera fuerza política de Israel: los religiosos. Fijate el poder que tienen. Dirimen cualquier pulseada entre la izquierda y la derecha y sin ellos nadie forma gobierno. Y lo hacen a cambio de concesiones, claro está, que beneficien a sus propios intereses. Y claro! para eso se meten en política. Es mucho más eficiente que cortar una ruta y que los caguen a palos.

Bueno, ahora en alemania, noventipico de diputados xenófobos entraron al congreso. Esta vez, a los judíos no los atacan, porque ya no queda casi ninguno, viste? Entonces el blanco inicial son los musulmanes, los inmigrantes que vienen de otros países a ocupar la mano de obra barata. ¿Qué tiene de malo eso? Y bueno… para un país que empezó una guerra bajo la consigna de que la raza superior necesita más espacio para vivir cómodamente, no hacen falta muchas explicaciones. Para Alemania los inmigrantes son como si te pusiese un jabalí en el comedor de tu casa. ¿Te imaginás tolerando esa situación? Bueno, ellos tampoco.

Quiero creer que alguien más en el mundo está escribiendo en un blog (si es que siguen existiendo esos bichos) tratando de preocupar a sus pares musulmanes, y por qué no a los vecinos de Alemania. No digo que mañana se vaya a armar una tercera guerra mundial en la que Alemania se alíe con Japón. No. Pero quizás con Corea del Norte! ja! qué chiste, no? También tienen los ojos achinados! Casualidad 🙂

Bueno, sin más me retiro porque tengo cosas que hacer. Mientras tanto, en Berlín, alguien desempolvó una esvástica de plata y le está sacando brillo con Odex.

elecciones-en-alemania-2538301w640

Semántica Española Antisemita Oficial

Que te digan “no seas ruso” (o “judío”) como sinónimo de tacaño, así, informalmente por la calle es una cosa.

Que digan en Israel “eso es avodá arabit” (trabajo de árabe) como insinuando que es un trabajo mal hecho es una cosa.

Que te digan “sos un negro de mierda” cuando hacés algo… no sé… de cabeza, es una cosa.

Pero que el diccionario de la Real Academia Española acepte y reconozca como palabra oficial a “judiada” como un acto de maldad o acción que perjudica a alguien, ya es otra cosa.

Hay países que no cambian. Nunca.

PD: gracias a Pat por el dato.

judiada

Alemania Compasiva (con los Nazis)

Otra vez chucrut? Cada vez más seguido? Ustedes pensarán que yo ando googleando a alemania todo el tiempo pero no es así. Esto sale en las tapas de los diarios. Más chico que la presentación del Iphone 8, sí, pero sale.

En la nota dice que un tribunal de Alemania abandonó el juicio a un enfermero nazi que fue responsable de seleccionar a miles de judíos que fueron enviados a la muerte, incluida Ana Frank. El tribunal abandonó el juicio porque dice que en el estado de senilidad y debilidad en el que se encuentra el ex-enfermero nazi no le permite entender el proceso ni defenderse correctamente.

Pregunto yo, señores alemanes: ¿Acaso los prisioneros en los campos de concentración sí estaban en condiciones de entender el proceso de la solución final y acaso de defenderse?

I rest my case. Por ahora.

enfermero nazi