Y un día…perdió Bibi

Las elecciones en Israel determinaron que Netanyahu no sea más el promer ministro de Israel. Aunque al igual que M*nem, podrá decir que las elecciones las ganó él, ya que su partido recogió la friolera inamovible de 33 mandatos una vez más. El que salió segundo, Lapid, llegó nada más que a 17 y el tercero, Naftali Benet, 8.

Y quiso el destino que Netanyahu no pudiese formar gobierno esta vez tampoco. El mandato pasó a Lapid y se dio algo curioso e histórico:

  • Ningún partido religioso entró en la coalición que formó gobierno
  • Un partido árabe es parte de la coalición por primera vez en la historia
  • El que formó gobierno, no va a ser el primer ministro (Lapid) sino que le cedió los primeros dos años a Benet.

¿Por qué pasó esto? Yo digo (nadie me cree) que porque Yair Lapid está más cagado que bebé de 1 mes y ni en pedo quiere ser primer ministro. Entonces logró juntar en una enorme bolsa de gatos a 60 que den voto a la coalición, y para eso negoció hasta los pantalones.

¿Qué es lo que une a los que gobiernan ahora? Diría más bien que lo que los une es nada, sino que están ahí porque

  • No son religiosos
  • No son Likud

Entonces todos adentro: Kajol Laban, Meretz, Avodá, Liberman, Benet, Lapid… Una hermosa orgía política que, en realidad, es una ensalada. Hay quienes dicen (yo) que no duran lo que un pedo en una canasta hasta que el primer diputado se revire (así de frágil es la democracia Israelí) y cumplirá el sueño Yair Lapid de NO SER primer ministro.

Pero quién te dice… quizás se produzca el milagro.

Yo tengo que decir, que a pesar de no soportar a Bibi y no votarlo aunque fuese el único candidato, la costumbre de tenerlo de Primer Ministro durante tantos años (que ni siquiera puedo contar, porque la sensación es que estuvo ahí desde siempre y para siempre) hace que ahora me de un poco de miedito dejarle el país a esos “pibes irresponsables”.

Porque es como invitar a salir a Pampita: si sabés que te va a decir siempre que no, entonces quedás como un campeón no cesando en intentarlo. Pero el día que te acepta, te hacés pipi en los pantalones. En esos mismos pantalones que Yair Lapid entregó para formar gobierno.

¡Suerte les deseo! Porque es nuestro destino el que está en juego.

Guardián de las Murallas (la guerra nuestra de cada verano)

Hablás con cualquier israelí con buena memoria y te dice “en Ramadam siempre hay kilombos!”. Luego de 4 años de silencio relativo, en el que uno suponía que los palestinos estaban finalmente decididos a construir un país en Gaza en vez de túneles para colarse en Israel a matar gente o para esconderse. 4 años en los que uno suponía que toda la plata que reciben -de donde sea- la usaron para construir una infraestructura que les permita mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

Pero no. Nos equivocamos… ¡se equivocaron! una vez más.

Bloqueo o no bloqueo, los palestinos se las ingenian para armarse un nuevo arsenal de 10 mil misiles para disparar a Israel. Les quedaron unos cuantos, pero dispraron una cifra récord de 8 mil cohetes. Y cada vez llegan más lejos y mejor.

Pero vayamos a qué fue esta vez el detonante. Porque mañana puede ser un caramelo o cualquier excusa. Pero esta vez fueron los dos barrios de Jerusalem del Este que la justicia determinó que los palestinos los deben desocupar porque hay gente que tiene pruebas por escrito de su posesión… o algo así. Olvidate. La misma justicia que muchísimas veces da orden de desalojar judíos en cisjordania que levantan colonias ilegales y demás. No te vayas a creer que es una justicia comprada como en países bananeros. Pero ¿sabés qué? Olvidate. Si Hamás quiere armar kilombo, a veces le basta con que Ariel Sharón pise la explanada de las mesquitas. Así que con eso te das una idea.

Miles de cohetes por todos lados. A mí esta vez me tocó un poquín más que otras veces y escuché explotar cohetes sobre mi cabeza en Ramat Gan. Imaginate si Ramat Gan fuese Berlín o Sevilla o San Petesburgo. Es fácil para todos criticar desde afuera.

Israel tiene un sistema de defensa genial y eso impidió centenas de muertos. Porque Hamás tira a matar civiles. Nunca cayó un cohete en ninguna base militar. Tiran a matar. En cambio el Ejército Israelí, que es lo mejor que les puso pasar a los palestinos, sobrevuelvan un edificio de comunicaciones en Gaza y tiran bombas de estruendo y de humo en el techo (ver foto) para avisarles que van a volarlo por los aires en una hora o dos. Y le dan tiempo a todos a escapar. Dame un día el mando del ejército a mí y no queda títere con cabeza. Pero bueno.. así es israel.

Qué quieren que les diga? más de lo mismo. Les destruimos infraestructura que les costó 4 años construir. Una ciudad subterránea de túneles para esconderse, atacar, acumular cohetes que Dios sabe de dónde traen los materiales para construirlos.

Y ahora a aguantar hasta la próxima. Porque esto no va a terminar nunca hasta que los 2 millones de palestinos se pudran y se levanten contra Hamás, o que entren las potencias del mundo (al estilo Afganistan e Irak) a deponer a los terroristas dle gobierno de Gaza y así arrancar de cero.

Así como lo canto en Ramallah, la canción de mi disco, la enorme mayoría en Gaza quiere que los dejen tocar la guitarerita y vivir en paz. Los 100 mil terroristas no los dejan y los tienen en la miseria, haciéndoles creer que hay un enemigo externo, cuando la verdad es que el enemigo lo tienen delante de sus narices.

Free Palestine from Hamás.

Ese es mí único lema, y lo único que voy a decir en cada discusión que se arme. Porque todo lo demás, ya lo escuchamos.

PD: y mientras tanto, se supone que Yair Lapid está armando coalición para convertirse en Primer Ministro, y durante los 11 días que duró este conflicto, no apareció JAMAS a decir ni mu. Creo yo que agradeciendo no estar todavía en el mando y esperando estarlo por el tiempo minimo suficiente para que no le toque otro veranito así. Un pelotudo con corbata. Y cuando termina todo, sale a decir que el gobierno de Bibi fracasó. Un don nadie. Y eso explica por qué Bibi gana siempre. Porque juega solo.

Elecciones Marzo 2021 – Aprendamos de Madonna

(ahora en el título hay que poner el mes porque no es seguro que no vaya a haber dos elecciones 2021!)

¿Qué es lo que la política israelí -o mejor dicho la oposición- debería aprender de Madonna?

Acuerdensé de 1985. Para ser cantante femenina había que ser una gran cantante. Y de repente irrumpe Madonna, que lo que sabe hacer es provocar con semi-desnudos y aprendió a bailar y cantaba con voz de pito. Eso prendió. Hoy en día las cantantes tienen que ser lindas y andar en pelotas. Si saben cantar o no… después lo vemos. Pero eso funciona y las cantantes lo aprendieron. Te guste o no, funciona así.

La oposición a Netanyahu (ya no se los puede llamar izquierda, porque ahí hay de todo a esta altura) no entendió el juego y por eso le va como le va. En vez de juntarse y tener un piso de votantes fijo, fuerte, estable como el del Likud – que sin importar cuántos abandonen el partido e inventen uno nuevo para las elecciones de turno siempre tiene arriba de 30 mandatos- hacen lo mismo de siempre: armar partidos que aparecen y desaparecen como si nada. Lo que en posts anteriores sobre elecciones israelíes llamé “piantavotos”.

La lista hacia atrás es larga: Livni, Kahlon, Itzik Mordechai, Tomy Lapid, Mofaz…¿dónde está toda esa gente? Hacían grandes discursos de querer salvar al país y hoy ni sabemos a qué se dedican, apenas unos años después. ¡Señores! ¡yo mismo le estoy dando más chances a mi habilidad de hacer música que ellos a su vocación política! ¿Cómo puede ser que la gente no se sienta pelotuda votando a un tipo que a los 2 meses se borra? ¿Cómo puede ser que un nabo arma un partido dos meses antes de las elecciones y recibe 7 mandatos? ¿Cómo puede ser que tanta gente le crea a un tipo que en dos meses pensó en todo lo que hay que hacer para gobernar un país? A mí solo me lleva más tiempo decidir qué televisor comprar!

Hace algunas elecciones atrás, el laborismo tuvo 24 mandatos. Hoy 7. En las elecciones de ayer, Yair Lapid sacó 17 mandatos. Sumale los 7 del laborismo. ¡24! Somos los mismos nabos de siempre votando al partido de moda! Los únicos que ganan acá son los diseñadores gráficos haciendo logos de partidos nuevos que a los dos años les encargan otro más de otro color.

Un año entero de “protestas” en los puentes de todo el país agitando banderas negras, consignas de Netanyahu corrupto, andate y demás. El resultado de las elecciones: exactamente el mismo. Se va Guidon Saar del Likud y uno espera que le robe votos a Bibi. Saca 7 mandatos y Bibi sigue en sus 33 de mano. Eso quiere decir que los que votan a Saar no son más que los mismos nabos que votamos a la oposición las elecciones anteriores (a Gantz, por ejemplo, que pasó de 42 a 7!) y que ahora probamos con este gil a ver si es diferente al otro.

Acá va a haber Netaniahu hasta que se muera, tal y como lo predije (sin ser un gran visionario) en un post de 2013 acá en este blog, a no ser que todos los partidos de la oposición vayan juntos de una puta vez. No entiendo cómo no se dan cuenta. No entiendo cómo Lapid, Mijaeli del laborismo, Meretz, Gantz, Liberman y hasta el mismo Guidon Saar, no se sentaron a unir fuerzas y llegar a 46 mandatos, que sumados a los partidos árabes, y quizás logrando entusiasmar al 48% (!!!!!) de la población que no votó, a mover el culo hasta la urna porque “ésta vez sí hay chances reales de ganar”.

Lo que realmente tiene que pasar es que cambie el sistema de elecciones en Israel y que no se pueda voltear un gobierno y forzar elecciones con tanta facilidad. Pero de eso no tengo ni fuerzas de hablar.

La gente ya no vota porque sabe de antemano el resultado. Ya ni se molestan en publicar encuestas. Si yo voté es solo para equilibrar la balanza de religiosos y laicos. Porque así como el Likud de Bibi, los religiosos también entendieron, como Madonna, que para ganar hay que patear al arco. Y la oposición de lo único que se ocupa es de hacer camisetas lindas.

Nos vemos en Septiembre con elecciones de nuevo.

Ramallah – La canción

No sé cuán conectados estamos en las redes sociales pero tengo que cumplir en comentarles que estoy a días de dar a conocer mi primer disco solista. Sí sí, de música. Se va a llamar “Maipú” y su primer corte ya fue dado a conocer, con video incluido, y se llama “Ramallah”.

Los comentarios que he recibido al respecto varían entre:

“¿quién escribió la letra, Abu Mazen”?

“¿Por qué no te vas a vivir ahí, así te reciben como un héroe?”

“Hacés incitación a la violencia para ambos lados, es un escándalo”

“No se puede creer cuantas mentiras decís”

“En Ramallah sí hay un shopping!”

Bueno, lejos de contestar los comentarios, es evidente que algunos no se tomaron la molestia de entender bien la letra (que no es nada difícil) o de ver que un shopping es una metáfora de algo más que les falta.

La idea fue escribir una canción cantada en primera persona desde la voz de un palestino que quiere vivir su vida en paz y no lo dejan, pero en vez de centrar su crítica en el clásico “ejército opresor sionista”, lo hace sobre aquellos que lo gobiernan, manipulan, oprimen y obligan desde su propio pueblo.

Ahí tienen: les expliqué la canción sin costo alguno, por si no fui lo suficientemente claro.

Espero que la disfruten y ojalá llegue a los oídos de quien tiene que llegar.

Paz en Medio Oriente

Israel acaba de firmar la paz con los Emiratos Arabes Unidos (un conjunto de 7 estados-países que se constituyó como país a principios de los 70 y están cagados en guita, como se dice en porteño) y con Bahreim (del que poco sabemos, además de que son un país árabe.

El hecho es histórico. Claro que no es de la magnitud de Egipto o Jordania, con los que Israel tuvo encarnizadas guerras en el pasado y logró firmar la paz. Pero nadie va a desmerecer estos dos acuerdos de paz. Sería tan tonto como decir que el mundial del 86 vale más que el del 78 porque en México no compramos ningún partido. Bueno… quizás en ese caso aplique. No importa. Dejemos el fútbol de lado.

PAZ en Medio Oriente. Es como el descenso de Boca: lo esperan todos pero no llega. Y cuando asoma, los palestinos, aquellos que podrían ser los más beneficiados con la llegada de la Paz, lo celebran lanzando una lluvia de misiles a Israel.Oajlá fuese más creyente para esperar que Dios, el dios de ellos, el nuestro o el que sea… les dé su merecido.

Dijimos que ibamos a dejar el fútbol de lado.

Según dijo Trump, unos 6 o 7 países árabes más van a firmar la paz con Israel. Es un logro que yo celebro enormemente. Me importa un carajo que sean Trump y Netaniahu los que lo hacen. Eso le enseña a todos que no hay que ser fanático de un lado u otro. Si Riquelme hubiese hecho un gol en la final del mundial lo habría gritado y le habría levantado un monolito a pesar de ser un forro. Y dale con el fútbol!

Lo importante es que se haga. Y lentamente está pasando. Uno hace lo que hay que hacer. Conozco gente que si no lo hace perfecto, prefiere no hacerlo. Y no. No es así. Hay que hacerlo y después mejorarlo. Porque si no, te quedás en el lugar y no hacés nada.

Salimos del Líbano. Salimos de Gaza. Discutilo de hoy hasta mañana, pero en el norte no lamentamos más muertes de pibes de 20 años y en el sur el mundo está entendiendo que los palestinos no son los pobrecitos que dicen sino que son un atajo de hijos de puta violentos. Pero nosotros no vamos a caer en el offside. Porque como decía Menotti: para entrar en una jugada, hay que saber salir. Y estamos saliendo.

El judío que salta

Yo soy una persona sensible al antisemitismo. He sufrido en mi vida bastantes ataques antisemitas en forma personal y directa. He renunciado a mi trabajo de 8 años un buen día a las 10 de la mañana (y me fui a mi casa en el acto) porque me pintaron una esvástica en la pantalla de mi computadora con liquid paper. Me han tirado piedras por ser judío. Etc. Ser judío en Argentina es toda una aventura. Pero hay una sensibilidad extrema en la comunidad judía que a veces juega en contra y nos estigmatiza como “sensibles por demás” (por no decir “al pedo”).

Idiosincrasia:

Modo de ser que es característico de una persona o cosa y la distingue de las demás.
Cada grupo de gente, obviamente con las sanas y necesarias excepciones, tiene una forma de ser característica. Es la mayoría. Es algo que viene de lejos.
El hincha de Chacarita es violento. ¿Todos? Claro que no. ¿Muchos?… y… sí. O al menos los que se hacen notar mucho. Y el tipo común que lee el diario no va a ir a hacer un censo a la tribuna para ver si es científicamente cierto que “la mayoría de los hinchas de Chaca son violentos”. Cae en una generalización en la que pagan justos por pecadores.
Más: todos los nazis son malos. ¿Es cierto? ¿No habrá habido un ministro de agricultura nazi que nada tuvo que ver con las aberraciones del Tercer Reich y fue un buen tipo? Puede ser. No podés negarlo. Pero se instaló, con razón, la frase de que un nazi es un hijo de puta. Y así podemos seguir.
La idiosincrasia de los pueblos, grupos, equipos, conjuntos de gente, existe. Para algo inventaron la palabra idiosincrasia, no? Es injusta porque no contempla las excepciones. Y si vos sos una excepción, te va a joder. Pero tenés que ser amplio y aceptar que la idiosincrasia, existe.
A los judíos les gusta la guita. Y sí. No podemos decir que no. Hay excepciones. Hasta yo te diría que soy una de ellas. Soy uno de los pelotudos que tiene ahorros en un plazo fijo. Imaginate que no me da ni la gana de levantar un teléfono para interesarme por un programa de inversión que dé más intereses. Me importa poco y ahí está, haciendo reír al banquero que se refriega las manos usando mi plata para que el banco gane millones(?). Pero sí… a los judíos les gusta la plata. Cuando vivía en Argentina escuchaba todo el tiempo decir cosas como “no seas judío” (por tacaño) o similares. Y me enfurecía. Pero cuando me vine a vivir acá, me di cuenta de la gran diferencia que hay entre el argentino medio y el israelí medio: acá todos te preguntan cuánto pagaste por todo. Acá todos los mediopelo están siempre pensando en cómo invertir un poco más, o cómo evitar tener que pagar tal o cual impuesto si haciendo tal o cual trámite se lo puede ahorrar. Los negocios se promocionan siempre como “el más barato de la ciudad” y no como “el mejor”. Es así y negarlo sería mentirse. Al israelí, la plata lo ocupa mucho. Y quizás es por eso que el país dio pasos agigantados y en 70 años hizo lo que otros no lograron en cientos de años.
En Argentina, cada vez que se usa la palabra “judío”, todos levantan las antenas. A ver qué dijo? Cuando Celeste Carballo sacó el tema Seré Judía, la acusaron de antisemita. ¡Qué boludez! Ni siquiera se tomaron la molestia de entender la letra! Si alguien dice que Hitler es capo, es antisemita. ¡No es necesariamente cierto! El plan de exterminio de los judíos por parte de mis queridos alemanes fue solo una parte de su loca locura de creerse superiores. Pero no fue su odio a los judíos los que los hizo creerse una raza superior. No nos creamos tan importantes!Ser nazi es ser nazi. Implica un montón de cosas. Es como ser de Boca. Quiere decir un montón de cosas, pero no necesariamente que apoyaste al Panadero cuando tiró gas pimienta.
Acá en Israel, ¿acaso vos no hablás de los rusos diciendo que son tal o cual cosa? ¿No los llamaste alguna vez “congelados”? Y me imagino que te imaginarás que hay más de una rusa fogosa que de congelada no tiene nada. Generalizás porque en general, el ruso es seco, frío y no se ríe mucho si no lo surtís con un litro de vodka. Pero hay rusos que te cagás de risa. Seguro que vos también conocés alguno. ¿entonces? Hablás de los mizrajíes. Hablás de los chinos (los del super, los que fabrican todo que es una mierda y que no les importa nada)(y te puedo dar ejemplos de cosas de extremada calidad que se fabrican en China!)
Decime con una mano en el corazón… en medio de la pandemia del Coronavirus, y aunque no lo hayas hecho, ¿podrías haber dicho la siguiente frase?
“Los chinos ahora con el coronavirus, ponen a trabajar a todos los presos y a los chicos para fabricar barbijos y se llenan de plata”.
Cuestión… todo esto surgió así a borbotones porque un profesor en la universidad en Córdoba salió a decir en una clase, entre otras cosas, que los judíos en Alemania la pasaban muy bien, y mientras todos se hundían en la hiperinflación, seguían llenándose de plata, y que la envidia nazi hizo que los quieran exterminar, y que querían dominar al mundo, y que no hay judíos pobres y que “andá a sacarle un peso a un judío”.
Yo, la verdad, no me sentí ofendido. Y eso que me ofendo fácil con esas cosas eh! Pero no creo que haya algo antisemita. Hay sí una linda envidia. Decir que los nazis mataron 6 millones porque les iba bien? Mamita! nos debía haber ido muy pero muy bien para generar tal envidia! Ese profesor tiene resentimiento porque conoce una bocha de judíos con plata y él seguramente no la tiene. Así como algunos le tienen bronca a Messi porque gana mil torneos, pero el único que querías que gane, el Mundial, no lo  ganó. Entonces le embarrás la cancha y empezás a decir pelotudeces; que no canta el himno, que es pecho frío, etc… Pero seamos más inteligentes y usemos la cabeza para entender, que lo que el tipo tiene no es un odio real sino una frustración propia que es su peor defecto! Que en lugar de intentar copiar lo que los judíos hacen, elige criticarlos porque no se cree capaz de seguirles el ritmo.
Si yo fuese profesor, en la universidad, y me tocase explicar la caída de Saddam, ¿cómo explicaría que EEUU, que no tiene límite con Irak, invadió el país y derrocó al presidente, y lo colgó, sin decir que EEUU es un país que se erigió en el dueño de la justicia en el mundo, y encolumnó detrás suyo a las grandes potencias, y que el que no lo sigue, cagó fuego? Habrá que decirlo y eso no me convierte en un antiyankies. Porque es cierto. A alguien le podrá gustar, a otro le parecerá injusto e imperdonable. Pero es la idiosincrasia yankie.
Yo no voy a permitir jamás que nadie se levante contra el pueblo judío y quien lo haga será objetivo de todo mi odio y me enrolaré para destruirlo antes de que me pueda tirar siquiera del pelo. Pero no voy a hacer un escándalo por cada frase que dijo un pelotudo, por más que sea un profesor de la universidad en córdoba.
Nosotros también estigmatizamos. No podés ser más papista que el papa. Todos decimos pequeñas barbaridades. Y aceptemos que los judíos saltamos como leche hervida. Yo he saltado en mi vida. Incluso en este blog. Pero ahora estoy del lado que mira con una sonrisa y dice “ladran, sancho!”.
Todos tenemos una idiosincrasia. ¿Cuál es la tuya?

Alemania 2020

Ayer leía que Angela Merkel cuestionaba la decisión de algunos países de “encerrar” a los mayores de 70 años en sus casas para protegerlos de la Pandemia del Coronavirus. Dice la premier teutona que es “inaceptable desde el punto de vista ético y moral”.

Claro… cuando uno piensa en los viejitos alemanes pobrecitos y ….. ¡un momento! de repente me los imaginé a esos viejitos peinándose el bigotito y dije “la concha de tu hermana, Merkel, si es que tenés hermana! ¿Acaso los viejitos alemanes no fueron lo mas inaceptable desde cualquier punto de vista ético y moral habido y por haber en la historia de la humanidad?”. Y lo posteé en fb. Con un poco de cinismo y chicana. Ustedes ya me conocen.

Pero vino Fabián, un amigo de la secundaria que no se rateaba en Matemáticas con la Mamone y sacó cuentas: en 1945, cuando terminó la WWII, suponete que el más joven de los oficiales nazis tenía… 23 añitos. Un mocoso. Desde 1945 hasta hoy pasaron ni más ni menos que 75 años. Ese joven ario, rubio y esbelto, hoy tiene 98 años, si es que los tiene. Y los altos mandos nazis, que seguramente tenían unos años más, casi seguro están todos mirando crecer las margaritas desde abajo.

OK. Es cierto. Pero ahora barajamos y damos de nuevo.

Malvinas? Perdimos la guerra. ¿Eso supone que todos los que defendieron la causa e insisten con la legitimación del reclamo argentino, cambiaron de idea por haber perdido la guerra de un día para el otro a fines de junio de 1982? Que la guerra haya sido una aventura insana de un gobierno de facto de locos con revólver, ¿hace que la gente deje de pensar lo que pensaba? No. La gente sigue llamando a las Malvinas por su nombre en castellano y sigue reclamando que son argentinas.

Volvamos a Berlín. La guerra la perdió Alemania, sí. Gracias a Dios y a unos cuantos tanques y aviones aliados y otros tantos rusos. Sin embargo eso no implica que el partido nazi fue completamente asesinado, o que los sobrevivientes fueron sometidos a una lobotomía y ahora comen knishes y bailan rikudim (NdelE: bailes tradicionales judíos). No. Significa que se afeitaron el bigotito, quemaron los volantes de propaganda y los brazaletes para que los aliados no los hagan percha, y volvieron a sus casa a refunfuñar noche tras noche en la cena, con cara de odio, mientras veían que el mundo les refregaba su victoria en la cara. Así como loos bosteros siguen mascullando bronca por Madrid. Y no… eso no se pasa de un día para el otro. Preguntales. Ahí está! ¡preguntales! ¿qué te van a decir? ¡ganamos la superliga, papá! ¡todo volvió a la normalidad! Las pelotas. Todos saben que nunca se vuelve a la normalidad… Hasta que reviertas esa situación, vas a estar frustrado y farfullando bronca.

Los alemanes de 23 añitos se casaron, tuvieron hijos y los criaron durante las décadas de los 50 y 60. Y cada vez que en el noticiero conmemoraban el holocausto y Alemania tenía que comerse los mocos en un acto en el que agachaban la cabeza, los ex bigote daban un puñetazo en la mesa y decía algo como “indifrunde guishegen puten morten chonchensumadren!” Y Hans y Jurgen (dos pibes que la rompían con la redonda) se asustaban mientras comían sus cereales con fibras hasta que un día preguntaron por qué papá se enoja tanto con los judíos. Y el resto ya lo entendiste.

Porque así como ser de un cuadro de fútbol se hereda, así como ser radical o peronacho se hereda, o también ser judío, mis amigos, ser de una determinada ideología, y mucho más cuando esa ideología es la creencia en una supremacía racial, no se borra con una derrota en el campo de batalla. No se borra la mancha de un descenso ni siquiera… con Madrid.

Y ahí tenemos a Alemania, como habrán podido leer en mis posts anteriores sobre el tema (tienen en el costado de esta página el link a la etiqueta “Alemania” para poder leer los posts sin buscar demasiado). Un país que se esfuerza en convencer al mundo que está profundamente arrepentido de lo que hizo. Sí… seguramente hay unos cuantos miles o decenas de miles que se arrepienten. También hay quienes no les importa el tema Malvinas. También hay quien dijo “me chupa un huevo el fútbol, basta para mí”. Pero no son tantos si es que dejaron pasar todos esos “deslices” en los que muestran la hilacha y tratan de maquillar, de disimular, de no mostrar tanto lo que pasó. Se les nota. Y muy seguido. No hay arrepentimiento. Y también hay continuidad silenciosa del legado nazi.

No es casualidad que existan los partidos neo-nazis. Siempre aparece uno que se anima a levantar la cabeza por encima de la mugre. Y no solo no hay que olvidar, sino que hay que ser el doble de exigente con Alemania. Es como cuando eras chico y te decían “vos estás en capilla”. Al de al lado tuyo no le decían nada si tiraba pochoclo por el aire, pero a vos…guay si te portabas mal… porque ya habías hecho una gran cagada antes.

Esto es lo mismo. Alemania se mandó un par de veces en la historia una gran cagada. Perdió las dos veces. Pero rendir no se rinde. Porque las derrotas no matan los ideales sino la puesta en práctica de los mismos.

Así que… Alemania… I am fucking watching you. Y también me estoy encargando en casa, cada noche que en el noticiero hablan de vos, de dar un puñetazo en la mesa y decir en voz alta “nazis hijos de puta!” esperando que mis hijos vayan aprendiendo de qué va la cosa. Porque así se educa en cada casa. No solamente en la tuya, Alemania.

merkel

Peronismo es Antisemitismo

De chiquito me decían “un judío no puede votar al peronismo”. ¿Viste esas frases que te dicen y tomás como LEY hasta que sos grande y podés cuestionarlas y ver si son ciertas? O hasta que un pariente cercano vota a un peronista y vos decís ¿WHAAAAT?

No voy a hacer un racconto de las interminables manifestaciones antijudías del peronismo desde el Oro Nazi y Perón/Evita hasta acá. Googleen. Solo voy a decir algo sobre esta semanita, más o menos.

¿De qué te quejás? dirán ustedes. Alberto Fernandez, apenas asume como presidente, el primer viaje que hace es a Israel. Bueh… Hubiese sido mejor que no venga. Anotá.

Vos ves la foto de los 50 líderes del mundo mundial, todos vestidos de impecable negro, y el único pelotudo que va de gris, es Fernández. Yo entiendo que en los sesenta y pico de años que tiene, no encontró un semestre para ir a ILVEM a aprender inglés. Lo entiendo. Te lo juro. Pero seguro su novia, que es mas jovencita, o Axel el banana, algo de inglés saben. Y si vos pensás que fue casualidad que todos los líderes del mundo hayan decidido vestir de negro, y que se lo atribuyo a la falta de tacto, te equivocás. Esas cosas tienen un protocolo y para evitar papelones, se les manda el famoso “elegante sport”. Es decir: les dicen a los que asisten, el código de vestimenta del evento que todo el mundo va a estar mirando. Y albertítere lo ignoró. En una clara demostración de “me cago en tu evento de negro”.

La novia pone una foto en su instagram de ella, Alberte, Axel y uno más, comentando que asisten a la conmemoración del Día del Holocausto. En la foto están los 4 cagándose de risa. Si le cambiás el texto y ponés “La estamos pasando de primera en Disney”, queda bárbaro.

Y rematemos en la charla uno a uno que tiene el boludazo de Fernandez con el Primer Ministro israelí, Netanyahu. Empieza a decir lo unidos que están los judíos a los argentinos, por haber tenido tragedias similares (comparando a la dictadura con el nazismo) y se manda la frase del año: “todos somos argentinos y a los judíos lo asimilamos perfectamente como lo que son: argentinos”. Decime… si son argentinos… ¿por qué tenés que asimilarlos? ¿asimilaste también a los hinchas de All Boys? ¿a los carniceros? Por qué habría de nombrarse semejante cosa si los judíos nacieron en argentina igual que vos, pedazo de bruto.

Y mirá que te estoy haciendo precio y seguro más de la mitad ya dejó de leer y recién ahora te traigo a colación el “chiste” que hizo en su momento Cristina en un centro médico dental, frente a las cámaras (esta en Youtube, buscalo) junto con Axel, al inspeccionar una máquina alemana que fabrica prótesis dentales, diciendo “y sí, funciona muy bien… ¡son alemanes! ¡experimentaron con unos cuantos!” y lo dice CAGANDOSE DE RISA! Eso sería equivalente a que… no sé… si Messi mete un penal, un comentarista diga “Messi apuntó al medio, como los milicos les apuntaban en la cabeza a los zurditos en los 70”. Ponele.

Yo hace mucho tiempo que perdí las esperanzas, y por eso me fui. Dije en voz alta en 1995 cuando ganó Menem la segunda presidencia: hasta acá llegué. Pero no dejo de sentir la necesidad de marcar en voz alta estas cosas que yo me cuestioné y finalmente decidí por mis propias experiencias, que lo que me decían de chico era cierto: un judío no puede votar a un peronista. Y lo digo por si alguno todavía no lo escuchó y quiere empezar a pensarlo como lo pensé yo. Y hacer algo al respecto.

ISRAEL-HISTORY-HOLOCAUST-DIPLOMACYfabiola

Alemanes por siempre, Nazis por siempre

Aquel que haya caído en este blog por casualidad googleando vaya uno a saber qué cosa sobre los nazis, y le queda alguna duda que Alemania no se arrepiente de nada y que todo el verso propagandítio que hacen únicamente convence y engaña a los giles, dediquen unos segundos  ver esta foto de un parque de diversiones en Alemania que tuvo que ser clausurado, luego de que NADIE de todos los que trabajaban contruyendolo y armando las atracciones se hubiese dado cuenta de las enormes esvásticas que flameaban en sus atracciones, que encima se llama “Vuelo del Águila”. Nadie lo vio venir. Tuvo que estar completamente construido y andando (vean el video) para que al viralizarse, alguien le diga “che, Hans, vamos a tener que bajar la esvástica voladora, se avivaron”.

Para darse una idea más completa, clickeen en las etiquetas “Alemania” en este blog y hagansé una panzada de todo lo que con el tiempo fue cayendo en mis manos y hasta he visto con mis propios ojos. Alemania, nazi por siempre; arrepentida nunca.

Elecciones 2019 (Resultados y la Previa de nuevo)

No pude venir a comentar los resultados de las elecciones simplemente porque fue lo mismo que si no se hubiesen celebrado.

Lo de siempre: un partido rejunte que sale segundo, un Likud con Bibi a prueba de balas que siempre gana, y los demás rapiñando puestos a cambio de dar su apoyo para una coalición que jamás llegó.

Y lo increíble es que… llamaron a elecciones de nuevo. Como el chiste del gallego con “otra oportunidad!”

Ya si estas elecciones eran una polotudez, estas que se venían, peor todavía. Encima ahora es feriado el día de las elecciones así que al país le sale más plata.

Pero… de repente salió el sol: Barak, que sorprendentemente (ahora ya no) había empezado a postear en las redes sociales, anunció que vuelve a la política. Yo, en lo personal, lo admiro mucho. Sin pestañar dos veces y sin siquiera hacer de eso una alharaca, nos sacó del barro del Líbano en mayo de 2000, y desde entonces no murieron más soldados en el norte a diario, y tampoco vi ningún gobierno de derecha que haya vuelto a invadir porque consideraba un error lo que hizo Barak.

Siempre decía que era al único candidato al que votaría con los ojos cerrados y sin tener que taparme la nariz. Y bueno, mis ruegos fueron escuchados.

Ahora resta que todos los que realmente quieren derrotar por una vez a Bibi se encolumnen detrás de Ehud y se dejen de joder, porque sí no, peor todavía!

Yalla!

barak

Elecciones 2019 – La Previa

Sabrán ustedes disculpar mi ausencia prolongada de este blog. No es que me haya olvidado de que existe. Es que este país parece la película de Bill Murray “El Día de la marmota”. No importa lo qeu pase, te despertás a la mañana y bibi Netaniahu sigue siendo el primer ministro, Hamás sigue tirando cohetes desde el sur (eso sí… cada vez de más largo alcance. Eso sí cambió), la gente putea a Netaniahu, la justicia sigue investigándolo por corrupción al primer ministro, y la gente sigue comprando celulares y autos como deporte nacional.

Quizás todos hayan asumido que este es el país que hay y así se juega. Porque durante los últimos 3 o 4 años, no escuché a nadie que proponga nada. Nadie dice “en vez de hacer esto, habría que hacer esto otro”. Nada. Ni en lo económico ni en lo político ni con los Palestinos.

La gente se va pudriendo de ver como nada funciona con los palestinos. te vas de Gaza y te hacen túneles. Les volás los túneles y te mandan globos que incendian los campos de cultivo. Si fuese tu vecino, ya lo habrías cagado a trompadas. Y tuvimos gobiernos que en las campañas de las elecciones prometieron cagarlos a trompadas. Y no lo hicieron. Porque “cagar a trompadas a alguien” en mi barrio es pegarlo lo suficientemente fuerte como para que no se le ocurra volver a meterse con vos. Y eso no ocurrió, evidentemente.

Vayamos a los bifes. En estas elecciones, ¿quiénes se postulan? El Likud de Netaniahu, un partido “nuevo” (Kajol-Labán) que es la fusión del partido de Yair “aparezco cada cuatro años’ Lapid y Gantz (un ex Comandante General de las Fuerzas Armadas -uno más- que se volcó a la política), y detrás, lejos lejos en las encuestas, los mismos de siempre: El laborismo, Meretz, los partidos árabes, los religiosos judíos, el alicaído y pasado de moda Liberman, y algún que otro extremista de derecha.

La cosa está entre el Likud y Kajol Labán, que van cabeza a cabeza en 27 mandatos cada uno. Sin importar quien gane, el presidente encomendará formar coalición (juntar 61 mandatos que lo apoyen) al que logre tener partidos menores que los apoyen en los papeles. Si todos los partidos de derecha apoyan al Likud, y todos los de izquierda (+ los árabes) apoyan a Kajol Laban, seguimos estando cabeza a cabeza.

El escenario sorpresa podría ser que Lapid-Gantz salgan dcon el discurso clásico de “llegó el momento en que todos los argentinos israelíes tiremos para el mismo lado ebn una verdadera unión nacional”, y a cambio del ministerio de economía y del de defensa, nos tengamos que fumar a Bibi de nuevo y todo haya sido al pedo, como en las últimas 4 elecciones.

Yo no se si son conscientes que Netaniahu es el primer ministro de Israel desde hace 10 faquin años! Y esto tiene pinta de seguir.

Yo decidí que quiero (no me queda otra) que Lapid-Gantz ganen, pero no les voy a dar mi voto directo para que no corramos el riezgo de lo antedicho. Voy a votar a Meretz o al Laborismo, que seguro van a apoyarlo (y jamás lo apoyarían a Bibi) y veremos si tenemos suerte. De todas formas, todo depende de la cantidad de gente de derecha que se haya podrido de Netaniahu y vote a Lapid-Gantz. Lo que hagamos nosotros no tiene la menor importancia, porque hay un piso estable del Likud en la sociedad israelí que no se mueve nunca, y las elecciones, simplemente es un sacudón de ministerios. Nada más.

Esperemos que esta vez haya un cambio.

La Ley de Nacionalidad

Hay mucho ruido en Israel por este tema. Bah… no tanto. Un poco. Es que se sancionó una ley que la llaman la ley de la nacionalidad (jok haleom). Pero empecemos por otro lado. Dejenmé que los lleve de la mano por mi forma de pensar.

Si creés que sabés bien la historia de Israel desde 1948 a esta parte, salteá hasta allá abajo

Todos los que leen este blog tienen que hacer este ejercicio: asumir que Israel no es un país como Argentina, Uruguay o Suecia. No porque nos creamos especiales (porque ya sabemos que lo somos :P) sino porque desde la base misma de su origen, es un país diferente. Ustedes no pueden suponer que la relación entre Almagro y Caballito en Buenos Aires es como la que hay entre Kfar Saba y Tira, por más que ambas sean vecinas en ambos casos. Esto creo haberlo dicho alguna vez, pero lo repito porque viene al caso del tema de hoy: si vos sos de Huracán, podés comprar una casa en San Juan y Boedo, pleno barrio de hinchas de San Lorenzo, y vivir ahí. Acá no. Eso no ocurre. Vos vivís en Kfar Saba y no tenés un vecino árabe. Aunque todos los empleados de casi todos los supermercados sean árabes, no viven en tu ciudad. ¿Loco, no? Claro que sí. Y por más que una casa de 3 pisos en Tira salga regalada, no vas a conocer ningún compañero de trabajo judío que se vaya a vivir ahí. Existe una separación FISICA, y ni hablar de las costumbres.

Esos parámetros no los ven en argentina porque la costumbres de los católicos, judíos o musulmanes, no son muy diferentes: todos se comen un asdadito el domingo. Pero Israel funciona diferente. Los árabes no hacen el ejército, por ejemplo. Es decir: la ley no es pareja para todos. No hay un TODOS.

Habiendo dicho esto, es más fácil ahora explicar que por definición, Israel nació como una suerte de compensación o solución al “problema judío” luego de la segunda guerra mundial. Que no te cuenten ningún cuento. Sin el Holocausto, es probable que no hubiese surgido el Estado de Israel. Es mi humilde opinión. Pero bueno, ocurrió. Y ante un problema que en Europa era RELIGIOSO (lease: mataban a todos los judíos, papá! no es joda!), el mundo abrió los ojos y dijo “che, a estos los vienen matando desde los tiempos de los Egipcios, pero son duros de matar y ahora encima con esto de los nazis, quedamos todos para el culo. Hagamos algo”. Y en medio del estupor todavía vigente por la segunda guerra mundial y sus horrores, se estableció el Estado de Israel bajo ese principio: un país en el que todos los judíos del mundo puedan vivir sin que los estén matando todo el tiempo. Lindo, no? Bueno, el caso es que casi casi fracasa porque los árabes se sumaron a esta costumbre de querer matar judíos y casi lo logran Pero no. Acá estamos.

Y si bien Israel fue establecido (ya lo dije y lo repito) como un país para los judíos, los que lo fundaron no echaron a todo el que no lo era. Quien te dice que hubiese sido más fácil que sí, no? con la ayuda de la mismísima ONU, que fue la que estableció ese parámetro inicial para este lindo país: podrían haber dicho “muchachos, a ver si se corren un poco de este pedacito de tierra desértica y sin agua ni nada de petróleo y se lo dejan a estos moishes rompepelotas!” Pero no. Otra oportunidad que la historia perdió para evitar miles de muertos. El mundo en ese momento era un kilombo y no habría sido difícil implementar algo así. Es cierto que había árabes viviendo en parte de los territorios ofrecidos a Israel como base para su país, pero seamos sinceros: no era gran cosa lo construido hasta ese momento eh! Unos edificios de mala muerte de dos pisos y algunas carpas y 4 mezquitas improvisadas. Nada que un par de millones de dólares no puedan reconstruir en el enorme territorio árabe de alrededor del flamante Estado. Pero bueno, así fue y aquí llegamos. Un país para judíos con un 20% de árabes adentro. Qué divertido!

Así es que hoy en día en el congreso de Israel hay diputados que representan a la población árabe y que, a pesar de haber pasado 70 años, ni los judíos lograron integrarlos ni ellos se quisieron integrar. Y claman por el derecho a exterminarnos recuperar lo que ellos, contrariarmente a lo que la ONU dijo en 1947 y 1948, consideran que debería ser la tierra de los árabes y no de los judíos. Y así y todo, vistiendo sus elegantes corbatas, tienen derecho a ser diputados y a presentarse para ser primeros ministros y todo. Lujito que yo no me pude dar en Argentina, cuya constitución decía que el presidente tenía que ser Católico.

La persecuta hace pensar que como los judíos tienen mentalidad más ocidental y tienen “solamente” 2 o3 hijos (exceptuando los religiosos, que son minoría) y los árabes de a media docena, en algún momento ese 20% va a ser mayoría, elegirán un PM árabe, serán mayoría en el congreso y eliminarán del calendario al Día del Perdón y prohibirán comer matzá en Pesaj. “Ay josi, no seas pesimista! Si vos nunca prohibiste la práctica del islamismo ni el Ramadám, ¿por qué los árabes habrían de hacer algo así?” Porque sobran pruebas. No te confundas: acá no somos todos “argentinos” (lease: israelíes). Acá por más que vivimos en el mismo país, cada uno tiene intereses NACIONALES diferentes.

(saltá acá!)

Entonces vino el gobierno de Israel y todo eso que la ONU estableció en 1948, toda esa perorata del estado para los judíos, lo convirtió en ley. No en constitución, mirá lo que te digo, a diferencia de lo que era en Argentina. En ley. Diferente. Más light. Y le llevó 70 años! Hasta ahora sabíamos que era un país para los judíos pero nos hacímos un poco los boludos. Bueno, ahora es ley.

¿Por qué tanto ruido? Porque están los Drusos, que son los “árabes buenos”. Esos que son fieles al país en el que viven, no importa si es árabe o judío. Y así se dan situaciones como Drusos que pelean de ambos bandos en múltiples conflictos alrededor del mundo. Pero… es como decir “hinchas de Barcelona”, ¿no? Puede ser que haya un hincha de Barcelona en Kosovo y uno en Serbia y se estén tirando tiros entre ellos. Sí. Bueno, con la diferencia que los Drusos no son “judíos” y al decir que este es un país de judíos, los dejás afuera. Pero pará… ¡también dejás afuera a los 20% de árabes!, ¿por qué ellos no se quejan?…. Bueno, creo que si llegaste hasta acá, sabrás ya que no se quejan porque ellos están acá de rebote, y nunca se sintieron de verdad parte de este país. Te guste o no. Si bien ningún árabe va a irse a vivir a Gaza porque tontos no son, si el día de mañana Hamás conquista Israel y nos mata a todos, ese 20% de árabes cambia su documento y se hace palestino en menos de lo que canta un gallo.

Ves? Es un país complicado, con problemas y parámetros diferentes a Suecia y Uruguay. Y los drusos, que son muy inteligentes, lo saben. Y si bien hacen ruido, creo que entienden que esa ley no viene a discriminarlos. Es cierto que no suena bien para alguien que no es judío y que sirve en el ejército como cualquier hijo de vecino que vengan y le digan “este es un país para gente de otra religión que la tuya”. Pero bueno… así como yo me banqué durante un siglo que no pueda ser presidente y no me iba de Argentina porque me gustaba el asado y porque cada tanto ganábamos un mundial, ellos se quedarán porque saben que Israel es un país de avanzada. Y si no les parece adecuado que Israel convierta en ley el cimiento sobre el cual el mundo entero dio luz verde para que se establezca, entonces tendrán el derecho de ofenderse e irse. Igualito que como lo hice yo, que me vine a vivir a un país en el que soy mayoría y nadie me dice judío de mierda.

drusos

La Izquierda Fracasa

¿Sabés qué? La izquierda fracasa en Israel. Lo digo yo sin ser ni de izquierda ni derecha.

Para simplificar posiciones, aceptemos que la derecha “quiere matar a todos los árabes”, por decirlo de alguna manera, y la izquierda “quiere devolver todos los territorios y que funden un país mañana mismo”. Entonces podemos mirar qué está haciendo bien y qué está haciendo mal cada uno de los lados para cumplir con su sueño.

La derecha la hizo bien: eligió a Netaniahu de Primer Ministro hace como 8 años ya, y a Liberman de Ministro de Defensa. Si bien es cierto que son dos cagones que a la hora de los bifes no hacen lo que prometieron y su mano dura no es lo que decían, aún así, la derecha no tiene mejor panorama que tener a esos dos en el gobierno. Así que la derecha, según su idiología, hizo lo que tenía que hacer.

La izquierda no. Porque no solo falla en convencer a la gente para que con su voto le den uan nueva oportunidad de gobernar, sino que falla a la hora de hablar con los palestinos y aconsejarlos por el camino que ELLOS creen que es el correcto. Es muy común escuchar a la izquierda justificar el odio palestino y su frustración, causados por los abusos israelíes. Pero con eso no alcanza.

Y mientras tanto, en el campo de batalla, el ciudadano qué ve en las noticias? Túneles, cohetes, y ahora barriletes incendiarios. Sí, sí. Barriletes con molotovs que aterrizan en los campos israelíes prendiéndo hectáreas y hectáreas de fuego. Vos cagate de risa, pero cuando veas esta foto ya no te vas a reír más (sigue abajo)

fuego barriletes

Imaginate que esto pasa a la salida de tu colegio secundario, como estos pibes que están filmando eso con sus celulares. No me digas que no te vas a querer defender.

¿Y en qué fracasa la Izquierda? Si sos de izquierda tenés que tener la capacidad de poder explicarles a los palestinos, a aquellos que te la pasás diciendo que son en su ENORME MAYORIA pacíficos y pobres oprimidos, explicarles que no les conviene hacer semejante movida. Porque perpetrar acciones que permitan semejante circo multimedia conducen a que todo Israel te quiera bombardear la franja de Gaza. Porque por más que no haya habido muertos (todavía) y las pérdidas sean solo materiales, esta foto no les conviene. No les hace ningún favor y hacen enfurecer al más calmo de todos. Creo que cualquiera de nosotros puede estar en contra de la violencia hasta que viajamos en un colectivo y nos tocan el culo. Ahí saltamos todos como leche hervida. Esto es así.

Y la izquierda, si quiere que nos comamos el verso de “los terroristas de Hamás son una escasa minoría y la gran mayoría solo quieren vivir en paz”, tienen la obligación de hacerles entender que así, no van a lograr nada más que empeorar las cosas. Que eso es peor que un atentado contra un soldado. Porque, qué le vamos a hacer? Somos todos animales impresionables y la multimedia puede con cualquier lógica.

Así como el mundo entero no parpadea por cinco muertos adultos y sí se escandaliza si el muerto es un niño o una mujer embarazada, también el público israelí está lamentablemente acostumbrado a que cada tanto un loco va a apuñalar a un soldado en un puesto fronterizo. Pero ver que te están incendiando literalmente el país, es mucho más fuerte que mojarte la oreja. Y ahí despiertan a la bestia.

Claro, no descubirmos nada. Los que me leen hace años saben que lo que yo pienso es que tanto la derecha como los palestinos, quieren seguir en este estado de las cosas. Los palestinos porque sueñan con que un buen día algún milagro ocurra y de verdad logren borrarnos del mapa. Y la derecha porque sueña que un buen día se despierten y los palestinos se hayan marchado a la patagonia argentina dejando una notita que diga “andá a cagar vos y tu Tierra Santa”.

Pero nada de eso va a ocurrir. Y los únicos que lo saben bien son los de la Izquierda. Entonces es SU OBLIGACION, lograr que se den las condiciones para negociar. Y, si realmente creen en lo que pregonan, deben probarlo. Demuestren que del otro lado del límite hay un pueblo de gente dispuesta a vivir en paz. Logren que los escuchen. Porque si no lo logran ustedes, entonces ya no habrá esperanzas para nadie.

Alemania, otra vez sopa

No vamos a empezar a decir de nuevo cuánto daño hizo Alemania. Creo que estos posts tienen el objetivo de demostrar que Alemania no ha aprendido nada de sus errores. No en el pasado lejano ni tampoco en el cercano.

Este señor, que no es un verdulero de la esquina (sin menospreciar a los verduleros, claro). Este señor, activo en la política alemana, que ha llegado inclusive a ser diputado en el Bundestag (parlamento federal alemán) minimiza el nazismo, hitler y todo lo que hicieron, expresando que en 1000 años de exitosa historia alemana, fueron apenas una “cagada de pajarito”.

Cuando yo digo lo que ví en mi visita a Berlín, la gente no me cree. Y yo les pido por favor, que no se coman el verdadero chamuyo alemán y entiendan que si el mundo no está en guardia constante de por vida, esto se va a repetir en el futuro.

http://www.dw.com/en/afds-gauland-plays-down-nazi-era-as-a-bird-shit-in-german-history/a-44055213

220px-gauland2014_28cropped29