Justicia

Es irónico y hasta gracioso que esté contento con lo que acabo de leer. En lo que va del año, tres diputados del congreso Israelí fueron condenados (dos de ellos a prisión) por diversas faltas relacionadas en mayor o menor medida con la corrupción.

Y estoy contento porque eso transmite un mensaje muy claro a la sociedad: nadie puede escaparse de la justicia.

El primer caso fue ni más ni menos que Omrí, el hijo de Ariel Sharon, condenado por fraudes y sobornos. Después por causas similares cayó Nomi Blumental.

Saben qué fue lo que hizo el tercer caso (fresquito de hoy)? (Yair Peretz, tal es su nombre) Entregó 9 trabajos académicos en la universidad en la cual estudiaba y se estaba por recibir, pero con el leve detalle de no haberlos escrito él sino otros estudiantes. A tal punto llegó su caradurez, que ni siquiera los tipeó de nuevo sino que les cambió la carátula y los entregó con sus propios datos.

La causa parece trivial. Pero renunció al cargo de diputado.

¿No es fantástico que la justicia funcione hasta el punto de dar la impresión de quedar moral en la gente?

Anuncios

Un pensamiento en “Justicia

  1. Laura dice:

    cómo quisiera sentir esas impresiones por acá…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s