Adivina Adivinador (4)…

 

Qué dice el plan de la ONU. El plan, presentado el 26 de julio por el primer ministro Siniora en Roma, contempla el refuerzo de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas para Líbano (FINUL), el traspaso a jurisdicción de la ONU del sector fronterizo de las Granjas de Chebaa, ocupado por Israel, y la reactivación del acuerdo de armisticio líbano-israelí de 1949, tras la proclamación de un alto el fuego y un intercambio de prisioneros entre Hezbollah e Israel.

Exige un “cese completo de las hostilidades”, sin mencionar un “alto el fuego inmediato” ni una retirada inmediata de tropas israelíes de Líbano sur.

También contempla el envío del ejército libanés al sur de Líbano, extremo que implica de hecho el desarme de Hezbollah.

¿Alguien me puede decir qué parte del plan de la ONU no le conviene al Líbano que haya provocado su rechazo en un país que está sufriendo tantas bajas de civiles? ¿Qué renglón de ese plan puede causar daño a la población libanesa justifica la postergación del fin de esta ridícula guerra?

¿Será que -como decía Sting- los libaneses no quieren tanto a sus hijos?

Anuncios

Un pensamiento en “Adivina Adivinador (4)…

  1. maxi dice:

    ¿Qué está pasando en Gaza, Líbano e Israel?
    Los medios dominantes no te están contando la historia completa.

    Audio y transcripción de la llamada de Noam Chomsky a DemocracyNow.org el 14 de julio de 2006.
    Vídeo creado por RepresentativePress.org.

    Lo que está ocurriendo en Gaza, para empezar con eso, básicamente la etapa actual de lo que está pasando (hay mucho más) comienza con la elección de Hamas, a finales de Enero. Israel y los Estados Unidos anunciaron enseguida que iban a castigar al pueblo palestino por votar de la manera equivocada en una elección libre. Y el castigo ha sido severo.

    La última etapa comenzó el 24 de junio. Fue cuando Israel secuestró a dos civiles en Gaza, un médico y su hermano. No conocemos sus nombres. No se sabe el nombre de las víctimas. Los llevaron a Israel, presumiblemente, y nadie conoce su destino

    Al día siguiente, algo sucedió, de lo que sabemos, mucho. Los militantes en Gaza, probablemente La Jihad Islámica, secuestraron un soldado israelí a través de la frontera. El cabo Gilad Shalit. Y eso sí se conoce bien, pero el primer secuestro no. Entonces siguió la intensificación de los ataques israelíes en Gaza, los cuales no necesito repetir. Ya se ha informado de ello convenientemente.

    La siguiente etapa fue el secuestro de dos soldados israelíes por parte de Hezbollah, según ellos, en la frontera. El motivo oficial de este secuestro es que esperaban conseguir la liberación de prisioneros. Hay unos cuantos, nadie sabe cuantos: Oficialmente hay 3 prisioneros libaneses en Israel; Supuestamente hay unas doscientas personas desapareciedas. Nadie sabe dónde están.

    Pero la razón real, que creo que es la aceptada generalmente por los analistas, es que, (lo leeré del Financial Times, que justamente lo tengo delante): “el ritmo y escala de su ataque sugiere que, en parte, tenían la intención de aliviar la presión sobre los palestinos forzando a Israel a luchar en dos frentes simultáneamente”.

    David Hearst, que conoce bien esta área, lo describe, -creo que esta misma mañana-, como una manifestación de solidaridad con un pueblo que sufre, un impulso de unión profunda.

    Es, desde mi punto de vista, un acto muy irresponsable. Expone a los libaneses a un posible -con toda seguridad a bastante- terror y a la posibilidad de un desastre extremo.

    Se han disparado cientos de misiles, y naturalmente eso tiene que pararse, pero los misiles fueron disparados después de los duros ataques de Israel contra el Líbano, los que mataron -según los últimos informes- quizá a 60 personas o más y destrozaron mucha infraestructura.

    Como siempre, las cosas tienen precedentes, y tienes que decidir cuál fue el evento provocador. Desde mi punto de vista, el hecho provocador, en este caso los hechos, son aquellos que he mencionado: la constante e intensa represión, los abundantes secuestros, la abundancia de atrocidades en Gaza, la constante absorción de Cisjordania, la cual, en efecto, si continúa, es simplemente el asesinato de una nación, el fin de Palestina; el secuestro el 24 de junio de dos civiles en Gaza; y a continuación, la reacción ante el secuestro del cabo Shalit. Y hay una diferencia, a propósito, entre el secuestro de civiles y el secuestro de soldados. Incluso las leyes humanitarias internacionales hacen esa distinción.

    Si hay un conflicto en marcha, (aparte de una guerra material, no en un conflicto militar en marcha), el secuestro, si los soldados son capturados, tienen que ser tratados con humanidad. Pero no es un delito al mismo nivel que la captura de civiles y el hecho de llevártelos a través de la frontera hasta tu propio país. Eso es un delito grave.
    Y ese es del que no se informa.

    Y, de hecho, recordad que, quiero decir, no tengo que deciros que hay ataques constantes ocurriendo en Gaza, que es básicamente una prisión, una enorme prisión, bajo ataque constante todo el tiempo: estrangulamiento económico, ataque militar, asesinatos, etcétera.
    En comparación con eso, el secuestro de un soldado, independientemente de lo que uno piense sobre ello, no está al mismo alto nivel en la escala de atrocidades.

    EE.UU. considera Israel como prácticamente una filial militarizada, (y) la protege de las críticas y de las acciones, y la apoya pasivamente y, de hecho, apoya de una manera patente su expansión, sus ataques sobre los palestinos, su progresiva absorción de lo que queda del territorio palestino; y actúa para, bueno, para hacer realidad un comentario que Moshe Dayan hizo a principios de los setenta cuando era responsable de los territorios ocupados. Él dijo a sus compañeros de gabinete que: deberíamos decir a los palestinos que no tenemos solución para vosotros, que viviréis como perros, y quienquiera que se vaya se irá, y que nosotros veremos a dónde nos conduce eso.

    Esa es básicamente la política. Y yo supongo que los Estados Unidos continuará haciendo progresar esa política de una u otra manera.
    Olmert anunció su programa de anexión, llamado eufemísticamente “convergencia” y descrito aquí (EE.UU.) con frecuencia como una “retirada”.
    Pero de hecho, realmente, es una formalización del programa de anexión de las tierras de valor, la mayoría de los recursos (incluyendo el agua), de Cisjordania y de la división en regiones del resto y su encarcelamiento, ya que él también anunció que Israel se apoderaría del valle del Jordán.

Los comentarios están cerrados.