¡Síganlos!

La verdad es que la nota de La Nación no tiene desperdicio.

Los millones que reparte Hezbollah llegan a diario en misteriosas valijas

LA NACION visitó una oficina donde la organización entrega US$ 5 millones por día

“Nunca se ha visto algo igual. Es mucho, muchísimo dinero. La historia nos tiene acostumbrados a pensar que los revolucionarios son pobres, pero éstos manejan fortunas”, dijo Zuheir Hawari, profesor universitario y editor del diario As Safir, uno de los más reconocidos en este país.

Cuando se completa un expediente, el funcionario –que en este caso ocupa el pupitre del maestro de clase– se agacha bajo la mesa, mete la mano en el bolso y saca de la pila un fajo ya preparado de 10.000 dólares. “Cuando se me vacía el bolso, aviso por el walkie talkie y me traen otro”, explica. 

Mohammed, un estudiante de una universidad privada que se marcha con los 10.000 dólares en el bolsillo derecho de su pantalón de marca. “Dentro de un año nos darán la casa otra vez, reconstruida y lista”, le han dicho. “¿Qué si les creo? … ¡Por supuesto que les creo! Hezbollah no falla nunca“, dice.

A mí me gustaría que se pregunten qué pasaría si yo quiero repartir a los chicos pobres de Rhuanda -por decir algún país- 5 millones de dólares por día. Lo primero que harían es averiguar de dónde sale esa plata. Además, no conozco ningún país en el mundo al que se pueda entrar con cantidades tan enormes de EFECTIVO sin pagar impuestos. Porque me imagino que no estarán pensando que es plata que proviene del Líbano (en cuyo caso no sería cierta la afirmación de que esta guerra sumió a ese país en la miseria y la pobreza, así que aceptemos en silencio que es dinero iraní, que te hago precio).

Ni en Israel hay un tratamiento tan eficaz de las compensaciones que va a dar el gobierno a los habitantes del norte que perdieron sus casas por los bombardeos de Hezbolláh. Y eso que Israel “tiene los millones que vienen de EEUU” (!).

Con esto se puede ver que el Líbano (el país más repartido en composición demográfica entre sunitas, chiítas y cristianos) va sin dudas a encaminarse a un gobierno alineado oficialmente (y no en forma clandestina como hasta ahora) con Irán. Se imaginan a quién van a votar los que reciban esas sumas de dinero, ¿no?

Y en Argentina consiguen votos con un choripan y una coca. ¡Qué baratos que somos los sudacas!

Anuncios