Pensemos Como Ellos

Hay muchos países que -como países, a través de sus autoridades- opinan (mucho!) sobre el conflicto de Medio Oriente. Claro que lo hacen desde un punto de vista cómodo, tirados en sus livings europeos, lejos de todo el kilombo. Por ahora.

Entonces simplifican el conflicto sin tener en cuenta miles de variables, y sacan conclusiones fatales que dan calambres a quienes leen desde el mismísimo lugar de los acontecimientos.

Hoy voy a hacer un paralelismo entre España e Israel y veremos como las cosas que se ven desde allí, no se ven desde aquí, y viceversa.

Supongamos que soy un español. Veo a los palestinos en la franja de Gaza. Pienso “pobre gente”. Los veo pasar hambre. Crisis humanitaria. Muerte. No puedo menos que solidarizarme. Si estuviese en mis manos, haría lo que sea con tal de ayudarlos. Después de todo, somos todos humanos. Todos merecemos una vida digna. Después veo que quieren pasar a territorio israelí en busca de trabajo. No los dejan los soldados amenazantes con armas frente a esos esmirriados morenos palestinos que apenas si están vestidos con ropas raídas y esperan bajo el sol durante horas que el gobierno israelí se digne a dejar pasar uno o dos. Me estremezco pensando que esas cosas pasen en un mundo como el de hoy. Que trabajar y vivir dignamente no sea un derecho sino un milagro para esa pobre gente.

Ahora aprieto un botón y me convierto en extraterrestre. Leo los diarios españoles y veo lo que pasa en las Islas CanariasCrisis humanitaria. Personas detenidas durante horas, desnutridas, apenas vestidas, muchos de ellos niños, todos esperando la misericordia del gobierno español que quiere deportarlos de vuelta a los desiertos de los cuales provienen en precarias embarcaciones, arriesgando sus vidas porque casi no tienen nada que perder, y frente a la hambruna africana eligen aventurarse al continente europeo donde el trabajo les podrá proveer de dignidad y posibilidades de un plato de comida diario por lo menos. Y el gobierno español intentando por todos los medios de cerrar sus fronteras herméticamente con vallas mortales como en Ceuta y Melilla o mediante deportaciones masivas. Exigen ayuda al resto de Europa pidiendo helicópteros y patrullas para hacer frente al problema de los “cayucos” (botes preciarios). Escudándose en la defensa de los inmigrantes con papeles, quieren echar de vuelta a la muerte casi segura de sus países de origen a esos cientos de africanos. Y esos inmigrantes con papeles a quienes supuestamente defienden, son los mismos que también se quejan por discriminación, son aquellos que esperan un año para que les den turno en la embajada española para tener una entrevista y solicitar los papeles y son aquellos que son tratados de sudacas una vez adentro del país.

Ah… ahora me siento mucho mejor. Entiendo a los españoles. Es una sensación de placer enorme bregar por los derechos de los pobres desvalidos a costa de la ignorancia de las claves de los conflictos. Ser un ciego parcial de las situaciones hasta su meollo y exigir igualdad de derechos a ultranza, sin tener en cuenta nada más que el hecho de ser todos criaturitas de Dios. Solo que cuando se trata de los que me rodean cerquita de mi casa, son criaturas feroces, pertenecientes a otro Dios. Y San Roque, San Roque, que ese africano no me mire ni me toque.

Anuncios

Un pensamiento en “Pensemos Como Ellos

  1. […] Josi, analiza la hipocresia española y se pone en el lugar de ellos asi. Disculpen las molestias, publica la razon del asesinato que se llevo a cabo en el Libano al comienzo de la semana. Una razon muy poco logica para realizarlo, ¿adivinen quienes fueron? […]

Los comentarios están cerrados.