Estado de Situación: Mal, muy Mal

Dos cosas están mal, y calculo que solamente empeorarán.

La primera es la ciudad de Sderot. Hace mucho tiempo en mi blog Alrepedo, cuando todavía no existía IsReal, adelanté que esto iba a pasar una vez que Israel se retirase de Gaza. No por eso cambié de opinión acerca de tener que retirarse. Pero con retirarse me refiero a los israelíes que vivían ahí. Salir de allí da legitimación a cualquier método de defensa. Estando los israelíes instalados en un territorio que no es oficialmente parte de Israel, da tela para discutir. Hoy cayó un cohete palestino lanzado desde Gaza en una escuela primaria de Sderot. No es el único cohete, para el que no está siguiendo las noticias (claro, en los medios argentinos no tenés forma de saber que están lloviendo cientos de cohetes en forma diaria desde Gaza porque eso no vende). Y no porque sea una escuela primaria. O sí. Pero hay que detener eso como sea.

Si el mundo no hace nada, entonces Israel se tiene que encargar. Y me va a chupar un huevo cuando vengan a hacer reclamos por  la respuesta de Israel. Anotenló, porque para el Prode de Medio Oriente, vengo invicto.

===========================================================

La segunda cosa que está muy mal es Arkadi Gaidamak. No, no es que esté enfermo, sino que la situación de este millonario ruso que se instaló en Israel desde hace unos años me está avisando que -lamentablemente- no me equivoqué cuando dije hace 9 años que ibanmos en camino de ser “Argentina”.

Explico:

Gaidamak llegó al país y compró el equipo de fútbol Beitar de Jerusalem. Algo así como Boca Juniors. Con eso se ganó el populacho. Después compró algún que otro equipo de Basquet. Después pagó de su bolsillo lo que el estado no pudo pagar: un campamento recreativo en la playa para los refugiados del norte durante la guerra con Hezbollah. Ahora de la nada salió a pagar una evacuación a Eilat para los habitantes de la castigada Sderot; se llevó a todo el que pudo subir a los 17 micros a los hoteles del prestigioso y más lujoso balneario turístico de Israel. Todo esto te podría parecer muy simpático, como tener un tío rico. El problema es que uno sabe que a Gaidamak se lo acusa de muchas coss que hasta hoy en día nadie probó (onda el narcotráfico del cabezón Duhalde, ponele) y para rematarla sin verguenza, Gaidamak salió a decir que si se postulase, en un año tendría un tercio del congreso.

Chan?

Para nada. Era obvio que se  venía. Y lo peor es que hoy ya sale la primera encuesta en la que dan 13 mandatos para Gaidamak si se presentase.

Esto me recuerda mucho a las técnicas argentinas para ganar votos: entregar una zapatilla derecha y si gan ael candidato auspiciante, le entregan la izquierda en la Unidad Básica; pagar con un pancho y una coca a la gente para que suba al micro para ir a un acto; el voto licuadora.

Todo va encaminado hacia allí. Esperemos que Israel sepa ser más inteligente que Argentina, que tuvo un país potencia servido en bandeja, y la revoleó por el aire como si fuera un mal mozo.

Anuncios