Se Supo

En Israel era un secreto a voces. Pero como argentino, pensé que era parte del fanatismo y el odio que se le tenía a uno de los terroristas más odiados de la historia.
Estamos hablando de Arafat. El ex-líder de la OLP que murió hace algunso años.
En su momento -como era de esperarlo- se culpó a Israel de envenenarlo. Está claro para todos que el veneno lo llevaba encima, en su sangre, y que nunca hizo nada por su pueblo, contra todos sus discursos liberadores.
Dueño de una de las fortunas personales más grandes del universo, plata recibida como contribución hacia una causa que en lugar de impulsar mediante escuelas, industrias e inversiones de progreso, engrosó una cuantiosa cuenta bancaria que fue motivo de escándalos en el mismo lecho de muerte en Francia.
Desde allí vino la confirmación de lo que todos sospechábamos: el muy puto -literalmente- murió de Sida.

Anuncios