Jesús en Jerusalem

Hoy tuve un paseo por Jerusalem con la gente de la nueva empresa. El viaje se centró (con visita guiada y todo) en las raíces del cristianismo. Pasamos por Ein Kerem, cuna de Juan el Bautista. Y ahí empezaron mis preguntas (las más fáciles): ¿por qué el mundo le cambió el nombre a los protagonistas de tan sagrada historia? ¿por qué si hoy en día todos dicen Deivid Beckham en lugar de David, no pudieron decir “iojanán” en vez de traducirlo a Juan? Era un lío porque algunos lo conocen como iojanan, otros como john, y yo hice un esfuerzo hasta que me di cuenta de quién estábamos hablando.

¡Si ni el mismísimo Jesus se llamaba así!

Luego, en el santo sepulcro, nos contaron miles de historias re interesantes, como la escalerita de madera que quedó atrapada en el Status Quo firmado por los entes cristianos y hace 150 años que está en la cornisa de la iglesia sin que nadie la pueda sacar. (vean en cualquier foto, yo encontré esta rapidito, pero no se ve tan bien).

Peor la pregunta que no tiene una buena respuesta (bah, debe haber miles, pero yo pensé en esto hoy) es la siguiente: dentro de esa iglesia estan santificados los siguientes lugares: donde crucificaron a jesús, la piedra donde cayeron sus primeras gotas de sangre, el lugar (con piedra incluída -ver foto-) donde a jesús lo recostaron al bajarlo de la cruz para ponerle las ropas mortuorias, el lugar en el que fue hallada la cruz original, y finalmente el sepulcro en el cual se dice encontraron solamente las ropas y desde el cual subió al cielo.

Todos casi seguro saben que la idea del cristianismo no prendió hasta 400 años después de la muerte de Jesús. Sí, sí. 4 siglos de no darle mucha bola a la cosa antes de empezar a tener seguidores por todo el mundo. Y si alguno de ustedes tuvo la suerte de conocer Jerusalem, van a ver que en cada pared de cada edificio antiguo hay restos de construcciones de todas las épocas, ya que la ciudad fue conquistada y reconquistada y demolida y vuelta a construir miles de veces. La misma iglesia del santo sepulcro es uno de los mejores ejemplos. Y no hay que ser arqueólogo para ver esas diferencias.

Entonces, pregunto: en una ciudad con tanta actividad edilicia y tanto rompe rompe y contruye construye, ¿cómo es posible que las piedras arriba mencionadas hayan sido mágicamente gambeteadas por la suerte y nada haya sido construido arriba?

La guía turística dijo no estar segura de saber la respuesta ni de si la haya, pero que existen quienes dicen que los primeros seguidores de jesús, los de la primera hora (eso que dicen “yo lo voté”) custodiaron secretamente esos lugares. La teoría es un tanto descabellada porque teniendo en cuenta que la gente con suerte vivía 40 años, cuidar un lugar por 400 años implica generaciones y generaciones de cuidado. En un lugar, vuelvo, en el que cada centímetro era protagonista de trifulcas. Tengan en cuenta lo chiquita que es Jerusalem.

Cuestión, y espero que no tomen este post como una chicana al crsitianismo (no que no tenga nada que chicanearles, pero ESTA VEZ no es el objetivo), pero , decía, cuestión es que pareciera todo un poquito fabricado para vender la idea del cristianismo un poco mejor envuelta. La gente que viene de todo el mundo hace cosas tan locas como poner arriba de la piedra (ver foto una vez más) los souvenires que compra por 4 shekel en los kioskitos para santificarlos y llevarselos a sus países con el sello de fábrica, por decirlo de alguna manera.  Sabemos que el cristianismo es bastante fetichista, comparado con el islam y con el judaísmo, que diría que prácticamente no tiene objetos sagrados específicos y únicos. Y no me cuesta pensar que todo ese escenario es un centro turístico religioso de dudoso valor histórico.

Claro, como dijo uno de por ahí: mientras sigan llegando miles y miles de visitantes al país para verlo, vos dejalos que fomenta el turismo en israel.

Los que me conocen hace tiempo saben que cada vez que voy a Jerusalem, vuelvo conmovido por lo INCREIBLE de esta ciudad. Desde la Pislaba hasta los religiosos otrodoxos, todos vuelven con el piso sacudido después de presenciar semejantes pedazos de historia. Ciertos o no, todos tienen centro en un lugar tan pequeño y tan especial.

Si estas vacaciones te cansaste de Cariló y de Mardel, date una vuelta.

jesus.jpg

PD: pido perdón si mezclé términos como cristianismo cuando quizá debí decir catolicismo. Creo que no me equivoqué, pero ante la duda, que siempre existe, me atajo(?)

Feliz Domingo Para Todos

Argentina, país generoso.

Si uno es hincha de un equipo de fútbol, nada es más lindo que estar orgulloso de ello. Imaginen qué feo debe ser, ser hincha de…Huracán (por poner un ejemplo al azar…) y tener que negarlo por la vergüenza que da admitirlo.

Con los nazis de Bariloche pasa lo mismo. Creo que todo el mundo sabe que fue la zona elegida por excelencia por los cobardes jerarcas del régimen de Hitler para ocultarse luego de la Segunda Guerra Mundial. Pero se cambian los nombres y niegan todo antisemitismo. Muy machitos no resultaron al final.

Hoy me mandaron este link (gracias tornes!) en el que comentan cierta ola de discriminación hacia jóvenes turistas israelíes que viajan de mochileros a sudamérica en bandas numerosas. Claro que todos niegan que sea porque son judíos (¡vamos! si hasta hay uno que les gritó “viva palestina”…) y buscan cualquier excusa para justificar su inadmisión en albergues juveniles.

Lo patético del caso es que suelen decir que no es por su condición de judíos que los rechazan sino “porque son lieros, dejan todo sucio y golpean las puertas”. Y yo les recuerdo que estamos hablando de Bariloche. ¿Alguien sabe qué es lo que caracteriza a Bariloche además de los nazis y el chocolate? ¡Pero claaaro! (como diría Tangalanga) ¡Los viajes de egresados secundarios! Pero no… esos chicos que viajan y viven borrachos y vomitando nunca golpearían una puerta, jamás harían lio y siempre dejan todo ordenadito antes de volver en su micro doble camello.

Ay ay ay… nazis eran los de antes. Ahora seguro que encima de cobardes y reprimidos, son hinchas de Huracán. ¡Pobrecitos! ¡no pegan una!

Alemán que no es Pan

Esta semana la Canciller alemana (que vendría a ser la number one del país teutón, lo aclaro por si alguien cree que es una ministro cualunque) visitó Israel, sus lugares más sagrados y sensibles, y también dio un discursillo en el Congreso (Kneset).

Eso produjo cierto revuelo ya que 6 diputados boicotearon -por decirlo de una manera- su discurso pronunciado extrañamente en alemán y se fueron del recinto. Digo extrañamente ya que es común el uso del inglés cuando no hay un idioma en común entre ambos países. Pero supongamos que la señora no domina el idioma. O también algún idealista puede suponer que fue a propósito para demostrar que acá no se le hace asco a nadie. Ni aún si habla la lengua de Hitler.

Entonces ya te empezás a fastidiar. Igual que cuando los diputados se fueron. Y a mí también -a grandes rasgos- me parece una “protesta” ridícula. Pero quiero que te detengas a pensar una cosa.

Todo es una cuestión de perspectivas. Vos ves algunas cosas desde allá. Otros las ven desde acá. Otros leen libros de historia. Otros no saben nada. Y otros estuvieron allí mismo viendo lo que pasó. Entonces cada cosa pega distinto según el ángulo desde el cual se observa. Es como el recital de Yes en Velez en 1985, tres años después de la guerra: mi hermana chocha, fue a verlo; pero hubo gente que manifestó en contra y se quejó llorando porque tuvo hijos o amigos que fueron muertos en la guerra de Malvinas. Y reconozco que para mí era una pavada que no pasasen música en inglés por la radio. Y también pensé que “escuchar el idioma alemán en el congreso de Israel” no podía ser ofensivo ya que era el mismo idioma que hablaban los millones de judíos que vivían en Alemania antes de ser asesinados pro el régimen nazi. Es como que a mí me de asco el castellano porque es el idioma que hablaban los hinchas de San Lorenzo que me pegaron en la tribuna. Suena a una boludez.

Pero ponete en la piel del que estuvo ahí. Ponete en la piel de los hijos de los sobrevivientes que escucharon y escuchan todavía una y otra vez las historias de las atrocidades que ocurrieron hace poco más de 60 años. Y creo que te podrás imaginar que esa gente no tiene muy buenos recuerdos de todo lo que se relaciona con alemania, su idioma o sus ciudades. Es así como mucha gente que llegó al país se cambió el nombre y en vez de seguir con “Nudelman” de puso “Sharon” o en vez de “Gusterman” se puso “Yaron”.

Vamos, yo sé que podés. Yo sé que si le tenés bronca a los ingleses en los mundiales y no podés explicar muy bien por qué (¡si los dejamos afuera nosotros a ellos dos veces!) vas a poder imaginarte que con un temita así de por medio, quizás haya en el parlamento israelí 6 de 120 diputados que tengan a alguien cercano, o que ellos mismos o que simplemente hagan carne de ese sentimiento horriblemente inigualable que padecen todavía los sobrevivientes del Holocausto.

Entonces, si bien no pensamos que la protesta vaya a aportar algo, y si bien no pensamos que los demás diputados se deberían haber plegado, y si bien pensamos que es un lindo gesto(?) que se haya hablado en alemán en el parlamento israelí, tengamos un poco de compasión y entendimiento para con ellos que pueden sentir ese acto como sal en sus heridas.

Así pues podemos hacer con ellos la vista gorda. Y dar otro pasito adelante. De a poco. Todos.

Corriéndose al Interior

Se aprobó en primer término una ley que se viene aquí en Israel: aquellas personas que suban a un colectivo y les toque viajar paradas, pagarán la mitad del boleto.

Me recuerda tardes de ir colgado en el 36 y escuchar al chofer pidiendo que saquen boleto, y a la gente diciendo “voy colgado medio cuerpo afuera, ¡dame medio boleto!”

Una idea genial.

Ridículo

El Shabak es el Servicio de Inteligencia interno de Israel. Lease: como la SIDE pero sin la panza gorda y los apremios ilegales. (Bah, por ahí no del todo).
Esa organización tuvo durante años a su número uno bajo el nombre de “guimel” o “daled” (es decir, la inicial de su nombre) y nadie conocia su verdadera identidad.

Desde hace algunos años se conoce al numero uno, pero claro, a los demas no, porque si todos saben, ¿quien les va a contar un secreto a los del servicio secreto, que justamente tienen por mision convertir un secreto en algo nada secreto?
Para reclutar gente siempre buscan personas con características especiales. Y reclutar no siempre es facil. Pero esto que inventaron ahora es el colmo. Que los diarios tengan blogs, que los programas de TV tengan blog, que los clubes de fútbol tengan blog, que los músicos tengan blog, vaya y pase… Pero que el Shabak tenga 4 blogs de empleados(?) que cuentan sus aventuras ede su trabajo con el afan de entusiasmar al público, es algo que jamás me habría imaginado.
Y el hecho de tener fotos tipo siluetas y nombres con iniciales solamente, lo convierte en casi satírico.

Ver acá: http://www.shin-tech.org.il/

Otro Ejemplo Más de País en Serio

Estas cosas me parecen geniales.

En Israel la construcción de 1948 en adelante, hasta los tardíos 90’s fue de sencilla a precaria. Acostumbrados a ser expulsados -dicen algunos- no se gastaron en construir edificios con grandes escalinatas ni tejados lujosos y fueron haciendo cajas de zapatos con ventanitas. Tanto que el edificio de la UTN de Medrano bien podría ser un lujo asiático(?) de estar en Tel Aviv.

Esto implica que hay muchos edificios de lso años 60 que tienen hasta 3 o 4 pisos, sin ascensor.

Pero en el 91, después de la guerra del golfo, en la que cayeron misiles iraquíes en Israel por ley se obligó a toda construcción nueva a tener una habitación construida en forma especial, que sea antimisiles(?) por llamarlo de alguna manera.

Ahora se aprobó una ley por la cual aquellos desafortunados que viven en esos viejos edificios sin ascensor y sin habitación de refugio ni nada, van a festejar. La cosa es así: las empresas constructoras estarán autorizadas a construir un piso más, vender para su propia ganancia los 4 departamentos que en ese piso se puedan construir, y a cambio, construirán una habitación extra más para cada uno de los existentes departamentos, agregarán ascensor al edificio, y restaurarán toda la fachada exterior del mismo. Una clásica situación de win-win en la que todos salen ganando. El contructor gana plata, claro, porque hace la diferencia con los 4 deptos que vende. Pero especialmente gana la gente que vive en esos edificios, que en este caso, son los que menos tienen.

Un ejemplo a tener en cuenta en este mundo de capitalismo salvaje.

Vocabulario

La noticia del atentado en la escuela religiosa de jerusalem, en su cobertura en los medios argentinos, gozó de un tratamiento idiomático diferente a lo que conocemos para este conflicto que lleva ya casi 80 años. De pronto los periodistas se olvidaron de palabras como “asesinato”, “masacre”, “sangre fría”.

Sabrán ustedes por qué. Yo ya lo sé.