Gana el que no Pierde

Los candidatos a primer ministro para las elecciones de febrero son 3: Tzipi, Bibi, y Ehud. Dos de ellos ya fueron primeros ministros. Bueno, si nos ponemos en exquisitos, los tres, ya que Tzipi lo es en este momento. Dos de ellos tuvieron que pedir elecciones anticipadas para renovar el voto de confianza del pueblo… y perdieron. Y Tzipi ni siquiera pudo formar gobierno. 

El panorama, pued, es de terror (si se me permite usar esa palabra).

Lo más curioso es que por ahora Kadima tiene en las encuestas un muy buen papel con cerca de 30 bancas, superado, claro está pro el Likud con más de 34, y Avodá derrumbado en 7.

Recordemos que en las elecciones pasadas el derrumbado era el histórico Likud. Y lo llamativo de la performance de Kadima teniendo en cuenta la salida escandalosa de Olmert, exige un análisis.

Y es el siguiente (aunque no esperen maravillas):

1) Mucha gente, incluso de derecha, no lo quiere a Bibi ni en figurita.

2) Mucha gente, incluso en la izquierda, no lo quiere a Barak ni en figurita

3) Tzipi no quedó pegada a Olmert, y está de moda tener primeros mandatarios mujeres.

Con eser panorama, la gente no sabe a quién NO-VOTAR, y por eso los resultados son cualquier cosa.

De todas formas, y al igual que en Argenbtina con el peronismo, el Likud tiene una base leal y firme que lo va a hacer ganar.

Mucha gente cree que con el Likud a la cabeza la Segunda Guerra del Líbano habría terminado diferente. Esa gente no tiene ni un pedacito de información a su disposición y se imagina que Bibi habría tirado la bomba atómica. Cualquiera. Que sigan yendo a ver a Beitar a la cancha.

Cuestión, ya lo dijimos (bah, lo dije yo solo) hace rato: gana Bibi.

Humor Negro

Hay un programa de TV israelí al estilo de CQC. No sé si alguien se acuerda que hubo un CQC que duró 8 programas. Era caro para la TV israelí y lo mandaron a guardar. Bueno, este es mucho más modesto, sin exteriores, nada. Pero la receta es la misma que Eretz Neederet: cinco o seis humoristas que comentan noticias como si fuesen amigos ingeniosos. Algo así como yo(?).

Pero lo que tiene de diferente “Shavua Sof”, es que los humoristas son un poquito más subidos de tono. O quizás lo sean los guionistas. Porque… no nos engañemos, los chistes de CQC tampoco los inventa Pergolini.

Todo este prolegómeno largo para contar un chiste. Sí, es que es de esos que a los lectores no les va a gustar. Pero ya saben aquellos lectores que se hacen los más papistas que el papa que a lo largo de sus vidas, pisaron el palito acá más de una vez así que es como un piso recién encerado: me resbalan.

Así que ahí va.

Muestran una foto de las primeras lluvias en Israel y de cómo todo se inunda por ser un país que no está preparado para lluvias. Y muestran una foto de Gaza y la gente caminando con el agua hasta la cintura. Entonces uno dice “veo estas fotos de los árabes caminando así con el agua a hasta la cintura y pienso que es muy peligroso. Menos mal que no tienen electricidad!”.

al que le gustó, buen provecho. Y al que no, que siga derecho. Que dicho sea de paso, es un derecho ganado.

La Oposición

Puede ser que yo no lea los diarios adecuados, pero tengo una sensación.

Recién escuchaba cómo Obama (o alguien en su nombre) decía que una vez que la elección termina, hay que trabajar juntos por el país; demócratas y republicanos. Siempre se dice eso. Pero tanto en Argentina como en Israel, sabemos que los de la oposición están al pie del cañón para marcar los desaciertos de quien gobierna. Y está bien. Así los de arriba se tienen que cuidar de no meter la pata tan alevosamente.

Pero en EEUU da la sensación de que o se lo toman en serio eso de ponerse todos del mismo bando, o que directamente dicen “ah, ¿perdí?, entonces hacete cargo vos y a mí no me jodas”. Como que no hay oposición.

¿Acaso alguien me puede decir quién fue el más enfático demócrata que se puso delante de todas las cámaras del mundo a despotricar contra Bush? No, Michael Moore no cuenta. No, Chavez tampoco porque no tiene green card. No, el Secretario General de Quebrach0 tampoco porque creo que no sabe leer.

Es un fenómeno extraño. No sé si ellos tienen que aprender de nosotros(?) o al revés. Pero a juzgar por quién tiene la batuta, tengo una leve sospecha.