Elecciones 2015 – Otra vez Sopa

Podría tranquilamente pegar acá el post de las elecciones de hace dos años atrás.

Ganó el mismo, casi con la misma cantidad de mandatos. También hubo piantavotos (esta vez: Kajlon con su partido nuevo, con 10 mandatos). Y tampoco los moderados o centro izquierda supieron unirse para ganar las elecciones.

El likud de Netaniahu seguirá gobernando. Convocaron a elecciones porque se le rompió la coalición igual que en 2013. Y vaticino una vez más que en dos años vuelve a pasar lo msimo y habrá otra vez elecciones.

Casos para nombrar y que no se aburran:

Los partidos árabes: entendieron mejor que nadie el juego y se unieron todos bajo un mismo partido, logrando la friolera de 13 mandatos, con un asombroso tercer puesto.

Yair Lapid: subido al caballito de la protesta social y ministro de economía del gobierno de Netaniahu, no hizo un carajo y sigue logrando tener 11 mandatos porque es lindo. Menos que los 18 de la vez pasada, pero aún increíble.

Kahlon. Hablemos de Kahlon porque esto nadie lo dice y yo si. Resulta que cuando empezaron los teléfonos celulares en Israel allá por los 90s, había dos compañías en Israel. Son las que inviertieron toda la plata en infraestructura, antenas etc… La gente pagaba 400 shekel por mes en celular. Locura. Pero había que pagar la inversión. El acuerdo firmado con el gobierno les aseguraba a esas dos empresas (Pelefon y Cellcom) la exclusividad por unos cuantos años. Luego, ESTABA PREVISTO que el mercado se abriese a empresas a las que Pelefon y Cellcom estaban obligadas a subalquilarle las antenas. Eso iba a devenir, obviamente, en más oferta y disminución del precio a algo razonable. Esto ocurrió, de pura casualidad, durante el mandato de Kahlon como ministro de Comunicaciones; porque repito: estaba estipulado cuándo iba a ocurrir de antemano. Y toda la gente se creyó que gracias a él la tarifa de los celulares bajó a 40 shekel y tarifa plana. Claro, todos con el telefonito boludeando día y noche lo vieron como al mesías. El tipo se abrió del Lilkud, hizo su propio partido en 2014 (!) y se presentó, arrasando 10 mandatos con el voto licuadora celular.

Meretz: Mi partido favorito bajó una vez más a 4 mandatitos, básicamente porque la gente (incluyéndome) quería tanto que se vaya Netaniahu que eligió dar el voto al laborismo para ver si le ganaba al Likud.

El laborismo, esta vez liderado por Hertzog y Tzipi Livni (que seguramente está por entrar a guinnes porque cada elección se presenta para otro partido diferente) logró la nada despreciable cifra de 24 mandatos. Claro, si no fuera que el Likud sacó 30 y le pasó el trapo. Hertzog no tiene ninguna chance de armar coalición ya que si se alía con los religiosos, Lapid no entraría con ellos. Si se alía con los árabes, Liberman ni en pedo atiende el teléfono, y cualquier otra combinación, no le alcanza para llegar a 61 mandatos.

En síntesis, queridos amigos, más de lo mismo. El Likud es el partido que, como se lo expliqué a mis hijos, tiene la esperanza de que si no hace nada, y se queda quietito, quizás venga un viento mágico y haga desaparecer a los palestinos. Por eso no se toma la molestia de sentarse a negociar una salida para el conflicto. Y mientras tanto, haciendo gala de ser mano dura, los palestinos de Gaza se le metieron por túneles hasta las entrañas del país y nos bombardeadon en TODO el territorio (menos mal que mi vieja no se llegó a enterar de que también en Kfar Saba caen cohetes). Las viviendas están más caras que nunca, los sueldos no suben, las cosas aumentan, EEUU nos tiene en penitencia por las actitudes desafiantes pelotudas de Netaniahu (que si al menos nos llevasen a algún lado, hasta yo lo apoyaría), y ni siquiera Israel clasifica para el Mundial.

Me acuerdo que en 1995 cuando Mendez ganó la reelección perdí toda fe en el pueblo argentino y me retiré en busca de un mundo mejor. Ahora siento algo parecido. ¿Nos vamos a Canadá?

Lo único bueno que salió de todo esto es el feriado en medio de la semana, con ese solcito sionista hermoso del mes de Marzo en Israel.

elecciones

Las Elecciones 2015 en Israel – La Previa

El otro día, casi sin querer, intentando romperle las pelotas a alguien fana del Likud, terminé involucrado en una conversación seria sobre las elecciones de la semana que viene en Israel.

Para los que no están muy empapados en el tema, les tiro las frases que más o menos estan consensuadas en la sociedad israelí histórica:

– La derecha es mano dura con los palestinos

– La izquierda quiere la paz y realiza concesiones con los palestinos

– La derecha es la que termina (tarde o temprano) devolviendo los territorios a los países enemigos(?), con el apoyo de la izquierda. La Izquierda jamás lo logra porque la derecha le vota en contra siempre.

– La derecha dice que si fuese por la izquierda, los palestinos nos terminarían echando al mar. Y por eso no le dan avance al problema de los palestinos.

– La izquierda dice que no hay otra salida que dos países para dos naciones.

Teniendo eso como más o menos de base, enfrenté la discusión diciendo que probablemente vote a Meretz, que es un partido de izquierda, que apoya al laborismo.

Mi amiga, hincha del Likud y de Netaniahu, me decía “¿vas a tener de primer ministro a Hertzog?” Y la verdad, lo reconozco, no tengo idea quien es el kía, que corre por el laborismo. Lo que sí se, es quien es Netaniahu.

Entonces ella empieza a tirar slogans: “¿vos querés que nos echen al mar?” Y ahí me saqué.

Hace 17 años que estoy en el país, y a nivel seguridad y conflicto con los palestinos, NUNCA ESTUVIMOS PEOR que en estos años con Netaniahu. Lo más cerca de que me tiren al mar, por decirlo en los términos que ella lo pone, fue bajo el gobierno de Netaniahu, el año pasado, cuando les tuve que explicar a mis hijos cómo tirarse al piso durante una alarma de misiles en mi ciudad, en la que durante 17 años en el país, jamás habían llegado los misiles. Eso no ocurrió con Barak, ni con Sharon, y ni siquiera con Olmert.

Y la derecha, supuesta mano dura ¿qué hizo? Nada. Bueno, nada… hizo bastante desconche en Gaza, claro. Pero eso no detuvo a los palestinos, que llegaron con misiles hasta Natania, se metieron en Israel con túneles que construyeron bajo las narices del Likud durante 5 años, y perpetraron atentados hasta con tractores en medio de Jerusalem. Es decir: viva la pepa.

Comparemos: Con la izquierda, Barak salió del Líbano a las apuradas y sin embargo no volvieron a haber muertos en ese frente. Antes teníamos 3 soldados muertos por semana. Hoy no. Se avanzó.

La derecha en estos últimos años no supo estar a la altura de sus slogans de mano dura, ni tampoco supo poner fin a los conflictos de manera diplomática. Es decir: no hicieron una mierda y la gente se cagó en su propia madre.

Ni hablar del costo de vida y cuestiones económicas en las que, sin ser especialista, ves que cada vez más gente se va quejando de que no le alcanza nada para nada. Y acá en Israel, creanmé, se trabaja mucho y duro.

Y ni hablar de la corrupción del mismísimo Netaniahu, del ex presidente Katzav, violador hoy preso, o de la policía que va en camino de ser como la Federal de Argentina.

En síntesis, le dije a mi amiga: no tengo la más puta idea de quién es Hertzog, pero si algo no está bien y nunca estuvo peor, la única opción que tengo, es cambiarlo. No puedo seguir apostando a quien me regaló los peores 3 años de mi vida en Israel para ver si de repente “se aviva y hace algo piola”. No. Suficiente. Si sacás la cuenta, Bibi es Primer Ministro desde 2009 en Israel. Son 6 años! Y tuvo que llamar a elecciones 3 veces porque no logra tener concenso en su propio entorno político.

Algo hay que cambiar, si querés resultados diferentes. Ese es mi consejo.

bibi