Elecciones 2019 – La Previa

Sabrán ustedes disculpar mi ausencia prolongada de este blog. No es que me haya olvidado de que existe. Es que este país parece la película de Bill Murray “El Día de la marmota”. No importa lo qeu pase, te despertás a la mañana y bibi Netaniahu sigue siendo el primer ministro, Hamás sigue tirando cohetes desde el sur (eso sí… cada vez de más largo alcance. Eso sí cambió), la gente putea a Netaniahu, la justicia sigue investigándolo por corrupción al primer ministro, y la gente sigue comprando celulares y autos como deporte nacional.

Quizás todos hayan asumido que este es el país que hay y así se juega. Porque durante los últimos 3 o 4 años, no escuché a nadie que proponga nada. Nadie dice “en vez de hacer esto, habría que hacer esto otro”. Nada. Ni en lo económico ni en lo político ni con los Palestinos.

La gente se va pudriendo de ver como nada funciona con los palestinos. te vas de Gaza y te hacen túneles. Les volás los túneles y te mandan globos que incendian los campos de cultivo. Si fuese tu vecino, ya lo habrías cagado a trompadas. Y tuvimos gobiernos que en las campañas de las elecciones prometieron cagarlos a trompadas. Y no lo hicieron. Porque “cagar a trompadas a alguien” en mi barrio es pegarlo lo suficientemente fuerte como para que no se le ocurra volver a meterse con vos. Y eso no ocurrió, evidentemente.

Vayamos a los bifes. En estas elecciones, ¿quiénes se postulan? El Likud de Netaniahu, un partido “nuevo” (Kajol-Labán) que es la fusión del partido de Yair “aparezco cada cuatro años’ Lapid y Gantz (un ex Comandante General de las Fuerzas Armadas -uno más- que se volcó a la política), y detrás, lejos lejos en las encuestas, los mismos de siempre: El laborismo, Meretz, los partidos árabes, los religiosos judíos, el alicaído y pasado de moda Liberman, y algún que otro extremista de derecha.

La cosa está entre el Likud y Kajol Labán, que van cabeza a cabeza en 27 mandatos cada uno. Sin importar quien gane, el presidente encomendará formar coalición (juntar 61 mandatos que lo apoyen) al que logre tener partidos menores que los apoyen en los papeles. Si todos los partidos de derecha apoyan al Likud, y todos los de izquierda (+ los árabes) apoyan a Kajol Laban, seguimos estando cabeza a cabeza.

El escenario sorpresa podría ser que Lapid-Gantz salgan dcon el discurso clásico de “llegó el momento en que todos los argentinos israelíes tiremos para el mismo lado ebn una verdadera unión nacional”, y a cambio del ministerio de economía y del de defensa, nos tengamos que fumar a Bibi de nuevo y todo haya sido al pedo, como en las últimas 4 elecciones.

Yo no se si son conscientes que Netaniahu es el primer ministro de Israel desde hace 10 faquin años! Y esto tiene pinta de seguir.

Yo decidí que quiero (no me queda otra) que Lapid-Gantz ganen, pero no les voy a dar mi voto directo para que no corramos el riezgo de lo antedicho. Voy a votar a Meretz o al Laborismo, que seguro van a apoyarlo (y jamás lo apoyarían a Bibi) y veremos si tenemos suerte. De todas formas, todo depende de la cantidad de gente de derecha que se haya podrido de Netaniahu y vote a Lapid-Gantz. Lo que hagamos nosotros no tiene la menor importancia, porque hay un piso estable del Likud en la sociedad israelí que no se mueve nunca, y las elecciones, simplemente es un sacudón de ministerios. Nada más.

Esperemos que esta vez haya un cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s