Cortale una gamba, por ejemplo

El mundo, hoy por hoy, es una pequeña ciudad. Si en Puerto Rico sale “Despacito”, en todo el mundo sale “despacito” y es un hit. Hace años atrás, mientras Fonsi era un pichi boricua, en Buenos Aires Palo Pandolfo pegaba un hit con Playas Oscuras. Hoy no, se globalizó todo.

Y no solo en música sino en fútbol, política y en programas de TV. Pero. Siempre hay un pero.

El mundo evolucionó mucho en los últimos siglos. Por ejemplo: los católicos ya desde el año 1600 que dejaron de crucificar gente por no adherir a su religión. Un lindo detalle de su parte, no? Los Alemanes hace como 70 años que no empiezan ninguna Guerra Mundial. Sí, ya sé que es poco y no bajamos la guardia. Pero es algo. En Estados Unidos dejaron de comprar y vender negros gente de color para usarlos de esclavos. Y más: la pena de muerte fue abolida en prácticamente todo el mundo. Pero claro… fue un proceso. Hace milenios atrás, venía un tipo con un hacha y te la partía en la cabeza para sacarte algo que tenías y él quería. Desde un coco hasta tu caballo. Y como todo se iba lentamente al carajo, empezaron (creo que los Romanos) a crear leyes que pongan un poco de freno a semejante kilombo. Al principio colgaban a gente en las plazas o les daban azotes con un látigo de cuero para ejemplificar a los demás y que “ni se les ocurra” hacer lo mismo. Lentamente el ejemplo fue cundiendo y las masas se fueron civilizando. Entonces, de a poco, empezaron a decir “che, cortala con la horca, ya somos grandes!”.

Y festejemos que la gran parte del mundo evolucionó y así como escuchan “Despacito”, también respetan que si vos tenés una casa o un auto, no te lo vienen a sacar así nomás (no tanto se cumple con las mujeres, como en el caso de Maxi Lopez e Icardi, pero bueno… eso todavía no se reglamentó).

Pero. No todo el mundo va al mismo ritmo. Así como en algunos países hay autos eléctricos mientras que en otros se respira cáncer en las calles centrales de las ciudades, en algunas partes del mundo todavía tenemos bárbaros dando vueltas por las calles. Tenemos gente que por tener otra nacionalidad, religión, o ancestros diferentes a los nuestros, se levanta una mañana, se pone una campera, va a la puerta de un shopping y así como así saca un cuchillo y se lo clava en el corazón al pobre tipo que labura chequeando los bolsos de la gente en la puerta para que, justamente, no entren con un cuchillo. Y el tipo sale corriendo.

En general, lo que ocurre, al tener un país en el que todos pasan entrenamiento militar, es que algún valiente lo corre, o alguien le pega un tiro en la cabeza, para evitar que pueda seguir matando, o incluso la posibilidad que tenga un explosivo. Pero claro… el mundo civilizado se escandaliza. Nadie es Dios para sacar la vida a otro semejante sin juicio previo! ¡Escándalo! Claro, el mismo kía sí fue Dios para sacarle la vida al pobre guardia del Shopping, pero él cuenta con que nosotros, los seres civilizados, no somos tan mierda como él, y le vamos a dar un juicio justo, si es que alguien no lo mata en el acto. Y eso ocurre. Gente que ha perpetrado atentados ha sobrevivido al intento, seguramente ha pasado un lindo interrogatorio para tratar de desmantelar su célula terrorista, pero finalmente salió, y volvió a atentar. Ha ocurrido, lamentablemente. Esa gente no entra a cadena perpetua. O si lo hace, terminan siendo botín de guerra cuando logran hacerse de un soldado israelí y lo cambian por 500 presos y salen libres.

¿Ustedes están leyendo lo que escribo? ¿Se dan cuenta de lo diferente que es el mundo en el que vivimos por estos lados y el que ustedes disfrutan día a día?

Sí, ya se que en Corrientes y Paraná te pueden meter un balazo si no le das un peso con cincuenta a un cabeza. Lo sé. Y eso es lo que me dispara (valga la alegoría) a escribir estas lineas. Que no todo es igual en todo el mundo. Y no hay soluciones que funcionan en todos lados.

El mundo se globalizó, pero no tanto. Y por lo consiguiente, lo que funciona en Oklahoma, no funciona en Bucarest, y mucho menos en la capital de Angola, como quiera que se llame. Nos escandalizamos cuando pegan latigazos a una mujer. Sí. Es horrible. Nos encanta escandalizarnos. Pero ni vos ni yo vivimos ahí ni fuimos de vacaciones. Y lo escribo pensando que me van a tratar de energúmeno. Claro! es que así funciona el mundo. Hasta eso se puso de moda: hacerse el Ghandi y tratar de energúmeno al otro. Entonces yo te invito a que trabajes de Guardia en un shopping durante un mes. Y que te fijes si no te hiciste pis del miedo. O que viajes en colectivo en Tel Aviv durante dos semanas y me digas que se siente.

Así que, dicho todo esto y entendiendo que mientras el mundo se civilizó, acá todavía nos quedan los musulmanes (que lentamente se están expandiendo a Europa) que aún están lejos de dejar de hacer barbaridades. Así que si su reloj atrasa, nosotros también deberíamos atrasar. Se me ocurre qué efecto podría causar en la sociedad palestina si a los que perpetran actos definidos como Terrorismo (tampoco lo haríamos con un ladrón de autos eh, paremos la mano un poco), les cortamos una mano y una gamba. Ponele la izquierda y la derecha, así queda simétrico respecto de la diagonal. Y lo dejamos libre. que vuelva a su ciudad. Que reciba los 10 mil dólares que Hamás reparte al que tiene la “valentía” de perpetrar un atentado. Que los disfrute si puede. Y que sea una muestra, un ejemplo, para todo aquel que considera ir por el mismo camino. Que todos los pibes de 10 años vean lo que les pasa a los que lo intentan. Que se les llenen las calles de tipos que van saltando en un pie y que no pueden dar un abrazo a sus padres. Que ni 70 virgenes ni paraíso. Que van a ser rengos y no van a poder ser arqueros en la selección. Así de simple. Que no van a poder jugar con el smartphone.

El que a hierro mata, a hierro vive. A ver si nos podemos encontrar dentro de 400 años y ver que se calmaron y también escuchan “Despacito” y que el problema está en… otro lado… no sé… Angola.

 

Anuncios

El Papa (cuervo) en Israel

Después de justito 5 años, vuelve un papa a Israel. Esta vez no es nazi sino hincha de San Lorenzo.

Igual, el titular en el diario sigue siendo quién ganó las elecciones en Ucrania. No le dan bola.

La posta es que vino a poner papelitos para el Mundial y la Libertadores.

(sabían que en el 78 y en el 86, argentina ganó el mundial y un equipo argentino la libertadores? anoten eh!)

El Papa y su Papada

Mientras el diario humorístico Clarín y también La Nación dan cuenta del pedido de perdón del Papa por los muertos del Holocausto, todos los medios periodísticos israelies destacan la decepción por las declaraciones del Papa (ex miembro de las juventudes hitlerianas) en las que nunca mencionó el número 6 millones, habló de judios muertos y no asesinados, y ni que hablar de su pasado nazi. La palabra perdón -el Vaticano tiene mucho de qué avergonzarse sobre lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial, y también Alemania- no figuró en ninguna parte. Nada. Eso.

El Papa en Israel

No es que no me importe la visita del Papa a Israel. Es que parece que a nadie le importa.

Creo recordar en en determinado momento hace muchos meses amenazaron con cancelarla. Recuuerdo la conmoción que eso causó (es decir: nada). Y de repente me doy cuenta de que estamos en Mayo y veo en Clarín (!) que Adolfito Ratzinger está en el vecino país de Jordania. Eso debe querer decir que está por venir. Pero creanmé que en los diarios no figura. Yo no se si es porque a nadie le importa un bledo o porque justamente no quieren que le vayan a hacer un piquete al ex nazi.

Lo que sí, nuestro Presi(?) le quiere dar al Vaticano el control juridisccional sobre determinados lugares de esta santa tierra que tienen que ver con el cristianismo. Dios mío. Lo que puede la diplomacia. Somos tan giles los moishes…

Jesús en Jerusalem

Hoy tuve un paseo por Jerusalem con la gente de la nueva empresa. El viaje se centró (con visita guiada y todo) en las raíces del cristianismo. Pasamos por Ein Kerem, cuna de Juan el Bautista. Y ahí empezaron mis preguntas (las más fáciles): ¿por qué el mundo le cambió el nombre a los protagonistas de tan sagrada historia? ¿por qué si hoy en día todos dicen Deivid Beckham en lugar de David, no pudieron decir “iojanán” en vez de traducirlo a Juan? Era un lío porque algunos lo conocen como iojanan, otros como john, y yo hice un esfuerzo hasta que me di cuenta de quién estábamos hablando.

¡Si ni el mismísimo Jesus se llamaba así!

Luego, en el santo sepulcro, nos contaron miles de historias re interesantes, como la escalerita de madera que quedó atrapada en el Status Quo firmado por los entes cristianos y hace 150 años que está en la cornisa de la iglesia sin que nadie la pueda sacar. (vean en cualquier foto, yo encontré esta rapidito, pero no se ve tan bien).

Peor la pregunta que no tiene una buena respuesta (bah, debe haber miles, pero yo pensé en esto hoy) es la siguiente: dentro de esa iglesia estan santificados los siguientes lugares: donde crucificaron a jesús, la piedra donde cayeron sus primeras gotas de sangre, el lugar (con piedra incluída -ver foto-) donde a jesús lo recostaron al bajarlo de la cruz para ponerle las ropas mortuorias, el lugar en el que fue hallada la cruz original, y finalmente el sepulcro en el cual se dice encontraron solamente las ropas y desde el cual subió al cielo.

Todos casi seguro saben que la idea del cristianismo no prendió hasta 400 años después de la muerte de Jesús. Sí, sí. 4 siglos de no darle mucha bola a la cosa antes de empezar a tener seguidores por todo el mundo. Y si alguno de ustedes tuvo la suerte de conocer Jerusalem, van a ver que en cada pared de cada edificio antiguo hay restos de construcciones de todas las épocas, ya que la ciudad fue conquistada y reconquistada y demolida y vuelta a construir miles de veces. La misma iglesia del santo sepulcro es uno de los mejores ejemplos. Y no hay que ser arqueólogo para ver esas diferencias.

Entonces, pregunto: en una ciudad con tanta actividad edilicia y tanto rompe rompe y contruye construye, ¿cómo es posible que las piedras arriba mencionadas hayan sido mágicamente gambeteadas por la suerte y nada haya sido construido arriba?

La guía turística dijo no estar segura de saber la respuesta ni de si la haya, pero que existen quienes dicen que los primeros seguidores de jesús, los de la primera hora (eso que dicen “yo lo voté”) custodiaron secretamente esos lugares. La teoría es un tanto descabellada porque teniendo en cuenta que la gente con suerte vivía 40 años, cuidar un lugar por 400 años implica generaciones y generaciones de cuidado. En un lugar, vuelvo, en el que cada centímetro era protagonista de trifulcas. Tengan en cuenta lo chiquita que es Jerusalem.

Cuestión, y espero que no tomen este post como una chicana al crsitianismo (no que no tenga nada que chicanearles, pero ESTA VEZ no es el objetivo), pero , decía, cuestión es que pareciera todo un poquito fabricado para vender la idea del cristianismo un poco mejor envuelta. La gente que viene de todo el mundo hace cosas tan locas como poner arriba de la piedra (ver foto una vez más) los souvenires que compra por 4 shekel en los kioskitos para santificarlos y llevarselos a sus países con el sello de fábrica, por decirlo de alguna manera.  Sabemos que el cristianismo es bastante fetichista, comparado con el islam y con el judaísmo, que diría que prácticamente no tiene objetos sagrados específicos y únicos. Y no me cuesta pensar que todo ese escenario es un centro turístico religioso de dudoso valor histórico.

Claro, como dijo uno de por ahí: mientras sigan llegando miles y miles de visitantes al país para verlo, vos dejalos que fomenta el turismo en israel.

Los que me conocen hace tiempo saben que cada vez que voy a Jerusalem, vuelvo conmovido por lo INCREIBLE de esta ciudad. Desde la Pislaba hasta los religiosos otrodoxos, todos vuelven con el piso sacudido después de presenciar semejantes pedazos de historia. Ciertos o no, todos tienen centro en un lugar tan pequeño y tan especial.

Si estas vacaciones te cansaste de Cariló y de Mardel, date una vuelta.

jesus.jpg

PD: pido perdón si mezclé términos como cristianismo cuando quizá debí decir catolicismo. Creo que no me equivoqué, pero ante la duda, que siempre existe, me atajo(?)