No Hay Falafel Que Les Venga Bien

En los blogs pro-palestinos me bloquean los comentarios cuando intento dialogar de verdad, exponiendo mi punto de vista. Lo hago no para convencer a nadie sino porque estoy completamente convencido que, como en la vida misma, nada es blanco o negro. Y si yo veo las cosas de determinada manera, solo escuchando al que las ve completamente al revés, podré entender qué tan gris es la verdad, que está en un lugar en el medio. Más para allá, más para acá. Pero al menos entenderé la otra posición de manera más cabal. Yo no tengo problema en reconocer errores en el lado israelí. De hecho lo hago todo el tiempo. Pero no he visto ni un blog que haga autocritica palestina. Si lo hay, por favor tiren un link.

Claro que cuando dejo un comentario en esos blogs, (que tienen el sistema de aprobar los comentarios antes de que se vean públicamente -eso en mi blog no existe y es una prueba más de lo democrático que es este blog-) no me lo aprueban o directamente bloquean mi usuario para que no pueda comentar.

Volviendo al conflicto de Gaza de este verano que se termina en estos días, ya todos se olvidaron de lo que pasó y empiezan a pensar en el Mundial, en la Libertadores, o en la muerte de Cerati. Ah como… ya se olvidaron y ahora piensan en la muerte de Cafiero? Ni morirse sirve. Los muertos pasan de largo. En fin… decía, que volviendo al conflicto, ahora a Gaza le queda afrontar los desastres que quedaron en la franja, como consecuencia de la guerra que allí se llevó a cabo.

Los miles de muertos y la destrucción de infraestructuras. Ellos sabrán si esas muertes les valieron lo que consiguieron a cambio. Yo se que a Israel nada de eso (ni las 71 muertes de su lado ni las muertes que infringió) le sirvieron de nada. Si hubiese querido que le sirva, tendría que haber hecho todo lo que hizo en una semana en vez de en dos meses. Para que el mensaje sea: por la fuerza, conmigo, no. Vení a sentarte a negociar. Ofreceme garantías y hablamos. Pero por la fuerza no. Casi como intento hacer con mi ex- esposa. Pero ninguno de los dos entiende y así estamos. Lamentablemente.

No hay falafel que les venga bien. Estuve fino, ¿no? Es que los palestinos pidieron dinero para reconstruir la Franja. Pidieron 4 mil millones de dólares. Menuda cifra. Recibieron 5400. Mucho más de lo que pidieron. Seguro que con lo que les sobra van a poder reconstruir los túneles. O quién sabe si para la próxima guerra estarán ya construyendo drones o algo más cool.

Y lo más interesante, y una constante en la blogósfera palestina, como decía antes, es la falta de honestidad consigo mismo. Cuando TODO lo que pasa es culpa del “enemigo sionista”, entonces es porque no te hacés cargo de nada.

Fijate este print de un sitio llamado “electronic Intifada” que fue traducido y republicado cientos de veces más. Dicen que a pesar de haber llegado esa ayuda, el VERDADERO beneficiario de esa plata es Israel. O sea… macho, media pila. Si no querés beneficiar a Israel, entonces ¿por qué no le decís a la comunidad europea y a EEUU que no manden nada? Deciles “no, no quiwero que se beneficie Israel, no manden plata!” Quiero verlo. Ya me da risa, es casi incomentable, pero cuando pensé en la frase “no hay falafel que les venga bien”, no me puse resistir a la idea de escribirla. Sepan ustedes disculpar. Pueden seguir con sus vidas normalmente. Entremos a la página de Crónica que me parece que se murió Tina Turner. Y dale que va…

 

beneficiario Gaza

Anuncios

No me Llames Guerra

Cuando empezó este conflicto en Gaza, en los medios lo llamaban “operación en Gaza”. Después apareció el nombre “Tzuk Eitan”. Y cuando se puso medio heavy, en algunos medios ya ponían “Guerra en Gaza”

Claro, la guerra de los seis días, justamente duró 6 días y fue guerra con todas las letras. ¿Cómo vas a llamar “operativo”, “ofensiva” o algo menos que guerra a un conflicto con miles de heridos y muertos que dura más de 3 semanas? ¡Tenés que llamarlo Guerra! Y debería quedar en la historia en la linea de Independencia, Sinai, 6 Días, Yom Kipur, Líbano, Líbano2 y Gaza. Sí señor. Pero no.

Si te preguntan qué es la guerra, decís que hay dos tipos: el primero muestra dos bandos se dan con lo mejor que tienen con el objetivo de conquistar un territorio. Así fue la Segunda Guerra Mundial, así fue la guerra de Malvinas. El segundo tipo de guerra es más bien de odio en la que que dos bandos hacen lo imposible para eliminar al enemigo. Matarlos a todos si se puede. Pero lo que tienen en común los dos tipos de guerras es que los bandos ponen lo mejor que tienen. ¿Para qué dar ventajas?

Vayamos una vez más al fútbol como analogía: si Argentina juega un partido con Alemania (¿sabían que en septiembre vuelven a enfrentarse?) y pone a Di María y a Messi en el banco… ¿cómo se llama ese partido? ¡Amistoso! Y en Gaza es lo mismo.

Te imaginás a dónde voy con esto, ¿no? Israel no busca conquistar la Franja de Gaza. Tampoco busca exterminar a los palestinos (ojalá hubiese bajado un par de cabecillas del Hamás, si no fuesen tan cagones de estar en los bunkers) y tampoco pone lo mejor que tiene. Porque me imagino que no hay un solo tipo en este mundo que cree que Israel usó todo su poderío militar. Si Israel llega a poner a Messi y Di María en la cancha, hoy tenés que juntar Gaza con cucharita, eso es obvio.

Israel salió a defenderse. A defender a sus habitantes, como todo ejército que se precie. Para eso está. Sabe que pelea en desigualdad de condiciones, como pelear con un nene chiquito: le pelea con una mano atada. No puede darle con todo porque pertenece a la mitad civilizada del mundo. Porque el mundo mira y condena a los que pelean en desigualdad de condiciones, aunque se defiendan, aunque tengan razón (“¿cómo le vas a pegar a un nene, animal!”). Aun así, mientras se defiende de lanza misiles asesinos, lo acusan de genocida.

Esto no fue una guerra señores. Esto fue un amistoso en el que se subió de tono. Como esos amistosos barriales en el que uno de cada equipo se trenzan en una pelota peleada y se agarran a piñas porque en realidad lo que pasa es que uno le robó la novia al otro. Pero no pasa de ahí.

Siempre dije que el día que haya una Guerra de verdad, este conflicto se acaba. Por un lado uno quiere que el conflicto se acabe, pero cuando pensás en lo que pasaría en una guerra de verdad, te da escalofrío. Mientras tanto, llamemos a las cosas por su nombre. Esto fue un amistoso entre Gaza y Tzahal. El resultado: perdieron los dos.

 

El Muro y Los Túneles

Para todos aquellos que gastaron saliva y teclado en defenestrar a Israel por el muro que construyó para separar a la Franja de Gaza del territorio israelí, la realidad les contesta claramente.

Los túneles que construyeron los palestinos de la Franja de Gaza con el objetivo de perpetrar asesinatos y atentados en territorio israelí, no hacen más que confirmar la necesidad (la lamentable necesidad) del muro que separa ambas tierras.

Todos aquellos que decían “los pobres palestinos que lo único que quieren es cruzar al territorio israelí en busca de un trabajo digno para poder darle de comer a sus familias” pueden ir buscando otro nombre y abrirse una cuenta nueva en Facebook, porque la cara se les tiene que caer de vergüenza.

Los túneles no solo no los construyeron para pasar a buscar trabajo(!) sino que con la plata y el tiempo que gastaron en hacerlos, podrían haber vivido estos 7 años sin trabajar. Es así, como lo leés.

El muro (que no es el único en el mundo, ya lo hemos mostrado en este blog) es necesario porque del otro lado hay gente que no solo no quiere a los israelíes sino que los quiere ver muertos. No solo no quiere una tierra para construir un país sino que quiere destruir al país vecino. En 2005, con la retirada israelí recibieron campos cultivados en Gush Katif de los cuales venían frutas de una calidad impresionante y se vendían en todo el país. Ahora en esos campos se establecen bases de lanzamiento de misiles. Sin necesidad. Atrayendo la muerte y la destrucción a su pueblo. Los números lo prueban claramente.

El muro, visto y considerando los túneles, es tan triste como necesario. Y ahora díganle al pelotudo de Roger Waters que lo venga a firmar, pero que traiga casco, por las dudas.

¿Como se soluciona esto?

Hablar con israelíes sobre el conflicto con los palestinos deprime. Claro, ellos están acá desde hace mucho y vivieron guerras y conocen muchos más caso de iniciativas de paz que terminaron en nada. Y te desaniman. Uno viene con ideas y te dicen “es imposible”. Y te lo justifican.

Cuando levantás temperatura y decís “entonces ya que somos el sexto(?) ejército del mundo, hagámoslos mierda para que se dejen de joder”, te dicen que no podés. Que no estás solo en el mundo y que el mundo entero te lo va a impedir. Vos pataleás y decís “entonces por qué mierda el mundo entero no les impide a ellos tirar cohetes”. Y la respuesta es “vos sabés como es esto….”

Si uno quiere decidir quién tiene la culpa, es como con los chicos:

– el me pegó,

– si, pero ella me tiró del pelo primero

– porque él ayer me volcó coca cola en el vestido.

– y vos antes me habías escupido sandía en la remera.

– y él la semana pasada en el colegio me dijo “tarada”

Y así se sigue hasta años atrás.

Mirá si habrá historia entre Egipto y los judíos que podemos llegar a Moises y los esclavos y hasta pedir que nos den derechos de autor por las pirámides.

Conclusión: el pasado no se puede arreglar.

Lo cierto es que Israel logró, a pesar de esos pronósticos negros, firmar la paz con dos monstruos de medio oriente: Egipto y Jordania. En el pasado hubo guerras, hubo territorios ocupados, hubo juramentos de exterminio y también historias de mil años atrás.

ALGUIEN vino un día en Egipto (Saddat) y dijo “bueno, basta de tratar de eliminarlos. Aparentemente mientras tengan a Estados Unidos de su lado, no los vamos a poder matar a TODOS”. Vieron que por otro lado podía irles mejor, y firmaron la paz. Hoy negocian y comercian con Estados Unidos y se convirtieron en un país un poco más confiable.  No nos quieren, y no nos importa. Porque lo que importa es que hay CALMA. No estamos temiendo que de buenas a primeras nos ataquen como con Siria, por ejemplo.

Lo mismo con Jordania. El Rey Husseim se cansó de matar propios y ajenos, se calzó la corbata y firmó la paz. No le importó que Cisjordania (que fue jordana en su momento) ya no lo sea. Dejó de predicar el “todo o nada”. Porque siempre que se pretende el “todo o nada”, la respuesta es clara: “nada”.

¿Qué tan difícil es esperar que aparezca un tipo en la Autoridad Palestina, que sea capaz de negociar sin mirar hacia atrás? Arafat tuvo servida en la mesa una propuesta que difícilmente se repita. Y no la aceptó. Todo o nada. Y desde ahí, todo fue cuesta abajo. No hubo nadie que tenga apoyo en el pueblo palestino. Al contrario: tienen dos gobiernos diferentes y paralelos. Y desde ese momento, la paz y la independencia de los palestinos no hizo más que alejarse. ¿No se dan cuenta? ¿No lo ven?

Repito lo dicho antes: Israel dio un paso ENORME para arrancar el proceso de normalización: salió COMPLETAMENTE de Gaza. Ahora toca que alguien se ponga los pantalones y decida seguir los pasos de los grandes líderes árabes de Medio Oriente, que llevaron a sus países un paso más adelante; que tienen hasta turismo israelí que los visita! Impensable! y que no tienen que gastar millones de dólares en armamento permanente como antes.

Los palestinos y su futuro Estado es como los que quieren dejar de fumar: primero tienen que querer.

Flickr_-_Government_Press_Office_(GPO)_-_PM_YITZHAK_RABIN_AND_KING_HUSSEIN_SHAKING_HANDS

Ojo por Ojo, pero del bueno

Ayer en televisión cruzaron a dos civiles en una conversación, uno de Sderot, del lado israelí, y otro de Gaza. Civiles que están viviendo un infierno de vida por el enfrentamiento.

El de Gaza decía: ¿como no voy a apoyar a Hamás si no tengo nada? No tengo nada que perder. No tengo agua, tengo electricidad solo 7 horas al día, y todo por culpa de la fuerza ocupadora que mantiene el encierro de Gaza.  La periodistas le preguntaba por qué no eligen echar a Hamás. El tipo contesta que Hamás les dice “esperen un poco más y los vamos a liberar de la ocupación”. Que si Israel termina la ocupación, tanto Hamás como la Jihad islámica y todos, van a dar silencio, calma y amor (sic) a Israel.

Yo creo que a este tipo no le avisaron que Israel ya se fue hace rato de la franja de Gaza. Creo que si hubiese un bloqueo y encierro israelí como dice, no tendrían forma de hacer entrar tantas toneladas de explosivos para generar cohetes. En lugar de eso, podrían hacer entrar toneladas de comida. Si tienen  electricidad 7 horas por día es porque Hamás se la corta y no porque está dañada la infraestructura, que entre otras cosas, la suministra Israel.

Israel se fue de Gaza. Eso ya lo sabemos. Y a cambio de nada. Antes de seguir dando libertades autónomas a una zona tan problemática, creo que el más de los pacifistas iría con cuidado antes de mandarse con todo. Antes de dejar que abran un aeropuerto, quiero ver qué hacen ahora que me fui de Gaza. ¿Y qué hacen? Ya lo vemos: primero, Hamás toma el poder en Gaza e ignora al gobierno de la autoridad nacional palestina de Abu mazen. De hecho, funda un tercer “país”. Luego toma control sobre toda la franja y empieza a tirar cohetes.

Es ojo por ojo, señores. Pero del bueno. Yo me fui de Gaza. Ahora te toca a vos. Mostrame ALGO de buena voluntad que me de la razón al haberme ido, mostrame que vas a usar esa libertad para construir un país y no para destruir al vecino, y entonces será mi turno de nuevo y te daré más libertades sin correr riesgo de que me mates. Así como están las cosas, Hamás lo único que hace es hacerme pensar que nunca tendría que haber salido de Gaza. Van para atrás y no para adelante. Están generando que Israel vuelva a poner presencia militar en Gaza.

Y no solo el pueblo palestino civil mira para el costado y deja que Hamás haga lo que quiere sino que el mundo entero lo hace también. EEUU se mete en Irak cuando Sadam invade Kuwait. Se meten en Kosovo los de la OTAN. Pero acá no mandan ni un veedor de la ONU ni fuerzas de la UNIFIL ni nada que garantice la paz. Al mundo le importa tres carajos lo que pasa en el país, y a la vez se quejan de la matanza israelí. Si no les importa, entonces no opinen. La indiferencia y la inacción del mundo lo único que provocan es que a israel le chupe un huevo lo que opinan de sus acciones.

Los palestinos tienen que dar su muestra de buena fe para que se siga avanzando. Nunca, pero nunca, dieron muestras de saber vivir en paz. Nunca atraparon a un asesino, nunca a un secuestrador, nunca a los que tiran cohetes, nunca a un jefe de celda terrorista. Los cultivan y los multiplican engañando (los de Hamás) a su propia gente diciéndoles que van a liberarlos cuando lo único que hacen es demorar mucho más esa liberación.

Quizás sería genial proponerles: si quieren (por ejemplo) un aeropuerto, den primero 2 años sin cohetes. Hacer algo así, del ojo por ojo del bueno, organizado. No se.. es una idea infantil, pero con mis hijos me funciona. Querés un helado? Ordená tu pieza primero. Y todos ganan.

 

A Israel nada le gustaría más que firmar la paz como lo hizo con Egipto y Jordania. Y así, los millones de dólares que dedica en armamento, los podrá usar para financiar un buen equipo de fútbol y  llegar de una puta vez al Mundial!

palestinos hamas fatah acordo

Ejército Idishe Mame

Al margen de mi humor negro, que a veces no puedo evitar, este es un aviso que el ejército israelí está distribuyendo en panfletos por todo el norte de la franja de gaza (desde donde están disparando los cohetes), avisando a los civiles que desocupen sus casa porque van a ser bombardeadas. Aquellos que no escuchen las recomendaciones, ponen en peligro sus vidas voluntariamente. El aviso es para hoy hasta las 12:00 del mediodía.

Uno puede pensar, ¿para qué avisa? Es como que Messi te diga si la va a patear fuerte al segundo palo o si la va a picar por encima de la cabeza del arquero despacito. La idea es que sea gol, ¿no? Entonces no le avises a nadie! Pero el ejército israelí no está interesado en matar civiles. No solo eso sino que intenta evitar lo más posible las muertes de civiles innecesarias bajo todo punto de vista.

Lo que queda, es solo destruir depósitos de armas, infraestructura de túneles y refugios bajo casas de civiles. Dañar la estructura del terror.

Esto es par alos que dicen que esto es una guerra. En una guerra ningún bando se toma la molestia de cuidar al bando opuesto. Se supone que es TU PROPIO EJERCITO el que te tiene que decir (y obligar) que tenés que evacuar tu casa porque estás en peligro. Y lo tiene que hacer para protegerte. Pero Hamás no solo no lo hace, sino que los usa de escucdos para evitar que los alcance el ejército de Israel. Hamás, que dice estar luchando para liberar a su pueblo, los cuida menos que el mismísimo ejército israelí. Lo seguimos viendo a diario.

Llegarán finanzas del mundo árabe que reconstruirán esas casas. Sí. Y también llegarán finanzas del mundo árabe que si, por una vez, deciden utilizar para cambiar esta terrible realidad, la usarán para levantar fábricas y universidades en vez de para comprar cohetes de largo alcance.

 

Update: los palestinos del norte de la franja de Gaza empezaron a evacuarse, y Hamás los instruyó a volver inmediatamente a sus casas. Ver en este link para los que entienden hebreo. Una vergüenza

1.jpg_wa

A los palestinos pobrecitos, y a los que viven lejos

Cuando la gente desde lejos opina sobre lo que pasa en otro país, en general le pone los pelos de punta al que vive el conflicto de cerca. Así como a los argentinos que viven en Buenos aires les revienta que alguno de sus compatriotas que viven en Israel hable a favor (o en contra) de Critina y su séquito. “¿Y vos qué sabés?” Es lo primero que uno tiende a decir.

La mejor técnica que yo encuentro casi siempre para explicar un problema que me aqueja, es transladarlo al mundo del que me escucha, para que lo sienta en carne propia y pueda entender mejor.

El conflicto con los palestinos ya lleva mas de 40 años. Y siempre se escuchan las mismas frases diciendo “los palestinos no son todos terroristas”; “los usan de escudos, pobre gente!” “israel mata civiles que no tienen nada que ver”.

Vamos a hablar de hechos que tienen que ver con argentina, en las décadas pasadas para explicar que los palestinos civiles inocentes que no son terroristas, tienen tanta responsabilidad como aquellos que disparan los cohetes. No quiero decir con esto que merezcan morir, no no. Ni siquiera el que dispara el cohete merece morir. Nadie merece morir. Pero por lo menos entendamos que casi no hay nadie que pueda decir “soy inocente” en este conflicto.

En argentina en la década del 70 reinaba el caos en las calles. Un buen día los militares se adueñaron del poder e hicieron a su antojo. Violaron todos los derechos humanos y asesinaron sin piedad. Es fácil echarles la culpa de todo. Sin embargo, un buen día los militares se fueron. Y fue porque la gente los empezó a empujar, a echar, porque hicieron manifestaciones de cientos de miles de personas protestando, porque el apoyo que les dio la gente para tomar el poder, desapareció. ¿Cómo? ¿Qué dijiste, josi?” Claro. No podés negar a esta altura que la gente APOYO el ingreso de los militares. El país, ya lo dije, estaba sumergido en un caos de violencia, asesinatos, bombas y demás, producto de la lucha interna del peronismo por el poder. Cuando todo se le fue de las manos a Perón (y luego a su esposa, Isabelita), los militares empezaron a actuar, y cuando se les dio via libre, dijeron “correte del medio, democracia” y se zarparon. Obviamente la gente que decía “los militares van a poner en vereda a los montoneros” nunca imaginaron que los militares iban a ponerlos en ataúdes no solo a los montoneros sino a cualquiera que tuviese una remera de color rojo(?).

Volvamos a Israel. El pueblo pelestino hoy en día no tiene un gobierno sino dos. Uno es gobernado por Abu Mazen, en Cisjordania, y el otro por Hamás en la franja de Gaza. Técnicamente, funcionan como dos países diferentes. ¿Con quien debería firmar la paz Israel? Como se negocia cuando cada bando quiere algo diferente? Y lo más importante: ¿quién piensan que puso a Hamás en un gobierno paralelo que domina lo que pasa en Gaza? El pueblo palestino. Señores, no se duerman más. Todos los gobiernos llegan arriba por apoyo de su pueblo. El gobierno nazi que puso a Hitler en el poder en elecciones democráticas, la gente golpeando la puerta de los cuarteles en argentina, y el pueblo palestino dandole la derecha a Hamás para atacar a Israel con cohetes.

El discurso palestino de la ocupación se terminó en la franja de Gaza cuando Ariel Sharon (derechista si los hay) decidió dar un golpe de timón y sacar a TODOS los israelíes de Gaza, y al ejército, sin que hay aningún acuerdo mediante. Sin pedir nada a cambio. Sin garantías de obtener a cambio seguridad para su país. Ese momento histórico en el cual el Pueblo Palestino pudo haber elegido el silencio, la calma (ya ni hablo de paz, hablo de calma) fue desperdiciado y lo único que hicieron es acercarse más al límite y poder tirar libremente más y mejores cohetes que en vez de llegar a Sderot, hoy ya llegan a Cesárea, a unos 30 km al norte de Tel Aviv. Hoy por hoy no existe NINGUNA ciudad a la que los palestinos no puedan llegar usando sus cohetes. Ya sea desde el norte como desde el sur.

Ya sé lo que vas a decir VOS: “Josi, vos te pensás que los palestinos civiles, pobrecitos, tienen opción de decirle a los teroristas “no se metan en el patio de mi casa a tirar cohetes?” Y la respuesta es “¡Claro que sí!” Si los palestinos como pueblo pueden oponerse con lo poco que tienen a un ejército superpoderoso como el de israel, entonces no me digas que entre ellos no puede la enorme mayoría (que son los civiles que -supuestamente- quieren vivir en paz, oponerse a los ataques, detener al gobierno de Hamás, elegir un gobierno pro-acuerdos de paz. ¿Cómo se hace? Querido, ¡usá wikipedia! La historia está repleta de ejemplos. Fijate como se terminó echando a los militares en argentina, o en Uruguay. Lee un poco. Si son mayoría, ningún gobierno puede actuar sin el apoyo del pueblo. NINGUNO.

Eso sí, si no los echa el mismo pueblo palestino, entonces están optando, pasivamente, por otra solución, que es dejar que fuerzas externas los terminen echando. En este caso Israel. Así como los ejércitos aliados echaron a Hitler. Y bueno, no va a ser simpatico si eso ocurre. No. Porque no vino el General Smith(?) a decirle a Hitler “señor adolfo, por favor retírese sin hacer escándalo”. No. Lo cagaron a bombazos. El pueblo alemán fue cómplice con su pasividad. Quién más, o quién menos. Algunos actuaron cooperando y otros simplemente no hicieron nada. Y la fuerza vino de afuera. En Argentina las mismas cagadas que se mandaron los militares los hicieron perder apoyo en la gente, y se fueron echados al no tener consenso. Pero Hamás, lejos de irse, hace 40 años que sigue en la suya. Y no es magia. Es porque “los pobres civiles” no hacen nada. Porque activa o pasivamente, los apoyan. Y ni hablar del apoyo internacional que reciben, que es material para otro post. Pero hoy me ocupo de los palestinos, de aquellos que quieren plantar tomates y algún dia veranear en Eilat. Esos que los que no entienden nada dicen que son pobrecitos. No señor. Un año, dos, cinco, ¡siete! te lo puedo aceptar… pero 40 años ya no son pobrecitos, son cómplices de una organización terrorista que se llama Hamás. Y si ellos no quieren a sus hijos lo suficiente, no esperen milagros. Hagan algo, y van a ver que mágicamente, la paz se firmará como con Egipto, o Jordania, que alguna vez fueron enemigos acérrimos. Hasta tanto, dejen de llamarlos pobrecitos, haganme un favor.

JUMBO_zuk_eitan