¿Como se soluciona esto?

Hablar con israelíes sobre el conflicto con los palestinos deprime. Claro, ellos están acá desde hace mucho y vivieron guerras y conocen muchos más caso de iniciativas de paz que terminaron en nada. Y te desaniman. Uno viene con ideas y te dicen “es imposible”. Y te lo justifican.

Cuando levantás temperatura y decís “entonces ya que somos el sexto(?) ejército del mundo, hagámoslos mierda para que se dejen de joder”, te dicen que no podés. Que no estás solo en el mundo y que el mundo entero te lo va a impedir. Vos pataleás y decís “entonces por qué mierda el mundo entero no les impide a ellos tirar cohetes”. Y la respuesta es “vos sabés como es esto….”

Si uno quiere decidir quién tiene la culpa, es como con los chicos:

– el me pegó,

– si, pero ella me tiró del pelo primero

– porque él ayer me volcó coca cola en el vestido.

– y vos antes me habías escupido sandía en la remera.

– y él la semana pasada en el colegio me dijo “tarada”

Y así se sigue hasta años atrás.

Mirá si habrá historia entre Egipto y los judíos que podemos llegar a Moises y los esclavos y hasta pedir que nos den derechos de autor por las pirámides.

Conclusión: el pasado no se puede arreglar.

Lo cierto es que Israel logró, a pesar de esos pronósticos negros, firmar la paz con dos monstruos de medio oriente: Egipto y Jordania. En el pasado hubo guerras, hubo territorios ocupados, hubo juramentos de exterminio y también historias de mil años atrás.

ALGUIEN vino un día en Egipto (Saddat) y dijo “bueno, basta de tratar de eliminarlos. Aparentemente mientras tengan a Estados Unidos de su lado, no los vamos a poder matar a TODOS”. Vieron que por otro lado podía irles mejor, y firmaron la paz. Hoy negocian y comercian con Estados Unidos y se convirtieron en un país un poco más confiable.  No nos quieren, y no nos importa. Porque lo que importa es que hay CALMA. No estamos temiendo que de buenas a primeras nos ataquen como con Siria, por ejemplo.

Lo mismo con Jordania. El Rey Husseim se cansó de matar propios y ajenos, se calzó la corbata y firmó la paz. No le importó que Cisjordania (que fue jordana en su momento) ya no lo sea. Dejó de predicar el “todo o nada”. Porque siempre que se pretende el “todo o nada”, la respuesta es clara: “nada”.

¿Qué tan difícil es esperar que aparezca un tipo en la Autoridad Palestina, que sea capaz de negociar sin mirar hacia atrás? Arafat tuvo servida en la mesa una propuesta que difícilmente se repita. Y no la aceptó. Todo o nada. Y desde ahí, todo fue cuesta abajo. No hubo nadie que tenga apoyo en el pueblo palestino. Al contrario: tienen dos gobiernos diferentes y paralelos. Y desde ese momento, la paz y la independencia de los palestinos no hizo más que alejarse. ¿No se dan cuenta? ¿No lo ven?

Repito lo dicho antes: Israel dio un paso ENORME para arrancar el proceso de normalización: salió COMPLETAMENTE de Gaza. Ahora toca que alguien se ponga los pantalones y decida seguir los pasos de los grandes líderes árabes de Medio Oriente, que llevaron a sus países un paso más adelante; que tienen hasta turismo israelí que los visita! Impensable! y que no tienen que gastar millones de dólares en armamento permanente como antes.

Los palestinos y su futuro Estado es como los que quieren dejar de fumar: primero tienen que querer.

Flickr_-_Government_Press_Office_(GPO)_-_PM_YITZHAK_RABIN_AND_KING_HUSSEIN_SHAKING_HANDS

Anuncios