Elecciones, postdata

El recuento definitivo de los votos movió un poco el tablero. Parece poca cosa pero no lo es.

Kadima ganó una banca más, lo que les subió el talante. Siendo ellos los que van a formar gobierno, es bueno que estén con mejor onda que el día de las elecciones, cuando se dieron cuenta de que no pasaban los 30 mandatos. Mi pronóstico es que en 4 años no queda nadie en Kadima. Pero lo importante son estos 4 años críticos que se vienen. Y a eso apuesto.

Israel Beitenu perdió una banca. Que es bueno. Shas Perdió otra. Y eso también es bueno. Pero lo malo es que una de ellas las ganó el Likud, con lo que los posiciona en tercer lugar a ambos con 12 bancas. Suponiendo casi con seguridad que Avodá va a formar parte de la coalición con Kadima, eso implica que Netanyahu va a ser el jefe de la oposición.  Si es que no lo echan en su propio partido. Y mi sueño era no tener que verlo seguido por los medios.

La otra banca la ganó Meretz. El partido que más veces voté, aunque esta vez no. Yosi Beilin (ex-Avodá) estaba por entregar su cabeza cuando vieron que bajaron de 6 a 4 bancas (y venían de tener 10 hace dos elecciones atrás). Yo ya estaba festejando porque no lo trago. Pero esa quinta banca parece que le salva el pellejo.

Lo interesante es que si se suman todas las bancas de los partidos de derecha, se llega a nada más que 51 (sobre 120) Eso refleja un clarísimo mensaje de la sociedad israelí con respecto a lo que se quiere para el futuro inmediato.

Más claro, echale agua bendita.

Andate, pero no sin que te eche

No entiendo. Juro que no entiendo.

Tanto esfuerzo, tanta propaganda, tanto terror! Todo para lograr que "la fuerza invasora" se vaya de los territorios.

Si a vos te tiran cohetes, ¿no te irías corriendo? Si alguien te tira cohetes, ¿no es para que te vayas cuanto antes y sin despedirte?

Entonces… si ganó el partido Kadima, que quiere seguir con lo que Sharon empezó en Setiembre de 2005 con la retirada rápida e intempestuosa de Gaza. Y promete seguir en la misma línea y salir de Cisjordania ¿Qué más podrían querer aquellos que hace 40 años rezan y matan por lograrlo?

Sin embargo, lejos de estar felices (¿acaso algún día lograrán estarlo?), Saeb Erekat, uno de los más fuertes referentes de la dirigencia palestina, dice hoy que no quiere que Israel se vaya sin chistar:

"Erekat calls on Olmert to reject unilateral policy, return to negotiations" (link)

Palo si boga, palo si no boga. 

Elecciones 2006: ¿Quién Me Robó Mi Queso?

Con el 99% de los votos contados, ya se puede hacer un analisis de los resultados de las elecciones de ayer.

Como en la perinola: Todos Pierden.

Empecemos diciendo que el nuevo partido de los jubilados (conducidos por jubilados de verdad, muy parecidos a los dos viejitos del balcon del show de los Muppets, y no por chantas como Varela Cid) sacó 7 bancas. Con ese dato, muchos encontraron excusa para lo que pasó.

Al partido Kadima, creado hace 4 meses por Ariel Sharon, en aquel entonces le daban 42 bancas en las encuestas. Terminó con 28, y que digan gracias que las elecciones fueron ayer. En un mes le quedaban 3 o 4 bancas menos. Su excusa es que el partido de los jubilados son votos suyos.

El laborismo (Avodá) cuando eligió a Amir Peretz (le ganó la interna a Shimon Peres, que decidió unirse a las filas de Kadima luego de la derrota) dio a imaginar que lo pintoresco de su nuevo lider le iba a quitar gran parte de sus votantes, en favor de la clara propuesta de Kadima de desconectarse de los palestinos. El laborismo perdió 3 bancas respecto de las que tenía. Pero comparado con las 28 que sacó Kadima, sus 20 bancas lo dejan en un puesto central para formar parte de la coalición del gobierno.

El Likud de Netanyahu no solo perdió bancas, sino que perdió el podio. Quedó en quinto lugar, lo que obligó a los medios gráficos a dar no solamente los 3 primeros puestos, para que se vea en dónde quedó el partido que llevó a Sharon al gobierno. 11 bancas en el peor resultado de su historia. Esperemos que se entienda el mensaje.

Mafdal e Ijud Lehumi, dos partidos de derecha religiosa, sumaron fuerzas para perder en conjunto. Tienen 9 bancas, que no es poco, pero es menos de lo que tenían por separado.

Meretz, partido tradicional de izquierda laica y progresista, tocó fondo de la mano de Yosi Beilin, con 4 bancas solamente. Difícil pensar que alguien se moleste en Kadima en darles algún ministerio a cambio de su apoyo que, de todas formas, seguramente dará en el congreso desde afuera de la coalición.

Shinui, partido de corte liberal, laico, anti-religioso, que dio la sorpresa la elección pasada alzándose con 11 bancas, hoy desapareció del mapa.
¿Cuáles son los partidos que crecieron en bancas?

El partido del inmigrante ruso Avigdor Liberman (Israel Beitenu), de derecha y con fuerte apoyo de la comunidad rusa en el país (un millón de votantes) obtuvo el cuarto puesto con 12 bancas. Es muchísimo. Los del Likud sostienen que parte de sus votos son suyos, y están destinados a castigar a Netanyahu.

Shas, el partido religioso-social de los sefaradim, logró mantenerse en 13 bancas. Es un aprtido que puede comprarse con plata y formar parte de cualquier coalición. Pero es lamentable que sigan conservando su poder. Un paso atrás.

Cerramos la lista con los partidos árabes que en conjunto suman 10 bancas, manteniendo su espacio habitual.

La coalición que se impone, necesariamente, debe incluir a Avodá.

28 de Kadima más 20 de Avodá, todavía necesitan apoyo para formar gobierno con un mínimo de 61 bancas. Cuatro meses atrás, Kadima se daba el lujo de obviar su apoyo. Es casi seguro también que se sumen a la coalición los Jubilados de Gil con 7. Sumarían los tres partidos: 55. Falta.

Si sumasen a Meretz (4) y a Yahadut Hatorá (partido ortodoxo que logró sus 6 bancas), quedaría una coalición de 65 que si bien es legal, es débil. Es poco.

Entonces es probable que llamen en su lugar a Shas (13) y a Israel Beitenu (14) -si es que estos últimos aceptan el programa de desconexión- y lleguen a 82 bancas, lo que sería una fuerte base para llevar adelante el decisivo programa de gobierno que Kadima propuso.

Sí, yo sé algo de matemáticas y sé que si a 55 le sumamos los 13 de Shas alcanza para pasar los 61. Pero eso deja en un lugar demasiado estratégico al partido especialista en extorsionar al gobierno de turno con sus demandas a condición de quedarse en la coalición. Por eso el partido de Liberman viene a ser la rueda de auxilio que le asegure a Ehud Olmert tener su coalición a salvo en cualquier caso. Y Shas será la rueda de auxilio por si a Liberman se le sale un tornillo.
En todas las elecciones hubo un partido nuevo que dio la sorpresa y en las elecciones siguientes ya no existió (Partido del centro, Shinui…). Esperemos que si ese es el futuro de Kadima y finalmente cada uno volverá a su partido de origen, al menos alcancen a cumplir los objetivos que Sharon tenía planeados para los próximos 4 años. Y con eso me refiero a la desconexión de Israel de la autoridad palestina. En ese caso voy a sentir que mi voto al menos no estuvo perdido. Y la historia de Israel, se va a empezar a escribir de nuevo.

Todos Ponen

Te Lo Dije

Cuando todos se lamentaban el triunfo del Hamás, yo festejé.

¿Te suena raro que festeje el triunfo de un partido que pretende la destrucción del Estado de Israel?

Leé y releé este post que escribí en ARP (antes de la existencia de este blog) en el cual te vaticinaba el futuro.

Y ahora mirá el diario de hoy.

Claro que no comemos vidrio tan facilmente. Pero te digo que la cosa es así. Cuanto más cerca del poder estás, más cuenta te das que no existen las soluciones absolutas.

Transan. Todos transan. Hasta el Hamás. Por suerte.

Elecciones

Hoy -tarde pero seguro- me senté a las 20:30 a ver las propagandas oficiales de televisión de los partidos políticos.

Algunos de ellos eran de mi total desconocimiento, como el partido que tiene como único objetivo luchar contra las comisiones de los bancos.En al propaganda ni siquiera te muestran quiénes son los candidatos. Una pavada.

También están los partidos de derecha extrema que son casi de miedo: proponen pagar indemnizaciones a los árabes israelíes (esto es: los árabes que en 1948 quedaron del lado de adentro de las fronteras que establecieron la guerra de la independencia) para que se vayan a vivir a los países árabes de Medio Oriente, y así tener pleno control de todo el territorio del Israel Bíblico. Una propuesta que dicen sin pestañear. Y no solamente eso, sino que el fin de semana la llevaron en persona a Yaffo (donde casi todos sus habitantes son árabes) a fuerza de megáfonos, y los sacaron a piedrazos. De miedo esos tipos de Herut.

El que parece -dicen- que está por dar la sorpresa y hasta alguno lo ubican en las encuestas por encima del mismísimo Likud (desplazando al partido de Netanyahu al cuarto puesto) es el de Avigdor Liberman. Un ruso que parece sacado de las películas de la guerra fría, o bien del Superagente 86. Es un extremista no menos duro que los de Herut, y tiene un público potencial de un millón de rusos. Confiemos en que ni vayan a votar y se emborrachen la noche anterior. A esos los prefiero lejos del congreso, si me dan a elegir.

Quedan Kadima y Avodá (Laborismo) que son el primer puesto y el segundo casi con seguridad, de no mediar un escándalo. Eso implica que la gran mayoría del pueblo quiere seguir por el camino de la separación de lo que algún día va a ser el país Palestina.

Y yo estoy con esa idea como siempre. Cuanto antes salgamos, mejor. Y les deseo suerte en sus relaciones exteriores, señores del Hamás. 🙂 

Justicia

Es irónico y hasta gracioso que esté contento con lo que acabo de leer. En lo que va del año, tres diputados del congreso Israelí fueron condenados (dos de ellos a prisión) por diversas faltas relacionadas en mayor o menor medida con la corrupción.

Y estoy contento porque eso transmite un mensaje muy claro a la sociedad: nadie puede escaparse de la justicia.

El primer caso fue ni más ni menos que Omrí, el hijo de Ariel Sharon, condenado por fraudes y sobornos. Después por causas similares cayó Nomi Blumental.

Saben qué fue lo que hizo el tercer caso (fresquito de hoy)? (Yair Peretz, tal es su nombre) Entregó 9 trabajos académicos en la universidad en la cual estudiaba y se estaba por recibir, pero con el leve detalle de no haberlos escrito él sino otros estudiantes. A tal punto llegó su caradurez, que ni siquiera los tipeó de nuevo sino que les cambió la carátula y los entregó con sus propios datos.

La causa parece trivial. Pero renunció al cargo de diputado.

¿No es fantástico que la justicia funcione hasta el punto de dar la impresión de quedar moral en la gente?

Elecciones

Es increíble que falte UNA SEMANA para las elecciones y NADIE esté hablando de eso.

Es casi obvio que Kadima va a ganar. Lo que no se sabe es si aplastante o no.

Pero lo más impresionante -y una de las cosas que motivaron el comienzo de este blog- es lo histórico de este período de la historia: Olmert (candidato a primer ministro por Kadima) dijo hoy: el partido que quiera entrar a la coalición, tendrá que estar de acuerdo con la retirada unilateral de los territorios.

Yo mientras tanto, preparo la máquina de fotos. Esto no me lo quiero perder.