Lo que Dice Liberman

Después de haber calmado la risa al leer que alguien quiere ahogar palestinos en el Mar Muerto (vamos muchachos, un poco de Wikipedia!) vuelvo para decir que a la hora de hablar, algunos políticos dicen lo que sea.

¿Quién dijo que Liberman es un salame? ¡Que levante la mano! Pero pará… que si levanto la mano no puedo tipear y decirte que ayer declaró que Sí está de acuerdo con la creación de un Estado Palestino. ¿Será en el Mar Muerto? ¿Una Isla?

Leerlo aquí. Y tocar la trompeta.

Anuncios

Se Viene Netaniahu… ¿y se va?

Bibi sigue desesperado tratando de conquistar a Livni y a Barak. No porque sus ideas sean acordes. Si lo pensás bien, después de haber dicho en la campaña electoral que Livni quiere entregar Jerusalem del Este y después de haber dicho que Barak quiere dividir Jerusalem, ¿cómo se entiende que ahora pretenda gobernar bajo lineas de ideología tan diferentes? I mean… cuando se debata el tema jerusalem, ¿cómo piensa conciliar posiciones tan diametralmente opuestas? (ok, siempre puede traicionar a sus votantes como lo hizo en el 96 al entregar Hebron, razón por la cual la derecha casi lo cuelga, pero la memoria es corta en la gente que no piensa).
Entonces, veamos: Bibi se proclama ganador y a cuatro voces grita que el electorado votó hacia la derecha. Pero en vez de formar coalición con sus famosos 65 mandatos, va y busca desesperado a los de la izquierda!
¿Bibi conciliador de ideas? ¿desde cuándo? ¿quién se come el sapo de la unidad nacional? Bibi sabe lo que dije el otro día: si hace coalición con los religiosos va a durar menos que un pedo en una canasta. Menos quizás que la vez pasada.
Al fin de cuentas, con todos los kilombos que tuvo Olmert (dos guerras, investigaciones por corrupción, etc), la coalición de Kadima con Avodá ni siquiera tambaleó en estos casi 3 años.
Espero que ahora cada vez que lean el slogan ‘unidad nacional’ sepan qué es lo que realmente significa.

El Bibi es Bobo si cae dos veces en la misma trampa

¿Sabía ud que Bibi Netaniahu es el único primer ministro que duró tan poco que no le da el mínimo para cobrar la jubilación por Primer Ministro? ¿Y sabe usted por qué Bibi duró tan poco?
Mejor empecemos por contar -para los que no saben cómo funciona- que un primer ministro puede caer así nomás si en el congreso los diputados con una mayoría determinada determinan a lo largo de 3 votaciones consecutivas que debe renunciar. Así como lo oyen.
Claro que si tenés una coalición de gobierno fuerte, de unos 65 diputados (como clama la derecha recientemente votada en Israel), por mucho que se esfuercen los otros 55 diputados, nunca van a lograr la mayoría.
Pero hete aquí que las coaliciones tienen sus reveses y ahí nomás empiezan los chantajes políticos, y cada partido chico empieza a pedir “cositas” que responden a sus intereses, y si no se las dan, votan en contra. Entonces los 65 se vuelven 60 o 59 y ahí el primer ministro empieza a transpirar.
Volvamos a Bibi. En 1996, antes de que yo llegase al país, ganó por un pelito las elecciones (la gente se fue a dormir sabiendo(?) que Peres había ganado y en elrecuento final a la mañana amanecieron viendo a Bibi ganador, y se querían matar). Bibi recurrió a los partidos religiosos y a Liberman. Y en menos de dos años la mesa se le quedó sin patas y se tuvo que ir.

Hoy por hoy Bibi está pidiendo a gritos que Tzipi Livni y sus 29 mandatos se le unan para formar un gobierno de unidad nacional. Es qu ees más fácil conformar a un bloque que a 5.
Si Livni desiste (es lo que aparenta por ahora), Bibi va a tener que transar con Shas, Yahadut Hatorá, Liberman, Habait Hayehudí y no me acuerdo si no hay uno más de los religiosos.
Esa coalición de 65 mandatos es una mentira. No es fuerte ni sólida. Shas no es de derecha. Shas va con el que le de guita para sus colegios religiosos. Liberman es un salame, como ya lo dije. Tan lejos del poder que se permite decir boludeces (a la Partido Obrero, etc). Liberman va a pedir casamiento civil y los religiosos le van a empezar a tocar bocina.

Conclusión: Kadima con Barak, Meretz y Shas es una colalición mucho más homogénea y estable que la payasada con al que Netaniahu fracasó hace 11 años. Bibi lo sabe y por eso le arrastra el ala a Livni.
Y yo que no perdono, escribo esto acá para que vean que yo no sé un carajo de nada.
Busquen en los archivos del blog. Por ahora acerté todo.

Democracia de Verdad, Made In Israel

La gilada habla, los grandes, hacen.
Fijate lo que es la democracia israelí. Y muy que me pese, porque lo que se viene, tal y como se sabía, es que Netanyahu va a volver a hacer desastres como primer ministro.
Dicho esto, queda claro que no estoy contento. Pero fijate qué grossa es la democracia en su máxima expresión.

Resulta que uno vota el partido que quiere, ¿no? Y de acuerdo a los votos, cada partido mete uno, dos o cincuenta diputados, directamente proporcional a la cantidad de votos. Más o menos. Eso pasa en todos lados. Y así tenés en el congreso argentino 3 diputados del partido verde, 2 del partido obrero(?) y 40 peronistas etc.
Y la fuerza que tienen los bloquecitos de 2 o 3 diputados es comparable a la de los bloquecitos suchard. Puede ser que presenten proyectos de ley, y con un poco de suerte se los voten. Con mucha suerte.

Pero mirá lo que pasa en Israel.

Votamos todos y el partido que más votos sacó, no va a gobernar. No no. El que salió segundo (Likud), por un pelito, recibe el apoyo de los bloquecitos de 3, 4 o 5 diputados, y termina “pasando” el total sumado por el partido que más votos sacó (Kadima). Esto implica que por más que pertenezcan a partidos distintos, si hay una mayoría de VOTOS inclinados a cierta tendencia de gobierno, entonces van a ser representados y van a valer no solamente a la hora de levantar la mano para votar leyes durante los 4 años, sino a la mismísima hora de elegir quien va a ser el Primer Ministro!

Es fantástico. (E igual me cago en Bibi y su valet)

Coaliciones

La gente dice que no, los diarios dicen que no, y yo sigo diciendo que cada vez me parece más razonable. Encima cuando miro los resultados de las elecciones anteriores, que también ganó Kadima, la coalición que se formó incluyó a Liberman, Avodá, Yahadut Hatorá y todos contentos.
Ahora se puede formar con Kadima, Shas, Avodá y todos los religiosos, y hasta Meretz! Sin liberman y sin Likud.
Encima Liberman, al estar bajo investigación por la justicia, no puede ser ministro de justicia, ni de interior ni de economía (que son los que le interesan) porque sería conflicto de intereses que los que lo investigan estén a su mando. Y como este es un país en serio, eso no va a ocurrir. Port lo tanto el poder que todos le atribuyen a Liberman -en mi modesta opinión- va decayendo con el correr de los días. Ahora el salame se fue de vacaciones 5 días. Para cuando vuelva, ya va a haber un pavo concinado en el horno y se va a meter sus 15 bancas en el ortosky.

Vos fumá. Yo te armo la bancada. Después armamos una festichola con Kristina, la de alemania, la chilena, hilary y Tzipi y salen todas posando en bolas en la revista Vogue.

El Resultado de las Elecciones

A Shlomo Slutzky de Clarín le pagan para ensombrecer a Israel y el pobrecito hace lo que puede. Hasta cuando no puede. Entonces vengo yo, que lo hago gratis, y te explico mejor.
La cosa es así: Tzipi Livni de Kadima (el mismo partido de Ariel Sharon que sigue en coma y de Olmert que está en puntos suspensivos)(esa fue buena eh!) ganó por un pelito. 29 mandatos. Likud de Bibi Netanyahu salió segundo con 28, el partido de derecha del ruso Liberman salió tercero con 15, y cuarto Barak con 13.

Lo que sigue es lo siguiente: todos los partidos (hasta los árabes y los que tienen 3 mandatos pulgosos) tienen que “recomendar” al presidente Shimon Peres a quién querrían ver formando gobierno. De acuerdo a esas recomendaciones, Peres le encomienda a uno de los dos “ganadores” que empiece a repartir cargos y millones para sumar bloques de partidos a su gobierno y llegar a más de 60 mandatos.
Si sumamos a los partidos de “derecha”, dan mayoría, y es por eso que los diarios suponen que a pesar de haber salido segundo, será Bibi quien se encargue de formar gobierno en primera instancia. Pero lo cierto es que Liberman todavía no dijo a quién va a recomendar, y eso depende de lo que le ofrezca cada uno de los ganadores. Todo se negocia.

Lo de Livni es para aplaudir de pie ya que con un gobierno como el de Olmert de antecedente, no creo que ningún candidato en su sano juicio se hubiese animado a levantar el hierro candente: corrupción, la guerra del Líbano, etc. Sin embargo el partido Kadima ganó de nuevo.

Lo de Liberman (que quiere sacarle la ciudadanía a los que no sean leales a la patria -lease: árabes pro-palestinos) hay que entenderlo de la siguiente manera: es el clásico tercer partido de cada elección que refleja el momento por el cual está pasando el país. Recuerden a Tommy Lapid y su famosa revolución (ustedes perdonen pero tuve que ir a Wikipedia para recordar el nombre del partido “Shinui” que desapareción tan rápido como vino); recuerden al “Partido del Centro” de Itzik Mordechai; recuerden al mismísimo “Shas” cuando sacó 18 mandatos. Es un sube y baja. Y en esta ocasión la recierte ¿guerra? en Gaza volcó a todo el sur israelí hacia la derecha que siempre amenaza con mano dura contra los palestinos. Es probable (y en este blog quedará la prueba en unos 3 años) que en las próximas elecciones la coyuntura haga que el tercero en discordia sea… otro.

Y siempre hay un partido grande que se come el zapato. Las elecciones pasadas fue el mismo Netanyahu que perdió por goleada (13 mandatos si me acuerdo bien) contra Olmert, y ahora es Barak (¡13 mandatos también!) con el partido Laborista.

Ah, y un párrafo aparte al partido de los jubilados, que cuando no había muchos problemas candentes sacó un montón de mandatos y ahora simplemente desapareció como si no hubiese más jubilados en el país.

Pero tengan en cuenta que esto es todo política y que nadie se quiere quedar afuera. Es cierto que a Livni se le va a hacer difícil llegar a 61 sin Liberman. La posibilidad que yo veo como viable es meter a todos los partidos religiosos (incluyendo Shas) + Barak y llegaría a 64 mandatos. Pero ningún diario habla de esta posibilidad. No sé si es porque yo me las sé todas o porque es una boludez. El tiempo dirá.
Lo que todos empiezan a hablar es sobre una rotación al (malísimo) estilo de 1984 en el que se alternaban un año cada uno Shamir y Peres y era como maría la paz: un paso adelante y dos para atrás.

De movida yo puedo decir que el resultado sorprende porque inmediatamente después de una ¿guerra?, y con los cohetes palestinos reclutando cada vez más ciudades en el sur en favor de la derecha, es absolutamente sorprendente que la sociedad israelí haya dado como ganador a un partido del centro y que Netaniahu se esté perfilando como un segundón historico (jeje, sweet revenge). Creo que nadie daba a Netaniahu como perdedor, aunqeu al final termine siendo primer ministro gracias a Liberman.

Y de últimas podemos hacer como nuestros primos palestinos, que en cada zona del “país” gobierna quién se le canta y listo. En mi barrio gobierna Tzipi y en Sderot gobierna Liberman y los caga a cohetazos. Habría que probarlo. Millones de primos no pueden estar equivocados.
(ja, perdón por este final a la Josi, venía bien, pero no me pude resistir)

elecciones